Falleció la directora del Diario El Argentino

0
1

A una edad muy longeva, dado que en el próximo mes de marzo hubiera cumplido 101 años, dejó de existir Amalia Romanín de Courtet, quien al momento de su deceso ejercía la Dirección del Diario El Argentino de Gualeguaychú.

El periódico expresó que “desaparece con Doña Amalia un pedazo de nuestra historia lugareña, porque con ella se nos fue un valioso retazo de la escuela gualeguaychuense, habiendo formado parte de una admirable pléyade de magníficas docentes. Su vida como maestra, se desarrolló en la Escuela Nº 3 ‘Tomás de Rocamora’, junto a nombres inolvidables como Máxima B. de Bachini, Matilde Bértora, Sara Abramoff, Lidia Cerruti, Sra. de Naymark, Raquel Gatti, Maruca O. de Unamunzaga, y la lista sería interminable. En las aulas dejó la impronta de una sapiente educadora, recordándosela, siempre por su carácter afable, por sus gestos y actitudes maternales, lo que hizo ser bien querida y respetada, lo que ponía de manifiesto cuando algunos de sus ex alumnos pasaba a saludarle por el diario. En el quehacer periodístico, jamás se la vio asumiendo poses autoritarias, porque de ser así se hubiera negado a sí misma. Esposa de Agustín Courtet, lo acompañó en los momentos fáciles de la empresa pero también en las dificultades de las pruebas y poco a poco se fue introduciendo en la vida de El Argentino. Y cuando en un tiempo de prueba fue llamada a hacerse cargo de la Dirección, a pesar de su edad avanzada, aceptó el desafío. Como no era mujer ostentosa ni cosa que se le parezca, jamás tuvo un gesto fuera de lugar, tratando de imponer su autoridad. Ante todo, supo darse el lugar que le correspondía. Por eso se hizo querer y respetar al punto de llegar a ser un espíritu prudente con profundas raíces cristianas. Fue una excelente madre y un afable refugio de sus nietos, que hoy, seguramente lloran en silencio, como ella lo hubiera querido, a la abuela compinche. Días pasados, Joaquín la había hecho bisabuela… La amistad pierde a alguien que hizo de la amistad un culto. La sociedad lamenta el adiós de un magnífico ser humano”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here