Elizalde anunció que se implementará un modelo de investigación del narcotráfico en Entre Ríos

0
0

Elizalde Mario y Cdor. (4)El gobernador Sergio Urribarri acordó un trabajo de cooperación y trabajo conjunto con la Subsecretaría de Control de Sustancias Psicoactivas de la Nación, lo que motivó que días pasados se reunieran los equipos de ambos organismos. Al encuentro asistieron el ministro de Educación, Deportes y Prevención de Adicciones, Dr. José Lauritto y el secretario de Lucha contra las Adicciones de Entre Ríos, Dr. Mario Elizalde, quien visitó posteriormente la redacción de El Observador en Crespo y explicó que se definió un cronograma de actividades de capacitación para las fuerzas de seguridad provincial y referentes sociales, a fin de implementar un modelo de investigación sobre el narcotráfico. Asimismo, se refirió a la falta de granjas de rehabilitación en el territorio entrerriano, la negativa influencia de los medios de comunicación en el incentivo al consumo de estupefacientes y los casos de alcoholización precoz, entre otras apreciaciones:

– En las últimas semanas, varios de los más importantes programas televisivos nacionales, hacen en forma muy directa, apología a favor de que la gente fume marihuana y hasta hacen chistes con la cocaína. ¿Cuál es su opinión?

– Nos preocupa y molesta mucho este tipo de progamación. Nosotros también hemos visto casos puntuales, donde nos piden trabajar como para advertir qué pasa con chicos que eran brillantes estudiantes, pero que luego nunca lograron recibirse. Y hemos comprobado que ha sido porque empezaron a ingerir marihuana, la cual produce un deterioro del fenómeno cognitivo, de la memoria y de la capacidad intelectual en general...

– ¿Cuál sería el diagnóstico sobre el narcotráfico en Entre Ríos?

– Estuvimos hace 2 semanas con el ministro José Lauritto en Buenos Aires, reunidos con las autoridades del SEDRONAR (Secretaría de Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico de la Nación), oportunidad en la que se desarrolló un modelo de investigación sobre el narcotráfico, que es el modelo que se practicó en Salta. En las provincias del noroeste argentino y principalmente en las fronteras, donde hay un tránsito no visible, se llevó adelante este modelo de investigación del narcotráfico, obteniéndose resultados altamente satisfactorios. De modo que nos interesa adaptarlo a Entre Ríos. El mismo permite establecer acciones concretas en defensa de los ciudadanos, que están siempre enmarcadas en la ley, protegiendo al tercero e impedir que ingresen del extranjero cosas que hacen daño a nuestra población. Las primeras jornadas de capacitación serán del 2 al 13 de septiembre. Son de doble turno y se abordarán temas relacionados a la actividad del narcotráfico, los marcos legales, tanto provinciales, como nacionales e internacionales, el fenómeno económico que hay detrás, cuáles se investigan y de qué manera se llevan adelante los procesos, de tal manera que la misma ley no sea la que inhabilite el procedimiento, que es algo que suele ocurrir…

– ¿Usted ha sentido como funcionario presiones del narcotráfico para no actuar…?

– No, en absoluto. Jamás. Pero nos han tocado historias de policías que arriesgan su vida en un procedimiento, que atrapan al comercializador y mientras están llenando el informe, el vendedor sale libre antes de que termine de elevarlo al Juzgado. Y muchas veces hay reacciones después, con ellos o sus hijos. Por mi parte, tengo un apoyo enorme del gobernador Sergio Urribarri desde la creación de la Secretaría y posteriormente el ministro de Educación, Deportes y Prevención de Adicciones, Dr. José Lauritto, me ha demostrado y hecho saber su respaldo y acompañamiento. Por ahí trabajamos en silencio y en voz baja, porque es un tema difícil, donde uno se tiene que sentar horas y horas a estudiar. No se trata de opiniones, sino de salud y de cuestiones legales fundamentalmente. Hay que estar atento a las características de las sustancias que ingresan de otros países, los nuevos productos de consumo, las vías, cuál es el daño que causa dentro del organismo…

-El 1 de agosto 2007, se aprobó en Entre Ríos la Ley Nº 9.783, que adhirió a la Ley Nacional Nº 26.052, que desfederaliza la lucha contra el trafico de la droga, es decir que cualquier juez o comisario puede intervenir donde se venda estuperfacientes y no solo los 2 jueces federales que tiene la provincia. Nunca se reglamentó. ¿Qué opina de esta Ley?

– Creo que debe desfederalizarse el accionar contra el tráfico de drogas, a partir de la necesidad que cada provincia tenga de cuidar a sus ciudadanos. Si para penar su comercialización, requerimos de una estructura nacional, con todo lo que ello significa, sin faltar el respeto a nadie, evidentemente no es suficiente. Las estructuras son necesarias, pero si esta ley permite que cuidemos a nuestro propio conjunto social, al más inmediato que tenemos, en buena hora que se aplique. La normativa se aprobó, pero en Entre Ríos no se ha reglamentado, pese a que desde la misma justicia se está pidiendo la aplicación de esa ley. Salta es la provincia testigo más inmediata en esta experiencia y fue producto de todo un trabajo que se hizo, porque ya tenían los narcos en las puertas de sus casas. Menciono esa provincia, porque Claudio Matte, un entendido en la materia que siempre nos acompaña, está trabajando en Catamarca, La Rioja, Salta y Jujuy, que son provincias muy perforados por el narcotráfico. Tienen el contacto directo con Perú y Bolivia, que son fronteras secas enormes en su extensión e imposibles de controlar, porque hay varias pasarelas habilitadas. Conozco la Ley de Entre Ríos y en cuanto a su aplicación, diría que el asunto es conocer el problema, qué hacemos con los chicos nuestros. Hay una historia que salió en los medios nacionales hace unos años, que ocurrió en Basavilbaso, donde un hombre apareció un día a emplearse en el ferrocarril. Era muy macanudo, empezó a ir a las escuelas, porque su mujer es profesora de Educación Física y así convocó como a 30 pibes. Los llevaban de campamento, organizaban campeonatos de fútbol, vóley, los hacían tener una vida sana, hacer excursiones y de a poco se ganaron la confianza, hasta que eso fue un desastre. Desde el campanario de la iglesia filmaron cuando a la madrugada venía una combi y desembarcaban marihuana y cocaína y todas las otras porquerías de sustancias. La gente de la ciudad reaccionó con pasacalles, en Internet, por todos lados los señalaron y escarcharon, hasta que la pareja se fue del lugar. Pero, ¿todo esto tiene que hacer la gente para lograr sacar una lacra que está en el barrio? Y sólo se consigue que se muden y el problema sigue en otro lado, porque el Juez Federal dice que no hay motivos suficientes para su detención. Entonces si nos piden una opinión sobre la desfederalización, la tenemos bien formada y fundamentada. Pero actualmente nuestra estructura como Secretaría de Lucha contra las Adicciones, fue diseñada estrictamente para lo preventivo. Esta ley, al igual que la de Salud Mental, son 2 instrumentos que si llegaran a aplicarse, con el transcurrir del tiempo veríamos qué modificaciones hay que hacerles. Sin embargo, creo que lo que no podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados.

– ¿Hay granjas de rehabilitación en la provincia?

– No hay ninguna. Respecto a las granjas hay toda una visión en el mundo. Hay un cierto desaliento, primero porque entre el 85% y 90% que van a una granja tienen un régimen similar al carcelario. Por ahí hay hospitales de día, donde el chico adicto hace la actividad que lo mantiene alejado del mundo de las sustancias ilícitas y por la noche se va a su casa a dormir.

– ¿Cómo influyen los medios en la problemática al exponer el consumo de personajes famosos o “naturalizar” la ingesta de drogas?

– Son tremendamente perniciosos, porque además el mensaje de los medios masivos se transforma en fenómenos. Por ejemplo, hace 10 días entrevistaron a Lito Vitale, un referente de la música, un creador y compositor increíble, a quien le preguntaron qué relación tenía con las sustancias prohibidas. Él dijo “Cero para toda la vida. Pero no lo digo como puritano, sino que cualquiera de estos consumos atenta contra la capacidad creativa. La marihuana provoca una falsa sensación. Es una experiencia pésima estar tocando y tener miedo a que pase algo, a caerme o lo que fuere. Eso impediría entregarme al público”. Pero esas son notas son a las que se le da poca publicidad. Hace un tiempo quien tenía el programa de radio en la Rock and Pop, dijo “Las neuronas que habré perdido por haber consumido” y lo sacaron del medio y apareció como contrapeso Javier Calamaro o la hija de Moria Casán, hablando de que fuman marihuana y hasta buscan enseñar. No solamente es dañino el mensaje de quien habla en primera persona, sino la actitud del fenómeno comunicacional. Por qué lo ponen al aire, por qué sale en primera plana de los diarios y revistas. Por qué difunden esos informes supuestamente basados en investigaciones científicas sobre la marihuana como uso medicinal, siendo que jamás fue estudiada en la historia de la humanidad como un producto de esas características. Por el contrario, hay áreas del cerebro que están bien identificadas, que la marihuana o cocaína van afectando, al punto de disminuir casi completamente la capacidad de ese sector de la neurona. Hay estudios con resonancia magnéticas activas, que muestran el cerebro trabajando y uno puede comparar la dinámica de uno normal en el que no ha ingresado sustancia y otro de alguien que consume y realmente las funciones se ven alteradas. Entonces cuando hablamos en radio o televisión de responsabilidades sociales y de lo enfermo que está el otro, antes asumamos las culpas que tenemos. Creo que hay cosas que están empezando a cambiar, porque antes no podíamos venir a un medio de comunicación a hablar tan libremente del riesgo de vida que tiene una persona al consumir. Hoy hay una ley que ha modificado la interpretación sobre el pibe que cayó enfermo y esos espacios son los que hay que conservar.

– ¿Qué registros tienen de la adicción al alcohol?

– Tenemos datos de las encuestas que hacemos en hospitales, cuyos datos son a diciembre del año pasado. El consumo excesivo de alcohol se da en mujeres y hombres casi sin diferencia y hasta posiblemente me animaría a decir que las jovencitas consumen más que los varones. La edad de inicio es a los 12 ó 13 años, tal vez por tener curiosidad. Después el consumo baja, porque se asustaron con las malas experiencias o no les gustó y habitualmente hay un rebrote a los 17, donde definen sus conductas a futuro…