Gastroenteritis: Cómo tratarla y evitar el contagio masivo

0
4658

P1200651Desde principio de septiembre, la guardia del hospital de Crespo, las clínicas y hasta los consultorios privados, atendieron en forma recurrente casos de gastroenteritis, principalmente en niños, algunos de los cuales debieron ser internados, para evitar una deshidratación. Se trata de una enfermedad con un elevado nivel de contagio, sobre la cual se desconocen muchos aspectos, por lo que Canal 6 ERTV y El Observador dialogaron con el médico pediatra, Dr. Javier Schneider, quien explicó que “es una inflamación del sistema digestivo, que afecta al intestino y el estómago. Mayormente es producida por un virus, pero también puede ser producto de una infección bacteriana o parasitaria. Como normalmente son casos de origen viral, la gastroenteritis tiene una presentación típica estacional. Empieza a aparecer en primavera y es aún más frecuente en verano. Sucedió que en estos días hemos tenido repentinamente jornadas de calor, en medio de un período sin lluvias, con viento, entonces eso favorece la diseminación del virus”.

gastroEl profesional sostuvo que sus síntomas son precisos y explicó: “Existe un período de malestar que dura de 8 a 12 horas. Habitualmente los chicos no lo saben referir, pero los adultos podemos indicarlo como dolores generalizados, ya sean de cabeza, en articulaciones y demás. Posteriormente se presentan vómitos y diarreas, no siempre acompañados de un cuadro febril, que en el supuesto de aparecer no es muy elevado, sino que son febrículas que pueden alcanzar los 37,5º. Igualmente al chico o a la persona adulta se la nota muy afectada, con una apariencia desmejorada”. La consulta temprana al médico de confianza permitirá iniciar el tratamiento adecuado, que no se focaliza en interrumpir el proceso orgánico iniciado a partir de la invasión del virus, sino que se centra en lograr que el paciente pueda sobrellevarlo sufriendo las menores complicaciones posibles. Al respecto, Schneider manifestó: “El tratamiento es de sostén. El intestino tiene como pelitos microscópicos en su superficie, que se encargan de absorber aguas y nutrientes. El virus daña esa superficie de absorción del intestino, y como se autolimita, tenemos entre 5 y 7 días de síntomas. Después de esa agresión, a medida que las células se regeneran y el cuerpo va recuperándose, los efectos empiezan a remitirse. Existen algunos tratamientos que son reconstituyentes de la flora intestinal, los cuales son muy buenos y otros que son antidiarreicos, que están discutidos en adultos y totalmente prohibidos en niños. En pediatría no los usamos por lo efectos adversos que podrían llegar a tener, salvo que se trate de una diarrea bacteriana o parasitaria. Si se confirma que hay un parásito o bacteria dañando el intestino, ahí se da un tratamiento específico”.

GastroenteritisEl pediatra señaló que en las últimas semanas, la mayoría de los diagnósticos fueron gastroenteritis virales y en menor medida diarreas parasitarias. Asimismo, hizo hincapié en los recaudos que se deben tener en cuenta, para evitar la multiplicación de afectados: “Se va propagando en jardines y entre los miembros de la misma familia, porque es altamente contagiosa. Es fundamental extremar las medidas higiénico-dietéticas, es decir que si hay una persona enferma en el hogar, es importantísimo que se higienice correctamente al ir al baño y en el caso de las mamás que tienen uno o más chicos, tienen que lavarse muy bien las manos después de cambiarle los pañales. Cuando cae uno de los hijos, seguro el o los hermanito/s va/n a caer también. Por otra parte, se recomienda consumir los alimentos lo más frescos posibles, principalmente si son verduras o frutas, las que deben ser lavadas antes de ingerir. El virus puede transmitirse por el agua contaminada, de manera que utilizar agua hervida es mejor. Tampoco dejar en exposición tortas, helados o yogures, por mucho tiempo, sino tratar de consumirlos lo más frescos posibles, respetando las cadenas de frío. En pediatría recomendamos que ante un caso de gastroenteritis, el chico no asista al jardín por lo menos pos 48 a 72 horas, para disminuir el contagio. Hay papás que trabajan y sí o sí tienen que enviar a sus hijos a la guardería y en esos casos, vemos que rápidamente se incrementan las infecciones. No está determinada la cantidad de veces que alguien se puede contagiar. Como la mayoría son cuadros virales y estos mutan, no se tiene una inmunidad duradera. Existen muchos virus que pueden causar gastroenteritis. Habitualmente se presenta una o dos veces por año, dado que es estacional, pero no quita que si se está en contacto con el virus en más oportunidades, también se contagie”.

Aunque es poco difundida, existe una vacuna contra el principal virus causante de la gastroenteritis, inmunidad sobre la que Schneider comentó: “Es para bebés menores de 8 meses, contra el Rotavirus, que de todos los virus que causan la enfermedad, es el más agresivo. Habitualmente genera mayores complicaciones y de hecho, es el que motiva más internaciones. El mercado ofrece 2 marcas, ambas de vía oral, con dos o tres dosis, dependiendo de la marca. De esta manera, antes de los 8 meses de vida el chico adopta defensas contra el rotavirus y en el caso de tener contacto con el mismo, presenta menos posibilidades de enfermarse. No evita el contagio, pero los síntomas serán más leves, disminuyendo las probabilidades de tener que llegar a la internación. Se prescribe solamente a bebés. No está en el calendario argentino, por lo que los papás deben comprarla en farmacias, cuando el médico se las recomienda. Algunos países como Panamá, la han adoptado como una vacuna obligatoria, por la gran cantidad de chicos afectados y por las numerosas muertes que ha causado. En Argentina, es más intensa su colocación en la zona del noroeste, donde la gastroenteritis está asociada a la desnutrición. En Entre Ríos estas vacunas son costosas, pero siempre le decimos a los papás que es una opción más para defender a sus hijos de este virus, que es el más agresivo de todos”.