“Historias de vida”: Hoy, Antonella Barreto

0
14

1504 Antonella y los médicos [1600x1200]Hace algunos días, la joven crespense Antonella Barreto (15 años), mientras era intervenida quirúrgicamente de apendicitis, sufrió un paro cardíaco, del que pudo reponerse gracias a su entereza y a la rápida acción de los médicos que la atendían. Antonella no deja de agradecer al cirujano el Dr. Sebastián Schneider, al cardiólogo Luciano Recca y a los médicos Dr. Néstor Cartagena y Dr. Juan Pablo Schonfeld, a quienes calificó como “Mis héroes, los que me trajeron de vuelta. Estaré eternamente agradecida con ellos” señaló. Es la protagonista esta semana de un nuevo capítulo de “Historias de Vida”, que periódicamente publicamos en este medio.

La joven comentó que “empecé con algunos dolores, pero como era más una molestia, decidí no ir al médico. Al día siguiente rendía una materia de la escuela, me presenté igual, pese a que los dolores ya iban en aumento. Como no mejoraba, fui a la guardia y me dejaron internada para hacerme unos estudios. Me hicieron una ecografía y se comprobó que era apendicitis” explicó Antonella al programa “Crespo en Vivo”, que Valeria Torresín conduce por Canal 2 CVC.“Se programó la cirugía, me realizaron el electrocardiograma y a las 11.36 del miércoles 24 de febrero fui al quirófano”.

Su mamá, Mónica Winter, agregó que “pese a que era su primera cirugía, entró sin nervios… Me habían dicho que duraba 20 minutos la operación, pero como se demoraban, empezamos a impacientarnos. Eran las 12.50 y apareció el médico preguntando por mi marido, que estaba trabajando todavía. Le consulté sobre si pasaba algo y en ese momento, no me dijo nada. Al rato me hicieron pasar y me dieron la explicación, que Antonella había tenido un paro a los cinco minutos de comenzar la cirugía, por lo que estuvieron reanimándola. Me preguntaron si tenía problemas hereditarios, algún antecedente de muerte súbita, porque no había motivos para que le pase lo que ocurrió. Cuando la estabilizaron en el quirófano, la pasaron a Terapia Intensiva, donde quedó con respirador. Consiguieron que su corazón empiece a trabajar, pero no sabían las consecuencias, por el tiempo que estuvo ‘en paro’. A medida que fueron pasando las horas, sorprendió cómo había cambiado el corazón, los ritmos cardíacos, la presión… A la hora y media volvió a la normalidad. Fue un milagro” sentenció.

Mientras su vida corría serio riesgo, en Crespo se organizaron “cadenas de oración” y una gran parte de la comunidad estuvo pendiente de su salud. Mónica acotó que “nos decían los médicos que muchos casos son irreversibles, quedan en coma o en estado vegetativo”.

Cabe acotar que el 24 de noviembre cumplió sus 15 años, por lo que le habían organizado su fiesta, que fue el 30 de enero. “Lo que nos pasó ese 24 de febrero es como si fue una pesadilla. Lo único que me queda por decir es que intervino Dios, por el estado en que estuvo y por cómo salió. Quiero agradecer a gente que no conocemos que oró por ella. Antonella salió adelante por la fe y la mano de Dios que fue puesta en los médicos, que no bajaron los brazos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here