Explican sobre nuevas medidas para quienes viajan al extranjero

viajeEl ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró que en la resolución publicada en el Boletín Oficial sobre el nuevo sistema de embarque aéreo que regirá en el 2015 y en tal sentido explicó que «son medidas que ya han tomado otros países».

 

 

La resolución tomada en forma conjunta por la Dirección Nacional de Migraciones, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la ANAC y la AFIP, implica que las compañías aéreas son las que deberán entregar a Migraciones la información digitalizada de los datos de los pasajeros.

 

«Para los pasajeros no hay ningún cambio. Se siguen comprando los pasajes como hasta ahora, y se viaja como hasta ahora. Nadie que esté dentro de la Ley estará impedido de salir de la Argentina y no significa ningún tipo de persecución», dijo el ministro a través de un comunicado.

 

Randazzo sostuvo además que «simplemente la información que hasta ahora era dada en Migraciones por los propios pasajeros a través de sus tarjetas de embarque, desde 2015 será entregada por las compañías aéreas de manera digitalizada».

 

El ministro explicó, además, que «este tipo de medidas son obligatorias en todos los países de la Unión Europea, en los Estados Unidos, Australia, Canadá, y Nueva Zelanda, entre otros» y precisó que apuntan a «darle mayor seguridad al sistema aéreo».

 

 

 

«En el caso de los argentinos que viajen al exterior no tendrán que hacer ningún trámite extra ni nada por el estilo, de hecho se elimina un paso en el control migratorio que es el escaneo del boarding pass, porque la información ya estará cargada electrónicamente en el sistema, una vez que compre el pasaje», enfatizó el ministro.

 

Randazzo aseguró que la puesta en marcha de este nuevo sistema «implica también el paso previo para que Argentina pueda implementar un método de visados electrónicos, que fomentarán el turismo en nuestro país de aquellos ciudadanos extranjeros que hoy tienen que ir hasta un consulado a realizar estos trámites».

 

Indicó que de esta forma «se eliminan pasos burocráticos» y destacó que «esta información que se almacena no es pública y sólo puede ser utilizada a pedido de la Justicia. Nadie que esté dentro de la Ley tiene por qué preocuparse».