Explican cómo se organizaron, trabajan y se capacitan los “Cuidadores Domiciliarios”

0
35

Alejandra Sarno, presidenta de la “Asociación de Cuidadores Domiciliarios del Litoral”, Julia Goró (tesorera) y Jaquelina Capriz (secretaria), participaron del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV. Hablaron sobre la institución y las necesidades de la actividad que desarrollan. 

– ¿Cómo surgió la posibilidad de conformar la asociación y cuáles son los principales objetivos?

– (Sarno) En 2013 se hizo un “Congreso Nacional de Cuidadores Domiciliarios” en La Falda (Córdoba), donde vimos la necesidad que teníamos en Entre Ríos y Santa Fe de asociarnos y trabajar en conjunto, porque estábamos como desamparadas en ese sentido. A partir de ese momento fuimos transitando un largo camino y formamos esta asociación sin fines de lucro y con personería jurídica, que tiene como objetivo principal, luchar para que se nos reconozcan nuestros derechos. Nos formamos para esta profesión. No somos improvisados y por ende queremos tener la remuneración que nos corresponde. Estamos gestionando para estar en el Nomenclador Nacional, en una categoría que sea la de “Cuidadores Domiciliarios” y no pertenecer dentro de la escala tarifaria a la categoría “Empleadas Domésticas”. Hoy tenemos las tarifas que nos dan desde el Ministerio de Trabajo, pero siempre dentro del rubro antes mencionado, en el que hay un escalafón de “Cuidadores de Personas”. Queremos separarnos de esa categoría, más ahora que hay una ley que nos ampara. Hay beneficios que no estamos teniendo y por los que vamos a luchar…

– ¿Son personal independiente?

– (Sarno) Sí, somos monotributistas, que es uno de los requisitos que se nos pide en las obras sociales para poder facturar, además de tener el título de Cuidador Domiciliario, para lo cual hay cursos con certificación nacional, que duran un año. Otros son menos extensos. La idea es nivelar, buscar un curso con mayor cantidad de horas cátedras y de prácticas…

– ¿Hay unidad de criterios en cuanto a la tarifa a cobrar?

(Sarno) Actualmente, la tarifa es de $ 110 la hora o una mensual de $ 14.260. La gente por ahí no sabe que estudiamos y que nos formamos tanto tiempo para esta tarea. Es un aprendizaje con médicos gerontólogos, nutricionistas, kinesiólogos, psicólogos, psicoterapeutas… Es decir, una formación integral para atender a un adulto mayor o a una persona con discapacidad. Antes, generalmente el adulto mayor era cuidado por la misma empleada doméstica. Sin desmerecer su labor, regaba las plantas, limpiaba la casa y de paso cuidaba al mayor. Con los años, se vio la necesidad de profesionalizar esta tarea por muchas cuestiones: primero porque uno no puede enfocarse al cuidado de un adulto mayor cuando tiene que hacer otras cosas en la casa; Segundo, porque todos sabemos que la pirámide poblacional se está invirtiendo. La población adulta cada vez vive más. Aclaro que no realizamos tareas invasivas, pero sí podemos hacer una curación sencilla. Somos el nexo con el profesional de la salud, que nos dice qué medicación y a qué hora hay que suministrarla, qué comida, cuánto hay que hacerlo caminar y demás recomendaciones…  

– (Capriz) Para esta función se necesita mucho amor en el corazón para dar y mucha vocación de servicio. Yo me recibí hace 10 años y me capacito todos los años, más allá de la cantidad de pacientes que he cuidado. Tanto la capacitación como la experiencia, son fundamentales, lo mismo la empatía de ponerse en el lugar del otro. Soy asistente gerontológica, cuidadora de bebés, niños y adolescentes, especialista en Alzheimer y otras demencias. Mi primer paciente era una chica que tenía “Corea de Huntington”, que se da un caso cada 1.000.000 de personas. Me han tocado cosas muy tristes como profesional… Hasta los 14 años era una nena normal. Empezó a sentirse mal, a aislarse y después de muchos estudios dieron con este diagnóstico y estuvo en estado vegetativo 7 años. Yo la cuidé el último. Cuando me presenté, el papá y la mamá me habían indicado el cuadro con el que me iba a encontrar. Cuando llegué me sorprendió. Estuvo perfectamente cuidada así 7 años, con su cabello impecable, no hablaba, pero su mente estaba perfecta. Siempre insistimos que no cualquiera puede cuidar un enfermo. Nosotros nos ocupamos de eso y de todo lo que lo rodea, llámese su habitación, alimentación, cambiarlo, bañarlo, su confort… Si no tenés amor para dar, no podés elegir esta profesión…

– (Goró) Yo estudié esta carrera en la UADER hace 10 años, con 386 horas cátedra y 6 meses de prácticas en geriátricos y domicilios. Soy asistente de “Cuidados Paliativos”, he atendido a chicos terminales… Como decía Jaquelina, es una tarea para la cual una debe estar bien capacitada y brindar mucho amor y contención. Acompañamos mucho a las familias de los pacientes y uno termina encariñándose con todos y siendo un miembro más. Con la mayoría de las familias con las que he trabajado, sigo teniendo contacto…

– Alguna reflexión final…

– (Sarno) A todos los cuidadores domiciliarios les decimos que desde la “Asociación” estamos peleando por nuestros derechos y aquellos que necesiten realizar alguna consulta, nos pueden encontrar en Facebook “As Cui Dom del Litoral” o nos pueden llamar al 0343-154 502871, 154 715 893 ó 154-4806702.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here