Hermes Ludi (FETAC): “Estamos trabajando más que nunca, pero la rentabilidad es cada vez menor. Con estos números no hay salida”

0
68

Visitó el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, el dirigente de la “Federación Entrerriana de Transporte Automotor de Cargas”, Hermes Ludi (61), quien en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, describió en una larga entrevista, las dificultades que tienen que afrontar por el aumento de costos, juicios laborales, ferrocarriles, relación con el gobierno y gremio, entre otros temas.

– De 1 a 10, ¿cómo calificaría al presente del transporte de carga en la provincia?

– Estamos en un 5. El mes pasado, superé un récord que tenía de 17.600 km. en un mes de 1987. En junio de este año hice 18.400 km. es decir, estamos trabajando más que nunca y la rentabilidad es cada vez menor. Con estos números, no hay salida. En mayo hice 15.000 km. y gasté 5.000 litros de gasoil. De lo que se paga por el combustible, el 42% es todo impuesto. Solamente mi camión, le dejó en ese concepto al Estado Nacional $ 90.000. Si sumamos el IVA, son $ 80.000 más, si agregamos las leyes sociales, $ 25.000 por un chofer. Ahí, ya son $ 200.000, a lo que hay que agregar peajes, seguros, aceite, gasto general del vehículo. Para dar otro ejemplo, una cubierta Michellín cuesta $22.000. Mi camión tiene 18, más las 2 de auxilio. Entonces, ¿cómo hacemos para trabajar con estos costos? Para hacer rápidas cuentas, de un viaje que uno hace, la mitad del gasto es en gas oil. Antes, se contrataba uno y se calculaba que si se necesitaban $ 100 de combustible, el flete costaba $ 400, en el peor de los casos, $ 300. Y en aquella época, no existían los impuestos que tenemos ahora, ni los peajes, ni las rendiciones técnicas, licencias habilitantes, etc. Hoy las rutas son desastrosas, para lo que deberíamos tener con todas estas contribuciones que hacemos. Lo que se recauda del “impuesto del combustible” se tiene que destinar para arreglar rutas, pero también se utiliza para hacer vías y comprar ferrocarriles y vagones, así que nuestra plata se la dan a la competencia: Es un despropósito…

– Hay muchos dirigentes políticos que están bregando para que vuelva el tren, porque aseguran que es más económico que el camión: ¿Qué efectos puede tener en el sector que representa?

– El problema no es la competencia, sino hacer que todas las actividades del transporte sean compatibles y haya una planificación. Si van a poner más trenes, vamos a quedar los transportistas sin actividad, con todo lo que representa. Hay ciudades que tienen 1.000 camiones…

– Se escucha de muchos empresarios que venden sus camiones por no poder mantener a sus choferes ¿es tan así?

– Es así… En Reconquista (Santa Fe), hay 1.000 camiones y 200 están parados por falta de choferes, porque no hay reposición de los que vamos dejando y porque los números no dan para mover la unidad con empleados a cargo. Lo escuché al presidente Macri decir que tenemos el transporte más caro del mundo y puede ser. Pero también tenemos el Estado más caro del mundo, con todos esos impuestos que pagamos. La reforma que se necesita es que el Estado deje de gastar en lo que puede no gastar.

– ¿Hay diálogo con el gobierno provincial?

– No, hace tiempo. Pasa que somos una institución chica, que no tiene muchos recursos y tampoco podemos exigirle un aporte más a los transportistas, a los que ya le vienen sacando plata de todos lados. Lo que pudimos realizar, fue a pulmón, poniendo plata de nuestro bolsillo, a sacrificio puro. Además, hoy la gente no participa de estas instituciones, está desganada. Pasa en todas las entidades. Entonces siempre están las mismas caras, los mismos dirigentes en las reuniones y aparte, uno está en una comisión y te tenés que aguantar las críticas. Yo estuve 6 años de presidente de la Federación, 2 de vocal primero, 2 más de vicepresidente y ahora nuevamente como vocal…  ¿Cómo es la relación con Hugo Moyano y el gremio?

– La mayoría de los transportistas realiza todos los aportes, para que el empleado esté en blanco. Pero no es fácil cumplir con el “Convenio 40/89” y a veces, se está en una situación de grises y ante cualquier conflicto que uno tenga, lo pierde seguro. Yo perdí un juicio. Tenía 4 camiones que hacían viajes internacionales, a Brasil, Bolivia, Uruguay… Hay muchísimos choferes que hoy tienen sus camiones con el producto del juicio que le hicieron a su ex empresa. Hay un caso en Tabossi, con una pérdida de casi $ 5.000.000 por un juicio.

– ¿Cómo ve el futuro del sector?

– Nosotros dependemos del precio de la soja o el maíz, que va atado al flete. En la perspectiva, vemos que habrá trabajo, con las buenas cosechas, pero no es bueno en la perspectiva económica. En 2004 la soja llegó hasta 711 dólares y ahora está en 326. Nos está faltando todo ese margen y no nos van a pagar lo que tendríamos que estar ganando por nuestro trabajo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here