Este martes se pone en marcha en Entre Ríos el control de drogas a conductores

0
3

En el marco de los operativos de seguridad vial, se pondrá en marcha este martes el programa de Detección de Drogas en Saliva a conductores. Un total de 16 intendencias y los diferentes puestos camineros de la provincia estarán a partir de ahora en condiciones de realizar el testeo. Para la tarea se capacitó al personal y se distribuyeron 75.000 kits de control en municipios y la Policía.

 

El operativo, que abarcará prácticamente a toda la provincia, se lanzará de manera formal este martes a las 10.00 en Cerrito y tras ello las comunas donde se efectuó la capacitación en esta primera etapa estarán en condiciones de efectuar en cada ciudad los respectivos controles. Se trata de un trabajo en conjunto preventivo para conductores que puedan estar bajo efectos de sustancias psicoactivas.

 

El lanzamiento oficial contará con la presencia de autoridades de la Secretaría de Lucha contra las Adicciones, de la Policía provincial y del intendente local, entre otros.

 

A partir de esto, en una primera etapa, las comunas de Paraná, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, Colón, Concordia, Chajarí, La Paz, Hernandarias, Paraná, Diamante, Victoria, Crespo, Viale, Cerrito, Ramírez y Villa Urquiza, y los diferentes puestos camineros de la provincia, pondrán en marcha los respectivos operativos.

 

En relación al control, el titular de la Secretaría de Lucha contra las Adicciones, Mario Elizalde, precisó que es muy sencillo y permite detectar en saliva en sólo tres minutos la presencia de drogas psicoactivas, principalmente marihuana y cocaína, siempre que haya sido consumida con más de 20 minutos y hasta las 24 horas anteriores al momento del control.

 

Para este trabajo se realizaron en el último bimestre del año pasado capacitaciones para todos los municipios involucrados en el programa y del personal policial que estará a cargo del control, a quienes además se le entregó un manual de instrucciones y el sistema de planillas en las cuales debe volcarse la información que se vaya obteniendo. En total hubo tres instancias de capacitación, en las ciudades de Paraná, Crespo y Concepción del Uruguay, donde concurrieron cerca de 150 personas. También se entregaron 75.000 kits de control, a la Policía y a las comunas, los que servirán para la tarea del primer semestre del año.

 

“El procedimiento es básicamente igual al de alcoholemia, con la diferencia de que este programa no es punitorio, sino básicamente educativo, al menos en esta etapa. Lo que se pretende es llevar tranquilidad a la población, en primer lugar, de que el gobierno de Entre Ríos no criminaliza ni al consumidor ni al adicto. Lo que intentamos es mostrarle que cuando uno disminuye su calidad de conducción pone en riesgo a un tercero”, comentó Elizalde.

 

Recordó que los kits, así como su uso, fueron autorizados por la Agencia de Seguridad Vial, que depende del Ministerio del Interior y que la provincia fue felicitada desde ese organismo “por esta iniciativa, porque pasa a ser un modelo educativo preventivo, donde lo que uno intenta es que la gente viva mejor en las rutas y que no esté expuesta a un daño originado por una persona que irresponsable al conducir. De esta manera Entre Ríos deja un precedente para la aplicación de mecanismos de este tipo para mejorar la seguridad vial”. El funcionario explicó que cada municipio va a tener 600 dispositivos por mes y cada puesto caminero 1.000.

 

En el procedimiento se le pedirá al conductor que presente la documentación del vehículo y la personal que lo autoriza a conducir, se le hace el test de alcoholemia y luego el de drogas.

 

Explicó que pueden presentarse tres situaciones. “La primera, es que la persona se niegue a hacerlo, lo cual está dentro de sus derechos”. En ese caso, “tiene que saber que si se niega al accionar de las fuerzas de seguridad, está contraviniendo la ley y esto es pasible de sanción”. Eso “no da suposición de positividad del test pero lo que indica es la negativa a la fuerza de seguridad de realizarlo”.

 

Una segunda situación que se puede presentar es que “el test le de negativo, en cuyo caso no hay ningún inconveniente”. En este caso, si el conductor tiene todos sus papeles en regla y los tests de alcoholemia y drogas le dan negativos, “se lo invita a que piense en una actitud solidaria frente a la donación de sangre”.

 

Por último, si el test le da positivo “se ingresan los datos de esta persona a una base de que no puede ser utilizada con un fin judicial porque es una iniciativa preventiva y educativa. Incluso el dispositivo que vamos a usar tiene una leyenda en el envase que indica que es de uso forense exclusivo, es decir que no puede utilizarse para diagnóstico, tratamiento o seguimiento de una determinada enfermedad que en este caso sería la adicción”. Luego acotó que el dispositivo quedará en poder del conductor “sea cual sea el resultado” y que se lo invitará a que “realice una capacitación en sede del municipio o en la Secretaría para explicarles cuál es el riesgo de utilizar una sustancia psicoactiva y de qué manera un tercero puede quedar lesionado por una conducta individual”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here