Fuerte rechazo de FAA a la baja del precio de la leche

0
2

lecheriaLa Comisión Interna de Lechería de la Federación Agraria Argentina se reunió este lunes 26 de enero en Rosario. Durante el encuentro, delegados de distintas regiones del país coincidieron en rechazar el intento de la industria del sector de bajar el precio que están pagando a los productores por litro de leche. “En los tambos pequeños y medianos, con los $ 3,20 que estamos percibiendo hoy, ya estamos 50 centavos por debajo del valor que necesitamos para subsistir. Es inimaginable un escenario en el cual sigamos en actividad, cobrando todavía menos”, manifestaron desde FAA.   Según la estimación de la Federación Agraria, con los cerca de once mil millones de litros anuales que produce el país, “los recursos de los que pretenden apropiarse las fábricas (de 20 centavos por litro) significarían una transferencia de 180 millones de pesos mensuales, desde los productores al sector industrial”.   En este marco, la FAA advirtió que si no se recupera un precio razonable para el productor por litro de leche, que se estima estaría hoy en $3,70, la actividad tambera seguirá concentrándose. “En la última década, pasamos de 16 mil tambos a 9 mil. Para evitar que se profundice esta tendencia, necesitamos que el gobierno nacional aplique políticas públicas diferenciadas. Porque no se puede seguir tratando igual a quienes somos estructuralmente distintos”, señalaron los integrantes de la Comisión de Lechería. En este sentido, desde la Federación Agraria se recordó que en la Argentina hoy el 75 por ciento de los tamberos produce menos de 3.000 litros diarios.   “Durante los últimos años hubo un escenario internacional muy favorable, que permitió obtener enormes ganancias a las industrias y fabulosos recursos al Estado, pero nunca se transfirieron esos beneficios al productor, ni se garantizó con esa rentabilidad precios razonables en el mercado interno. Por eso ahora la industria debe saber que los pequeños y medianos productores no soportamos ningún ajuste más. Y que no nos vamos a quedar de brazos cruzados si pretenden que paguemos su ineficiencia, o que seamos nosotros las víctimas de una mala coyuntura externa”.