Hoy, los cerealistas conmemoran su día

0
3

cerealistasSe instituyó a nivel nacional el 14 de agosto como el Día del Cerealista, en homenaje al primer embarque de trigo que partió desde Argentina hacia el extranjero, en esa fecha, pero de 1926. La inquietud tuvo su origen en un grupo de socios de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, quienes promovieron esta conmemoración no sólo para establecer una jornada que permita hacer un alto en las labores habituales de los cerealistas, sino también para estrechar relaciones, fomentar la amistad y la camaradería entre los miembros del sector. Desde aquellos lejanos años ‘20 y durante mucho tiempo, el Día del Cerealista se festejó alternativamente en Buenos Aires y Rosario, pero bajo los auspicios de nuevas entidades gremiales o empresariales, otros sitios del interior del país abrieron sus puertas a la celebración, encontrándose actualmente sedes en numerosas provincias.

Argentina es, sin lugar a dudas, un país privilegiado en materia de producción agroindustrial a nivel mundial. Sus cosechas de importantes tonelajes, que permiten la exportación de elevados volúmenes de materias primas y derivados, hacen que este sector se ubique en la cúspide del comercio exterior argentino. Esta realidad se debe en parte a las excelentes condiciones naturales de nuestro suelo, pero fundamentalmente a la visión y esfuerzo de aquellos hombres que, desde los orígenes mismos de nuestra nacionalidad, supieron vislumbrar ese futuro.

Perspectivas: Sobre el presente del sector, el vicepresidente de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, Ing. Oscar Montero, expresó a El Observador que “somos optimistas y más en esta provincia, donde estamos favorecidos por la naturaleza. A futuro, podemos superar las 10.000.000 de toneladas de producción y no tendríamos que parar ahí, sino ver cuánto valor le podemos agregar a las mismas. Si pensamos como provincia, tenemos que hacer lo mismo que realizó la avicultura, que lleva 60 años trabajando de buena manera. Ese tipo de transformación tiene connotaciones importantes, que nuestros jóvenes puedan trabajar con lo que producen y hay que aprovechar lo que tenemos. Por ejemplo, la provincia cuenta con miles de kilómetros lineales de arroyos internos y cuánto podríamos hacer con el agua de los mismos, para producir y para que los entrerrianos vivan mejor”.

Cabe decir que de acuerdo con datos de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos, a través de su Sistema de Información, sumando la soja, maíz, trigo, arroz, sorgo, lino y girasol, en la última campaña, la producción fue de 5.602.082 toneladas, un 5,12% menos que en el ciclo anterior y se espera con expectativas sobre los datos de la actual.