Familias que luchan pero siguen adelante: Hoy la historia de Irma Steinle

0
3

Steinle irma [1600x1200]El Observador sigue publicando historias de familias que fueron y son ejemplo de constancia, esfuerzo y sacrificio y que con mucha fortaleza buscan superar los obstáculos que la vida les puso en su camino. Esta semana, Irma Steinle (60 años), una mujer crespense que tiene 5 hijos y 12 nietos, quien desde hace 2 años viene luchando para superar un cáncer (ganglios axilares) y un tumor cerebral. Tras numerosos tratamientos e intervenciones quirúrgicas, Irma está pasando estas duras pruebas.

En diálogo con nuestro medio, recordó que “hace unos años, al palparme la axila, notaba que tenía un nódulo en la misma. Primero se lo dije a mis hijas y luego, realicé la consulta médica correspondiente. Me hicieron la extracción del mismo y después de 2 semanas, cuando uno creía que estaba todo bien, vino la gran sorpresa, ya que los análisis patológicos de lo extraído, dieron mal. Por lo tanto, tuve que empezar el tratamiento con quimioterapia, rayos y demás. Fue muy difícil afrontarlo en lo emocional, pero yo me aferré a Dios, que es mi tabla de salvación, al igual que mi familia”.

Steinle acotó que “después de un tiempo de recuperación, el oncólogo me dio el alta, diciéndome que estaba todo bien y que los estudios ratificaron que estaba completamente curada, por lo que fue una gran alegría y parecía el final de esos difíciles momentos. Pero a partir de ahí, vino lo peor. A las 2 semanas, empecé a notar que perdía cierta movilidad en el brazo izquierdo. Voy al mismo oncólogo para hacer la consulta, me realizan un estudio en Paraná y me descubren que tenía un tumor cerebral. Así que empezó todo de nuevo, las ‘quimio’, los rayos y me hicieron una cirugía de cabeza”.

La mujer, quien nuevamente remarca que siempre se apoya “en Dios y mi familia”, señaló que “muchas cosas cambiaron con lo que me pasó. Tengo que agradecer a las personas que me ayudaron y que siempre estuvieron a mi lado… Todo lo que pueda hacer en la casa, lo hago, me gustan mucho las plantas y otras tareas que puedo llevar adelante, pero lo que más hago hoy, es estar con mi familia. Siempre viene un hijo o los nietos, que no me dejan sola, junto a mi esposo y también tengo una vecina que está todas las mañanas visitándome y colaborando en lo que necesite”.

Finalmente Steinle señaló que “de aquí en más, tengo tratamientos permanentes y exámenes periódicos que efectuarme. Así como pude pasar satisfactoriamente el primer problema de salud mencionado, con la cirugía también está superado el tumor cerebral. La enfermedad paró y le doy gracias a Dios por esto y confío en él, que me va llevando pasito a pasito para salir adelante”.