Estudian poner sensores para salvar a las abejas

0
1

bees on honeycomb close upCon el objetivo de encontrar respuestas que ayuden a combatir la desaparición de abejas en todo el mundo, el Instituto Tecnológico Vale de Belém (Brasil) desarrolló microsensores (pequeños cuadrados de 2,5 milímetros de lado y un peso de 5,4 miligramos), que se adhieren en el tórax de las abejas de la especie Apis mellifera africanizada, para analizar su comportamiento bajo la influencia de pesticidas y eventos climáticos. Una parte del experimento se está realizando en Australia y la otra, en Brasil.

En el primer país nombrado se llevará a cabo un estudio comparativo con 10.000 abejas y para ello, se dispusieron 2 colmenas en contacto con polen contaminado y otras 2, sin contaminación. “Si se advierte cualquier alteración en el comportamiento de los insectos expuestos al pesticida, tales como incapacidad para retornar a la colmena, desorientación o incluso muerte precoz, el producto se convertirá en el principal sospechoso del problema del colapso de las colonias”, destacó el físico Paulo De Souza.

El proyecto comenzó en septiembre del año pasado y su finalización está prevista para abril de 2015, con la divulgación de los resultados durante el segundo semestre de ese año.

Entre 2008 y 2010, se perdieron 20.000 colonias en el estado de Sao Paulo, 100.000 durante 2011 en Santa Catarina y las perspectivas apuntan a pérdidas anuales del 40% de las colmenas en Río Grande do Sul y en Minas Gerais.

El tramo del experimento que se lleva a cabo en el vecino país, tiene como objetivo inicial el monitoreo de 400 abejas durante un lapso de 3 meses, para evaluar en qué medida los cambios climáticos, fundamentalmente en lo que concierne a la alteración del régimen pluvial en la Amazonia, afectan a estos insectos. “No sabemos cómo van a comportarse ante las estimaciones de aumento de la temperatura y de alteraciones del clima ocasionadas por el calentamiento global”, señaló Souza en declaraciones que publica Portal Apícola. Cada sensor posee gravado un código, que funciona como identificación de cada abeja. A través del mismo se puede analizar, minuciosamente, a todos los individuos de la colmena. Una vez finalizada esa etapa de la investigación, dará comienzo un segundo estudio, en esa ocasión, con abejas nativas sin aguijón de Pará, que aparentemente estarían siendo más afectadas por el impacto de la alteración climática.