Halitosis: Más de 20.000.000 de argentinos sufren por su “mal aliento”

0
26

Se estima que más de 20.000.000 de argentinos tuvieron o tienen halitosis (mal aliento), un trastorno que se debe principalmente “a la acción de bacterias localizadas en el dorso de la lengua (cuya anatomía presenta papilas que permiten su retención) y en el surco gingival, que es la hendidura de la encía que rodea los dientes. Estas bacterias degradan las proteínas de nuestros alimentos y producen compuestos volátiles a base de sulfuros, que son los responsables del olor desagradable”.

Profesionales explicaron que “la saliva cumple un rol importante, porque lubrica y oxigena la cavidad bucal y posee propiedades antimicrobianas”. Con suficiente cantidad, los restos de la descamación de las mucosas y la flora bacteriana pasan de la boca a la saliva y son deglutidos y digeridos, por lo que no hay tiempo para el proceso de putrefacción” agregan desde la Asociación Odontológica Argentina.

Desde el punto de vista médico, en 1874, la halitosis fue descripta por primera vez. Sin embargo, fue durante estas últimas décadas, cuando se asistió a un gran crecimiento de la misma, con la publicación de trabajos científicos y además, las causas de halitosis se han perfilado cada vez con más claridad.

Desde la AOA se expresó que hay más posibilidades de verse afectado por el “mal aliento”, “cuando se descuida la higiene de dientes, ya que hay más placa bacteriana y falta la acción protectora de los fluoruros de las pastas dentales. También cuando se come mal, a deshora y ‘picoteando’ alimentos con baja calidad nutricional; cuando se discontinúa con las consultas al odontólogo; por el consumo de tabaco, que causa un mal aliento característico que persiste por días y además, la nicotina y el alquitrán contribuyen en la reducción del flujo de saliva”.

Asimismo, “la boca seca causada por el sueño, la respiración bucal, el consumo de medicamentos o largas conversaciones, contribuye al mal aliento también” y se destaca que al dormir, “el flujo salival disminuye y no se cumple la acción de lubricación y limpieza que ofrece la saliva”.

Las prótesis fijas o removibles, ortodoncia y aparatos de ortopedia, requieren una buena higiene diaria y limpieza profesional periódica para evitar acúmulos de restos de comidas, ya que también pueden producir olores desagradables.

Si la boca es saludable y bien lubricada por suficiente cantidad de saliva y sigue emanando olores, “es posible que haya una causa médica que genere la halitosis, como bronquitis, sinusitis, goteo post nasal, diabetes, problemas digestivos, neurológicos o psiquiátricos”.