Encuesta CREA revela que 23% de empresas ganaderas planea expandir la demanda laboral

ganaderiaUn nuevo sondeo realizado por Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola entre sus miembros, reveló que hay optimismo y buenas expectativas en el sector agropecuario para los próximos meses. Los resultados obtenidos en la encuesta indican que se está cerrando “un aceptable año productivo, que permitiría mejorar la situación económica y financiera de las empresas, luego de campañas con números muy ajustados”. Las excepciones son los tamberos y aquellos emprendimientos de regiones que sufrieron las contingencias climáticas en los últimos meses, “cuyo panorama resulta preocupante”.

El 54% de los empresarios CREA entiende que “hoy es un buen momento para realizar inversiones”, siendo éste el máximo porcentaje desde noviembre de 2012 y es superior a marzo de 2016, que era del 41%. Se destaca que en el caso específico de los tamberos miembros de la entidad, la mitad de ellos muestra expectativas pesimistas.

En cuanto a la actividad ganadera, el 80% de los establecimientos productores de carne bovina, prevé aumentar su stock en 10 puntos porcentuales con respecto al sondeo de marzo. Dicho optimismo se debe a las mejoras en las condiciones de negocio. Otro aspecto que marca las expectativas positivas de los ganaderos es que el 24% de ellos planea reasignar superficie que estaba dedicada a la agricultura en el período anterior a ganadería, manteniéndose el cambio de tendencia observado en la campaña 2015/16. Con respecto al nivel de empleo, se destaca por sobre el resto de las actividades agropecuarias (agricultura y lechería) con un 23% de empresas que planea expandir la demanda laboral.

 

Según se informó desde CREA a El Observador, “en la agricultura, los rindes obtenidos de soja y maíz en la última campaña se ubicaron por encima de lo planeado en casi todas las regiones”, a excepción de las zonas donde las lluvias perjudicaron los sembrados. El 18% de la superficie implantada con soja de primera correspondiente a la campaña 2015/16 en campos CREA de Entre Ríos, no pudo ser cosechada, se informó. En el caso del norte, centro y sur de Santa Fe, el área perdida con la oleaginosa, asciende al 13%, 10% y 8%, respectivamente.

Los cambios en el contexto macroeconómico generaron las condiciones necesarias para que la situación financiera de las empresas agrícolas evidencie mejoras. Sin embargo, cabe recordar que la encuesta SEA-CREA de noviembre pasado, proyectaba que el nivel de financiamiento promedio se encontraba en torno al 49% de los costos de implantación (valor más alto de la serie). De esta manera, “la mejora le permitió al productor afrontar deudas, pero no así incrementar el stock de granos, que se encuentra en los mismos niveles que el 2015”. Hoy, “el 26% de las empresas necesitan refinanciar deudas de la campaña agrícola que culminó, mientras que el año pasado dicho número alcanzaba el 38%”.

El optimismo del productor agrícola se refleja en el incremento de la proporción de gramíneas en la rotación de cultivos. La intención de siembra en trigo y maíz (temprano y tardío) alcanza una participación en el total de la superficie del 15% y 32%, respectivamente. Esta proyección muestra un crecimiento porcentual en la participación de intención de siembra del 33% y en el segundo caso del 85% respecto a la revelada en la pasada encuesta, de julio de 2015. Este nuevo escenario productivo permite “un mejor equilibrio en términos de balancear la rotación y la sostenibilidad de los planteos”.

Otro aspecto que se destaca en este contexto optimista, es que el 38% de los encuestados que alquilan campos de terceros en 2016/17 “prevén incrementar dicha área con relación al ejercicio anterior”. En este sentido, “se espera un aumento promedio del 8% en el costo del arrendamiento (medido en quintales de soja por hectárea), lo que podría tener un impacto no deseado, ante una gestión insuficiente del riesgo precio y clima, en el resultado futuro” remarcan desde CREA.

 

La compleja situación que vive la lechería nacional, debido a factores de coyuntura, precios internacionales bajos e inclemencias climáticas, también se plasmó en la encuesta. El 66% de los tamberos sufrieron situaciones de exceso hídrico en los últimos 6 meses, que impactaron negativamente en la producción y en la logística comercial y retrasaron la siembra de pasturas y verdeos. En el último trimestre, el 83% de los tambos registraron una baja en los niveles de producción en relación a lo estimado. En este sentido, el 62% de las empresas espera menores niveles de rendimiento para la primavera, en comparación con el mismo período de 2015. A esta situación se suma que el 65% de los casos “evidencia una situación de endeudamiento de corto plazo superior al promedio de los últimos dos años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.