Impactantes historias de vida de Rubén Gyöker y Cristian Cotro. Sus experiencias transmiten mensajes de “superación personal”

0
51

Estuvo esta semana en el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el Pr. Rubén A. Gyöker, residente en Libertador San Martín, miembro de la Iglesia Adventista de Diamante, donde lleva más de 24 años con labores de predicación y visitación, a pesar de su importante discapacidad física. Acompañado por Cristian Cotro, colaborador de la misma entidad (ex presidiario en EEUU), dialogaron con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes”, que se emite de martes a viernes, a partir de las 21.30 por Canal 6 ERTV. Contaron sobre sus impactantes historias de vida, transmitiendo un inspirador mensaje de “superación personal”.

– Rubén, usted ha sido invitado a numerosas provincias argentinas para dar su testimonio de vida y de cómo a pesar de las dificultades, se pueden lograr los objetivos…

– (Gjöker) Sí, he estado en Bariloche, en la provincia de Misiones y en algunas ciudades de Brasil y Paraguay. Nací el 29 de noviembre de 1962, en Colonia Chávez (Paraguay), todo marchó bien hasta que llegué a los 6 meses. Mi mamá sabía, por las 6 experiencias anteriores, que los bebés comienzan a sentarse a esa edad, pero yo no lo hacía. A pesar de la insistencia de mi papá en tratar de hacer caminar, tampoco podía… El diagnóstico médico fue parálisis cerebral infantil, un problema sin solución humana. Es decir, sería espástico para toda la vida, pero Dios tenía un plan para mí. No decaí y pude superarme. Pasaron los años, hasta que estudié Teología en L. San Martín y me recibí de licenciado en 1991. Como no tenía trabajo y me sentía mal, porque no hacía nada por Dios, le hablé a un pastor amigo y por medio de él pude comenzar a ir a Diamante, primero en Barrio Palermo y después en “La Merced”. En esa ciudad leemos mensajes bíblicos a los chicos, para que lo puedan conocer a Jesús y así superar sus dificultades, sus momentos de angustia y puedan enfrentar mejor la vida…

– Todo esto quedó plasmado en su libro “A pesar de todo, ¡Se puede!”

– (Gyöker) Sí, lo que expresamos  en la Iglesia y charlas con nuestros mensajes, especialmente a los niños y jóvenes, es que a pesar de cualquier circunstancia, que siempre busquen a Jesús, porque invocándolo, se puede solucionar cualquier situación. Mucha gente me ha dicho: ¿cómo vas a ser pastor y estudiar Teología si no podés andar? Pero a pesar de todo pude…

– (Cotro) Para mí es un honor y un privilegio viajar a su lado, pasamos momentos inolvidables en Diamante, estudiando la Biblia con la gente. Es una inspiración para cada persona que lo conoce y lo trata. A mí me llamó Dios a estar en la Iglesia “Diamante Centro”, que es donde trabajamos juntos con Rubén, de quien destaco su calidez, humanidad, obviamente su persistencia, constancia, determinación. Es la persona con la voluntad más inquebrantable que he conocido en mi vida…

– Cristian, también ha tenido una difícil historia de vida…

– (Cotro) Sí. Básicamente nací en cuna adventista. Mi padre es el pastor Hugo Cotro, también profesor de la Facultad de Teología de la Universidad Adventista del Plata. Hace mucho tiempo fui a vivir a Estados Unidos, donde estuve 14 años. Allí caí en la ambición, la avaricia, la codicia y me alejé de Dios. Queriendo materializar y cortar camino, empecé a tomar malas decisiones. Trabajaba en una compañía de pintura que también vendía drogas. Un día, el 10 de mayo del 2010, nos encontraron y fuimos arrestados. Estuve en prisión durante 2 años y medio. Con mucha oración, me arrepentí y volví a buscar a Dios. La prisión me hizo bien, me hizo recapacitar y volver al camino correcto. Hoy vivo en Libertador San Martín, estoy casado desde hace 12 años con una salvadoreña, naturalizada americana que decidió venir a Argentina y ahora es enfermera en el Sanatorio Adventista del Plata. Haber estado en la cárcel fue muy difícil, porque hay violaciones y es muy triste escuchar cómo golpean a personas que están allí. Es triste enterarte que a un par de celdas, mataron a alguien u otro que se suicidó y ver cómo las personas se deterioran mentalmente. Es desgarrador, pero a la vez me ayudó mucho, porque me obligó a arrepentirme y a volver a Dios…

– Hoy los adolescentes y los jóvenes están muy expuestos a la marihuana y otras drogas… 

– (Cotro) La marihuana es la puerta hacia otras adicciones. ¿Por qué se busca la droga? Para sentirse bien, para excitar las emociones, para evadir la soledad, pero esa soledad y ese vacío que esa persona está queriendo evadir, no se llena con esas sustancias, sino con la presencia de Jesús, que es lo que le va a ayudar no solo a evadir ese estilo de vida que lo va a terminar destruyendo, sino que le va a dar propósitos y felicidad a su vida. Un joven me dijo hace unos días, que no sabía cómo buscar a Dios. Entonces le dije que Jesús es el mejor amigo que se puede conseguir y encontrar en toda tu vida. Hay que confiar que está cerca y que te escucha…

– (Gyöker) En nuestros mensajes recomendamos mucho la oración. Cuando uno ora de corazón, deja todo en manos de Dios. Muchas veces él me ayudó a entender cómo superar situaciones difíciles, siempre con la oración…

– (Cotro) Y para eso hay que buscar un momento de intimidad, elegir un lugar. Yo me encierro en el baño, me arrodillo y le cuento todo. La oración es el acto de abrirle el corazón a Dios como un amigo…

– ¿Es una batalla perdida la lucha contra las adicciones como algunos suponen?

– (Cotro) Creo que el abordaje está mal hecho. Estados Unidos invierte decenas de millones de dólares en la guerra contra el narcotráfico y solo potencia el problema, porque no trabajan sobre la educación. El problema se resuelve apostando al conocimiento y ese es el inconveniente mayor, tanto de Argentina como de USA en ese sentido. Se debe mostrar a los jóvenes un camino alterno y explicarles los peligros. Hay una epidemia de la heroína hoy en día, que está llegando muy concentrada a México, la gente se muere, falta concientizar, falta educar…

– ¿Qué opinan sobre el aborto, que en algunos países está permitido y que en Argentina está teniendo una fuerte oposición?

– (Cotro) Lamentablemente ya es aceptado socialmente el aborto en algunos países. En Estados Unidos está permitido. Hay clínicas donde se paga 600 dólares, hacen el aborto y en 2 horas salen las chicas con la práctica ya realizada. Yo felicito a Crespo por la propuesta de que sea declarada “Ciudad PRO-VIDA”. Qué bueno que Crespo esté avanzando en ese sentido…

– Hay nuevos rumbos en las sociedades, con más divorcios, separaciones, con familias ensambladas…

– (Cotro) Se ha abandonado el modelo bíblico y se va bajando el estándar de justicia. Los esposos se divorcian y saltan de relación en relación y pareciera que está bien visto pero no es bíblico. La Biblia es nuestro modelo a seguir y no la sociedad que empuja para que se pierda esa idea…

– ¿Las Iglesias van perdiendo terreno en el tiempo?

– Sí, lamentablemente la Iglesia ha sucumbido a la relación babilónica del mundo… Hay que seguir sosteniendo los valores de antaño. Por ejemplo, el casamiento y no divorcio, no aborto, mostrar con nuestra forma de vivir el ideal de Dios…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here