Espacio de Salud: Dra… tengo “hígado graso”… ¿Qué significa? ¿Es para preocuparse?

0
5

hígado grasoEsta es una pregunta frecuente que uno recibe en el consultorio. El “hígado graso” es una enfermedad en la que se produce acumulación de grasa en dicho órgano. El hígado, es fundamental en nuestro organismo, ya que cumple numerosas funciones irremplazables, por lo cual no podemos vivir sin él. Al contrario de lo que mucha gente puede pensar, el hígado graso también aparece en personas que no abusan del alcohol. Inicialmente, se creía que era un trastorno totalmente benigno. Sin embargo, hoy en día se sabe que algunos pacientes, alrededor de un 30%, pueden desarrollar otras enfermedades del hígado más graves, como la esteatohepatitis (cuando el hígado graso se inflama), que puede llegar a producir una cirrosis hepática (cuando el hígado se cicatriza y ya no funciona como debería), convirtiéndose en un factor de riesgo para cáncer de hígado.

¿Por qué hay tanta gente con hígado graso?

La frecuencia parece estar aumentando en todos los países occidentales, por el estilo de vida sedentario y la sobrealimentación. La obesidad es la principal causa de esta enfermedad del hígado. También la producen la diabetes del adulto o tipo 2 o un síndrome que los agrupa a todos ellos y es el síndrome metabólico, que incluye los triglicéridos altos, el colesterol bueno bajo, la hipertensión, la diabetes o prediabetes y el diámetro abdominal aumentado.

¿Cómo saber si tenemos hígado graso?

En la mayoría de los casos, no produce síntomas, pero puede provocar fatiga o presentar aumento del tamaño del hígado. Si bien la biopsia hepática nos da el diagnóstico de certeza, la ecografía y un análisis nos pueden orientar hacia esta enfermedad.

¿Hay tratamiento?

Ningún medicamento ha probado reducir 100% el acumulo de grasa en el hígado, pero se ha demostrado que corrigiendo las alteraciones que lo provocan, puede mejorar y evitar que el hígado se deteriore. Por eso, lo mejor que podemos hacer es tratar de mantenernos en el peso ideal, visitar al médico para vigilar los niveles de glucosa y colesterol, caminar o hacer una actividad física por 30 minutos al día y limitar la ingesta de alcohol, ya que esto empeora la enfermedad. El hígado graso no es para preocuparse, pero sí para ocuparse. Hay mucho que depende de nosotros, así que… ¡manos a la obra! (Dra. Silvana Elsässer, especialista en Clínica Médica. Obesidad)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here