Explican porqué hay que consumir 3 litros diarios de líquidos para evitar problemas de salud

0
0

aguaEn épocas de altas temperaturas, aumentan las necesidades de hidratación en las personas, pues el calor hace que se transpire más que durante el resto del año. Por eso es fundamental ingerir una importante cantidad de líquidos para conservar el organismo en buenas condiciones. “Esto parece una obviedad, pero no lo es, porque es habitual que recurramos a tomar agua solamente cuando sentimos sed. Sucede que esa sensación nos está indicando que el organismo ya está padeciendo falta de líquido” explicaron aEl Observador, desde el Sanatorio Adventista del Plata de Libertador San Martín.

A través de una nota, profesionales del SAP brindaron importantes sugerencias para afrontar este verano, remarcando que “lo ideal es ingerir líquidos suficientes de modo que no lleguemos a estar sedientos. Nuestro organismo no almacena el agua, por lo que requiere que le aportemos la cantidad que pierde cada día a través de distintas funciones, como la respiración, sudoración y evacuaciones, entre otras. Necesitamos unos tres litros de agua diarios, cuya proporción se reparte entre la ingesta de dicho líquido y de alimentos. Durante el verano, es especialmente conveniente llevar consigo una botellita de agua, a fin de poder ingerir aunque sea pequeñas cantidades en forma permanente. Los ancianos y los niños son quienes más tienen que controlar sus niveles de hidratación durante la época estival, porque ven alterado su mecanismo. Los chicos, porque no siempre piden beber algo en cuanto tienen sed y los ancianos, porque su organismo posee menos agua corporal que en etapas anteriores”.

Desde el Sanatorio se expresó que “el agua es la bebida natural por excelencia. Dios la puso en la naturaleza sabiendo que el organismo de todo ser vivo la necesita. Es fundamental, que bebamos agua pura, pero también podemos valernos de otros líquidos que ayuden a mantener el equilibrio hídrico de nuestro cuerpo, como por ejemplo, los jugos/zumos de frutas, que además de hidratar y refrescar, aportan nutrientes y energía ya que, si se lo prepara en forma natural, conserva todas las propiedades de la fruta. Las infusiones, se logran hirviendo diversas plantas (medicinales) o frutos en agua, que luego de enfriarse, se convierten en una sabrosa bebida muy apropiada para todas las edades. En cuanto a las bebidas gaseosas, energéticas y batidos, si bien gozan de amplia publicidad, no son justamente las más saludables. Suelen añadir al organismo un gran aporte calórico (azúcar y derivados), conservantes artificiales, cafeína y otros elementos. Si pueden reemplazarlas por bebidas naturales, ¡tu cuerpo te lo agradecerá!”.

Una pregunta que siempre se impone y que desde el SAP contestan es: “¿Cómo saber si estoy bien hidratado? Nuestro propio organismo se encarga de darnos indicios. Si estás bien hidratado, tu piel estará tersa y suave, sin zonas resecas; no tendrás accesos de sed descontrolados, simplemente con beber líquidos regularmente conseguirás evitar la sed. Al ingerir agua y otros líquidos saludables, te estás cuidando por dentro y por fuera ya que regula tu temperatura corporal, mantiene hidratada la piel, ayuda a diluir los líquidos corporales, facilita la digestión de los alimentos, facilita el transporte de nutrientes en el organismo, posibilita el buen funcionamiento de los riñones, favorece la capacidad de concentración y por todo eso, mejora notablemente la calidad de vida”.