Irigoyen: “Apuntamos a construir 6.000 viviendas para erradicar los asentamientos más precarios”

0
2

irigoyenLa Legislatura aprobó el Proyecto de Ley enviado por el Ejecutivo para la construcción de 6.000 viviendas sociales en los 3 años que le restan de mandato al gobernador Sergio Urribarri. El objetivo es erradicar los asentamientos más precarios que existen en las principales ciudades de la provincia.

Este plan se complementa con la política habitacional que se está llevando adelante en Entre Ríos para familias con diferentes niveles de ingresos a través del IAPV, el gobierno nacional y la Unidad Ejecutora de Programas Especiales, conducida por el ex intendente de Gualeguaychú, Daniel Irigoyen, quien dijo a El Observador: “En la provincia, en un primer censo se detectaron en las cuatro ciudades de mayor densidad poblacional, 4.000 personas que viven en esta situación y 2.000 más en el resto de Entre Ríos. En Paraná hay 2.060 familias, en Concordia 3.150, en Concepción del Uruguay unas 350 y en Gualeguaychú 230. Son personas que viven en asentamientos de manera hacinada y sin servicios. La decisión del gobernador es que en 3 años tratemos de que eso no exista más. En la gestión que se hizo en Buenos Aires, ante la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Viviendas de la Nación, el gobernador asumió un compromiso de hacer un aporte de la provincia para concretar programas que ya existen en la Nación. Se utilizarían 3 programas nacionales: Integración de Viviendas Nuevas; el de Viviendas Rurales y el de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios. El gobernador asumió el compromiso de aportar terrenos y las obras de infraestructura que sean necesarias. Por año significaría una inversión de más de 500 millones de pesos por parte de la Nación y de unos 180 millones por parte de la provincia”, completó.

Irigoyen ha dirigido una tarea similar en las zonas rurales donde fueron beneficiadas numerosas familias: “El agregado que se le hace a este proyecto, es la experiencia que hemos tenido durante estos años en las zonas urbanas y rurales, donde hemos observado la importancia de la vivienda como así también de que la gente tenga un medio de vida. Suele ocurrir que la persona tiene la oportunidad de un techo digno, pero si no posee un medio de vida, puede volver a la situación anterior, porque no tiene la posibilidad de sustentarse. De modo que a la posibilidad de la casa, se le suma la posibilidad de hacer un emprendimiento productivo en el mismo terreno”.

En cuanto a las futuras disposiciones para la ubicación de las familias, comentó: “Trataremos que las familias no sean más de 80 por terreno, para no crear explosiones urbanas y que la gente colapse los servicios. Debemos tener en cuenta que las familias puedan contar con un lugar de atención de la salud o escuelas para que los hijos puedan concurrir. La decisión del gobernador es que si se puede dar respuesta en el mismo lugar donde la gente está, es lo mejor. Lo que sucede es que muchas veces las familias se asientan en terrenos donde es difícil urbanizar, ya sea porque se inundan o quedan sin posibilidad de contar con los servicios. Cuando no se puede dar la solución en el propio terreno, se busca relocalizar a las personas. Ocurre también que muchas familias están hacinadas, entonces donde se pueda dar respuesta a 40 familias, hay 80, por lo que se buscan soluciones mixtas, dando respuestas a algunas de las familias y se relocaliza el resto. Sobre todo en lotes más amplios de los que viven”.

Sobre la edificación, indicó: “Se hace a través de cooperativas o de pequeñas empresas como lo hacemos en la zona rural. Con la obligación de que las mismas que se encargarán de las construcciones, les den la posibilidad de que participe un integrante por cada familia que recibirá la unidad habitacional. Si la cooperativa o la pequeña empresa va a levantar 5 casas, tendrá que tomar 5 personas (una de cada familia). De esta manera se brinda una oportunidad de tener un medio de vida desde el inicio. Si las personas saben aprovechar la oportunidad y se desempeñan en la cooperativa o en la pequeña empresa, ya pueden quedarse permanentemente formando parte de esta”. El desarrollo de las actuales políticas para erradicar viviendas precarias en zonas rurales y subrurales ya logró la participación de 100 cooperativas de trabajo que involucraron a 1.600 personas, más la incorporación de otras 900 a través de las Pymes de construcción; lo que totaliza 2.500 puestos de trabajo directo.

La ejecución de esta nueva propuesta elevaría los actuales 2.500, a los 8.000 puestos de trabajo, también mediante cooperativas y pequeñas empresas locales de construcción durante los tres años que contienen la concreción del programa. A partir de la aprobación legislativa se pretende implementar un plan que apunta a terminar con los casos de extrema vulnerabilidad en las cuatro ciudades de mayor densidad poblacional de la provincia: Paraná, Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.

Irigoyen también dio detalles sobre el comienzo de esta tarea silenciosa: “Venimos trabajando desde que el gobernador nos lo pidió. Hicimos el relevamiento en silencio y sin crear expectativas porque sabemos lo que significa anunciar un proyecto de estas características. Cuando el financiamiento estuvo asegurado, el gobernador fue quien lo dio a publicidad. En la zona rural estamos abocados desde hace unos tres años, dando respuesta a este tipo de problemática con resultados gratamente positivos. Eso también nos llevó a formalizar este tipo de programas en algunas zonas urbanas”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here