Impactantes testimonios de dirigentes de la Asociación “Anclados a la Vida” que luchan por su enfermedad y ayudan a otros

0
38

Dirigentes de la Asociación “Anclados a la Vida” de Diamante, estuvieron esta semana en el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, para dialogar con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV. Alfredo Arias, Yamila Planiscig, Roxana Sánchez y Nanci Sian, contaron sus propias experiencias y por qué quieren ayudar a la contención de otros pacientes con cáncer y por qué trabajan en la prevención de esta grave enfermedad. 

– ¿Cómo surgió la posibilidad de crear esta institución y qué repercusiones están teniendo?

– (Arias) Ideamos este proyecto para Diamante, porque no había nada parecido en la ciudad, ni siquiera un lugar dónde recurrir para asesorarnos. En 2014 a mi señora le detectan esta enfermedad y pensé en hacer algo para la gente que lamentablemente también pasa por esto. Un día lo llamé al esposo de Nanci (Sian) y le dije que tenía esta meta pendiente. Me dio el “ok” y así empezamos. Fue un verdadero trabajo de hormigas. Nos juntamos con gente que había pasado por esto, ya sea pacientes con cáncer o familiares de enfermos y armamos nuestra primera reunión, en la que éramos 10 personas y hoy somos muchísimos los que estamos trabajando con la Asociación, con papeles en Personería Jurídica. Hemos desarrollado charlas en colegios y muchas otras iniciativas que a la gente le vino bien, fundamentalmente porque tiene un lugar donde concurrir para sacarse las dudas y contamos con numerosos médicos que nos están apoyando. Nos reunimos una vez a la semana en el salón de bomberos voluntarios de Diamante, donde cada uno cuenta su experiencia, aparte tenemos la colaboración de psicólogos que nos ayudan a hacer una terapia grupal.

– (Sánchez) Yo tengo leucemia linfática aguda y hace 2 años que estoy en tratamiento. Tengo 57 años. Un día en mi negocio, me desmayé. Pensé que era por un estado de cansancio y estrés. Me llevaron al médico y con los estudios se detectó. Si es diagnosticado a tiempo y uno tiene fortaleza en el cuerpo, para que no tenga otras derivaciones, se llega a un buen resultado. Mi doctora siempre dice, que gracias a Dios no tengo otro compromiso en mi cuerpo y así es más fácil tratar la enfermedad, que se hace con “quimio” y punción en la médula. Es cada 3 meses. Me hice hasta ahora 14 y es un día de internación…

– (Arias) A mi señora, con 46 años, le detectaron cáncer de mama. Recuerdo que fue un golpe muy duro. Pensábamos que se nos terminaba el mundo, que venía lo peor. Por eso es importante decirle a la gente que está pasando por esto, que no baje los brazos, ya que se puede salir adelante. Nosotros la pasamos mal y hasta hoy está con tratamiento. Se hizo 16 “quimio” y un mes entero de rayos. Fueron días muy duros, pero con buenos resultados…

– Anímicamente se los ve bien, pero hay personas que sufren en silencio la enfermedad ¿qué les aconsejan?

– (Arias) Por eso la importancia de instituciones como la nuestra, más allá de que sea con un mensaje, un abrazo o un aliento, para que le den para adelante. Desde que estamos en la institución, las cosas han mejorado muchísimo para nosotros y para la gente que concurre. Cuando a uno le dan el diagnóstico, muchas veces se enoja. No se quiere ver a nadie, no quiere contarle a nadie y eso hace mal. Siempre se le da un tiempo a cada uno para que hagan su “duelo” de la enfermedad y cuando se decide a contar y reunirse con la gente que ha pasado por una situación similar, es como que se libra de un montón de cosas y le va mejor…

– (Planiscig) Tengo 33 años y hace un año me diagnosticaron cáncer de mama. Me sentí un bulto en el pecho. Primeramente no le di importancia. Habrá pasado un mes y lo vuelvo a sentir más grande y que tenía otro en la axila. Al día siguiente fui a un centro de salud, porque no tengo obra social y la doctora que me atendió, me mandó a hacer una ecografía y de ahí me derivaron al Hospital San Martín de Paraná, donde tuve una excelente atención. Me hicieron una punción para analizar y hacer biopsia y a los 20 días tuve el diagnóstico y a la semana comencé con quimioterapia. Me hicieron una cirugía y seguí con las “quimios”. Tengo para un año más todavía. Lo que sorprendió es que no había antecedentes familiares. Al principio me sentí muy enojada, pero me concentré en que tenía que salir adelante, porque tengo un hijo de 3 años que me necesita. No es fácil, no solamente por la enfermedad, sino que la “quimio” hace caer el pelo. Me afectó al principio, por lo que usé pañuelos, pero después andaba pelada. A veces la gente es muy hiriente, te agarra floja y te lastima, porque te están mirando como algo raro. Pero en mi caso nunca me afectó, porque yo salía igual así y la gente que te quiere, cuando te ve con un turbante en la cabeza no te pregunta nada, sino que te abraza y te brinda el apoyo. En un momento nos contactamos con Alfredo (Arias) y me integré al grupo. Yo también me preguntaba cuando me enfermé, sobre la falta de un lugar para que uno pueda apoyarse mutuamente con las cosas que nos pasan. Siempre traté de no demostrar que estaba mal por mi hijo y ahora creo que estoy llorando por lo que no lloré antes, porque cada vez que nos juntamos en las reuniones y nos ponemos a charlar o que yo escucho a mi compañero lo que le pasó y ahí sí te das cuenta de lo que pasé…

¿Pensaron en algún momento que se podían morir?

(Planiscig) Sí, cuando empecé a ir a la oncóloga, que me dijo: “tenés que empezar con un tratamiento fuerte para frenarlo hasta que esté la biopsia y ver qué clase de tumor es”. Me dijo que era sumamente agresivo el tratamiento, que el pelo se me iba a caer y tuve miedo. Lo que destaco de esta asociación es que ayuda mucho. Una por ahí no le da importancia a eso de revisarse y hacerse controles y yendo a los colegios y contar la experiencia de cada uno, estamos llegando a mucho chicos. No es para asustarlos, sino para que vayan controlándose…

Hay mucha gente que salió bien y fortalecida de la enfermedad…

(Planiscig) Sí, por eso la sugerencia es que encerrarse, no es bueno. Lo que menos tenés que pensar es que uno tiene la enfermedad. Por lo tanto, se debe hacer vida normal y aferrarse a los amigos y a la familia para la contención. Soy creyente, católica y rezo mucho con mis compañeros todo el tiempo. Ahora siento más necesidad de ir, fundamentalmente para agradecer y cuando se pasa por estas situaciones, uno aprende a valorar más las cosas. Tuve una enfermedad como el cáncer, que la superé prácticamente. Me siento que estoy curada…

(Sian) Yo tampoco tenía antecedentes familiares y cuando fui a retirar los análisis, estaba convencida que todo iba a estar bien, por lo que enterarme de que tenía cáncer, fue un golpe duro. Me lo detectaron por primera vez en 2005 y en una segunda en 2014. Estoy en tratamiento hasta el año próximo. Hay muchas mujeres con este problema. Crecen las estadísticas con datos alarmantes. A la palabra cáncer, uno tiende a asociarla directamente a la muerte. Por eso nuestro mensaje es que somos sobrevivientes, que estamos acá y estamos bien. Uno va pasando por diferentes estados, tristeza, amarguras, llanto, rabia, pero luego sale una fortaleza interior importante. En esto coincidimos en la Asociación, quizás sea por ese espíritu de sobrevivencia. Es una fuerza increíble la que se logra y uno cambia sus prioridades y empieza a prestar atención a las cosas importantes de la vida. Lo mío tuvo un inicio en un estrés muy alto. Hasta había perdido la visión de uno de mis ojos por ese motivo…

Una reflexión final…

(Sian) Que la Asociación está abierta para todos aquellos que la necesiten. Todo lo que es tristeza y angustia nos provoca efectos en el cuerpo y cuando uno empieza a hablar y contar cosas que por ahí nunca nos habíamos atrevido a decir, es bueno. En mi caso, cuando me detectaron la enfermedad, le dije a mi esposo, “… de esto no se habla con ningún familiar” y uno comete un error muy grande, porque genera en el resto una situación de angustia, ya que no saben lo que le pasa al otro. Entonces lo mejor es poder hablar, decir, compartir como hacemos en la Asociación…

– (Sánchez) También trabajamos mucho sobre la importancia de la prevención, que es fundamental. Que no dejen de consultar, hacerse controles… Y si tienen la enfermedad, que no duden en acercarse o si creen que están solos en esto, la asociación tiene un grupo de whats app que es fabuloso como funciona. Es sumamente importante poder compartir…

– (Arias) Además tenemos una página en el Facebook que se llama “Anclados a la Vida”, en la que se muestran las cosas que se están realizando. Incluso están nuestros teléfonos para quienes quieran comunicarse. En 6 meses hemos tenido una repercusión importante, que le hizo bien a todos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here