Ganadería: Especialistas explican cómo producir más kilos por hectárea

0
3

ganaderiaUn sistema ganadero basado en pasturas perennes y una rotación de cultivo de maíz y verdeos de invierno, combinado con suplementación y corral estratégico permiten alcanzar, en un año, una producción de más de 1.000 kilogramos de carne por hectárea. En ese marco, técnicos del INTA llevan adelante un sistema de producción con altas cargas, lo que implica modificar la dinámica de trabajo en función de las necesidades del sistema.

Al respecto, el investigador Carlos Maglietti, explicó que una combinación flexible entre el pastoreo, la suplementación y el corral permiten “sostener en el sistema, cargas superiores a 4.5 cabezas por hectárea, durante todo el año”.

El esquema propone maximizar el uso de pasturas perennes durante la mayor parte del año mediante un pastoreo rotativo y combinarlo, de manera flexible, con la suplementación y el corral. “En 70 hectáreas, contamos aproximadamente con 50 de pasturas –festucas puras y consociadas con leguminosas– y 20 de una rotación de maíz para ensilar. En invierno, le sumamos avena”, indicó Maglietti y agregó que “la parte del campo que se dedica a la agricultura, tiene el objetivo de potenciar a la actividad ganadera. Dicho de otra manera, el cultivo que es transformado en reserva forrajera nos permite regular la carga durante aquellos momentos en que la producción de las pasturas disminuyen considerablemente, por ejemplo en el invierno”.

En este sentido, el corral actúa como un complemento del sistema ganadero con base pastoril. “El momento de trasladar a los animales se define cuando el pastoreo, aún con suplementación, no es capaz de sostener las altas cargas. En este momento es necesario readecuar la carga, situación frecuente en el invierno”, señaló Enrique Paván, especialista del INTA.

El regreso al pastoreo se define con la capacidad de rebrote de la pastura. “Los animales retornan al pastoreo cuando, en base a las condiciones climáticas futuras y la disponibilidad de agua en el suelo, se prevea un rápido aumento del crecimiento de las pasturas”, dijo Paván y agregó: “El corral es utilizado en la terminación de una parte del rodeo, lo que proporciona una importante herramienta que permite planificar el momento de las ventas con una muy buena terminación”.

De acuerdo con los especialistas, la clave de este sistema está en el manejo. La dinámica del pastoreo combinado con la suplementación y el corral, se pueden aplicar en distintas zonas. “Es importante analizar cada caso y reconocer las diferentes herramientas que son parte de este sistema de producción y que algunas de ellas se pueden ajustar a la realidad de cada región y de cada productor ganadero. No se puede copiar un paquete cerrado”, expresó Maglietti.

La elección de la especie se ajusta al ambiente en el que tendrá que producir. De esta manera, en “lotes encharcables, se utilizan festucas continentales puras o consociadas con trébol blanco y rojo y en las lomas, festuca mediterránea consociada con alfalfa”, indicó Paván.

La clave del manejo es mantener a las plantas que componen el tapiz vegetal con una estructura cespitosa, con alta proporción de hojas jóvenes. Esto se logra con un correcto pastoreo en el momento adecuado.

Una buena administración de la dieta no sólo acarrea beneficios económicos, sino que además, las pasturas bien manejadas mejoran las ganancias de peso y, por lo tanto, la producción de carne por hectárea. Además, provoca un efecto positivo sobre la calidad de la carne. Se obtienen “altos niveles de producción y logra terminar un animal pesado dentro del año de engorde, con alta calidad”, expresó Maglietti.