Familias que luchan pero siguen adelante. Esta semana la historia de Cristian y Daiana Mayer

0
46

Familias que luchan 1El Observador sigue publicando historias de vida de familias que fueron y son ejemplo de lucha, esfuerzo y fortaleza y de personas que tuvieron obstáculos en el camino y que con deseos de superación, pudieron sobrellevar esas dificultades propias que la vida les deparó. Esta semana hacemos referencia a la historia de Cristian y Daiana Mayer, jóvenes de 23 y 27 años, quienes padecen un problema genético de nacimiento, pero pese a esta adversidad, con el apoyo de sus padres Hugo Mayer y Silvia Kerbs, buscan salir adelante.

La mamá de los jóvenes, en diálogo con El Observador contó que “nunca se llegó a determinar cuál es la enfermedad que tienen. Los 2 no pueden movilizarse por sus propios medios, por lo que están en silla de ruedas; Cristian aparte sufre de convulsiones y si bien en este momento está controlado, ha tenido épocas de crisis muy fuertes. Tengo la casa adaptada, la camioneta con rampa hidráulica, lo que nos permite sacarlos a pasear. Ellos concurren a la Escuela de Educación Integral N° 11, Daiana lo hace desde que tenía 3 años, donde realizan equinoterapia, también practicaron natación y otras actividades. Tengo un gran apoyo de sus directivos, de docentes y demás personal, que me ayudan para que no decaiga. La escuela siempre está pendiente de nosotros y a eso, lo quiero destacar” remarcó.

Silvia acotó que “con las adaptaciones realizadas en nuestra casa, ellos están mejor y si ellos están bien, nosotros también lo estamos. Se hacen entender, tienen su momento de caprichos también, demuestran su carácter y es bueno, porque es una manera de hacerse notar… A Cristian le gusta mucho andar a caballo, salir a pasear, tenemos una lancha y le pusimos butacas adaptadas para ellos, lógicamente con sus correspondientes salvavidas. Ahora tuvimos la posibilidad de comprar un cuatriciclo y queremos que puedan ser paseados en el mismo. Hice un pedido especial a la municipalidad y espero que se nos dé el mismo (fue aprobado favorablemente el pasado viernes). Entiendo perfectamente que no está permitida la circulación de estos rodados, pero me parece que se justifica una tarde de paseo, de 20 minutos… Nosotros la peleamos día a día y tratamos que ellos no noten la diferencia de lo que les pasa, sino que se integren y necesitamos la ayuda de los demás… Cuando los paseamos, son felices. Escucharlos reír, nos cura el alma realmente”.

Kerbs contó que a sus hijos, “los cuidamos con mi esposo y cuando él trabaja (lo hace en la firma Sagemüller) me las arreglo sola, pero mi cuerpo me está pasando ‘factura’. Igual, en nuestro dolor, pensamos en otra cosa y no importa tenerlo, con tal de que mis hijos estén bien. Por las noches, los 2 duermen de corrido, pero hay que levantarse todas las noches a cambiarlos de posición, porque ellos no lo pueden hacer y para eso, nos turnamos con mi marido”.

Cuando se le preguntó sobre el futuro de sus hijos, la mamá afirmó que “hoy vivimos el ‘día a día’ y que no les falta nada. Mucha gente nos pregunta por el mañana, yo tengo 48 años y mi marido 50, los dos somos hipertensos… Yo tengo presente a Dios en todo momento, que decidirá sobre nuestro futuro; muchas veces me he preguntado porqué nos pasó todo esto y considero que por algo se dio y en la adversidad, una puede desarrollar otras capacidades que creíamos que no teníamos. Sabemos que la salud de ellos, se puede complicar con el pasar de los años, más en el caso de Cristian, pero así como Dios me los mandó, sé que me va a ayudar. En ese sentido, tengo una gran tranquilidad y sé que voy a salir adelante”.