Informe: ¿Cuán responsables son los alumnos secundarios de Crespo?

0
1

estudiantesRecientes estudios realizados a nivel nacional señalan que entre un 40% y 50% de los alumnos secundarios del país no terminan el año con todas las materias aprobadas, siendo Lengua, Matemática, Química e Inglés, las que presentarían las notas más bajas. Para conocer la realidad de Crespo en particular, consultamos a directivos de escuelas locales, quienes también hablaron de la deserción escolar y de cómo se busca retener a esos jóvenes que deben cumplir con la educación obligatoria.

Mirna Márquez (Instituto Comercial Crespo), en diálogo con El Observador, se mostró expectante de que este año haya menos jóvenes con materias desaprobadas y aclaró que “en el segundo trimestre, generalmente los chicos tienden a bajar su rendimiento, a pesar de que en la escuela, hay docentes afectados con horas específicas para darles clases particulares, lo cual muchas veces, los estudiantes desaprovechan”.

En cuanto a la deserción escolar, la directiva expresó que “en nuestra escuela, solamente se dieron 2 ó 3 casos este año. Hay un régimen de asistencia que tiene el Consejo General de Educación y quienes no lo cumplen, quedan libres, por lo que tienen que rendir todas las materias a fin del ciclo escolar. En esos casos, instamos a los padres a que sigan mandando a sus hijos a la escuela y si la madre o padre no está de acuerdo con eso, se les hace firmar un acta, aceptando la desescolarización del chico, elevándose el caso a supervisión”.

Por su parte, la vicerrectora (turno tarde) de la Escuela Técnica, Graciela López, dijo a este medio que “en 1°, 2° y 3° año, notamos siempre que en el segundo trimestre bajan las notas. De nuestra parte, tratamos de prevenirlo, porque después, en el tercer trimestre, la presión es superior. Hubo alumnos que se ‘llevaron’ hasta 9 materias en 1° Año, que las aprobaron y pasaron y que especulaban que en 2° iban a hacer lo mismo, pero no fue así y hubo mucho desgranamiento. Hay que hacer un análisis profundo y ver si se da por cuestiones emocionales, familiares, de inmadurez, pero creemos que no es por un problema puntual del aprendizaje. En nuestro caso, tenemos orientadoras educacionales, con quienes trabajamos casos puntuales y hacemos la derivación, cuando se necesita, con psicopedagoga  o psicóloga. Generalmente, esos chicos que tienen un seguimiento profesional, con adaptaciones curriculares, no son los que fracasan. Frente a la repitencia hicimos otra oferta, la pedagógica alternativa, que durante el año ellos rindan las materias que deben y hagan un curso de carpintería, que lo están haciendo 3 alumnos, con muy buenos resultados”.

En cuanto a la deserción, la docente remarcó que “cuando los chicos empiezan a faltar, inmediatamente se llama a los padres. El adolescente en general, hoy tiende a lo fácil, a lo rápido y entonces dice, ‘si me va mal en esta escuela, me cambio’, pero antes tendría que pensar porqué hace eso… Hasta el momento, hemos tenido menos deserción que en 2013, año en el que aceptamos muchos más repitentes de otras escuelas y la deserción, mayormente fue de esos jóvenes”.