Explican cómo la variabilidad climática está impactando en el sector agropecuario

El clima se volvió variable e inestable y la incertidumbre, para el sector agropecuario, gana terreno. En ese marco, los especialistas destacan el rol de los pronósticos a corto plazo, por ser de los más tácticos y certeros, aunque son los que menos posibilidades de planificación generan.

Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA, no dudó en insistir en que “la variabilidad climática siempre existió, aunque en los últimos años se intensificó”, al tiempo que subrayó que “nos movemos entre picos extremos cada vez más versátiles”.

Con respecto a mayo, estimó precipitaciones “iguales a las de abril o por debajo de lo normal en algunas zonas” y le recomendó a los productores “estar atentos a los pronósticos y alertas a lo que pasa con la lluvia y los perfiles de suelo para la próxima campaña”.

En cuanto a la tendencia trimestral, Di Bella anunció que “los modelos muestran condiciones de déficit hídrico para mayo, junio y julio”, lo que no implica que haya zonas con lluvias entre normales y por encima de lo normal. “Se vienen tres meses muy variables en los que se esperan meses con lluvias predominantemente por encima de lo normal en la Mesopotamia y Buenos Aires”.

 

Lluvias en Crespo y la región

 

El Ing. Ricardo De Carli (INTA Crespo) expresó que “en nuestra zona, podemos decir que la cantidad de agua caída en estas últimas semanas, felizmente ha sido la que necesitábamos para recargar el perfil hídrico del suelo, en vistas a la siembra de trigo, pero también han sido precipitaciones positivas para la producción de forrajes, como verdeos y pasturas. Sabemos que, a medida que avance el invierno, lo normal es que la ocurrencia de lluvia sea más baja, pero lo caído hasta ahora es promisorio para los productores que quieren invertir en la campaña de fina” destacó.

Sobre la persistencia de temperaturas no comunes para esta fecha, sostuvo que “esto ha provocado que haya malezas que son de verano, que siguen creciendo en el campo, al tener estas temperaturas. Lógicamente que cuando comiencen las heladas, que deberían ocurrir próximamente, eso se corta, al igual que algunos insectos”.

– La lluvia trajo alivio, pero también algunas consecuencias en los caminos…

– (De Carli) Durante el verano, se aprovechó la sequía para hacer mantenimiento y obras, por lo que se avanzó en ese sentido en la región. Tenemos que recordar que los caminos rurales se tienen que ir manteniendo en los períodos de alternancia de lluvia y días secos, por lo que al darse jornadas seguidas de precipitaciones se empiezan a deteriorar, porque no se pueden corregir las huellas donde se corta por el agua. En la micro-región “Crespo y sus aldeas”, contamos con una máquina (motoniveladora) que ha permitido desarrollar mejores tareas de mantenimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.