Elías contó cómo modernizaron la Caja de Jubilaciones y dijo que en 2015 quiere ser el intendente de Paraná

0
12

Elias danielEsta semana visitó el “Centro Radial, Televisivo y Periodístico de Entre Ríos”, con sede en Crespo, el presidente de la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos, Dr. Daniel Elías (48 años), quien en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador, comentó sobre la modernización del organismo que encabeza, adelantó que a partir del 1 de octubre entrará en vigencia un sistema tecnológico para mejorar las prestaciones y ratificó sus aspiraciones de ser el próximo intendente de Paraná.

– ¿Cuántos jubilados hay en la provincia?

– Hay 45.500, a los que se suman 220.000 entrerrianos que están en el sistema nacional. En la Caja tenemos una población de aportantes que no llega a los 90.000, razón por la cual nos da un número exacto de 2 aportantes por un beneficiario…

– ¿Esto genera mucho déficit?

– Prácticamente la cuarta parte de lo que se paga ($ 420.000.000 por mes), lo pone directamente el Tesoro de la provincia, que son cerca de $ 100.000.000…

– ¿Cuál es la jubilación mínima?

– Es de un poco más de $ 900, pero quiero aclarar que es solamente un valor de cálculo, porque en esos montos, no tenemos a casi nadie instalado en la provincia. Hoy el que menos cobra, está entre los $ 3.000 y los $ 3.500.

– ¿Hay jubilaciones de privilegio?

– Para mí, jubilaciones llamadas de privilegio, fueron aquellas que con muy bajo aporte, por el hecho de haber ocupado un cargo excepcional de legislador o lo que fuera, tenían una jubilación muy alta. Bajo este concepto, no tenemos ninguna prestación.

– ¿Quién es el que más cobra?

– Tenemos jubilaciones altas sin dudas, de magistrados, de hasta $ 70.000 y un poco más también, lo que está directamente relacionado con el haber del trabajador en actividad. Si lo que percibe es mucho, será la sociedad civil la que debata cuánto tiene que cobrar en actividad un docente, un diputado, un legislador, un funcionario, un empleado municipal o un juez…

– ¿Cuáles han sido los mayores logros de su gestión, tras 11 años de estar al frente de la Caja?

– Es difícil hablar de la gestión de uno mismo y ser objetivo. Cuando asumí, hace 11 años, la Caja tenía una deuda solo de los municipios, equivalente al 85% de lo que pagaba, que si lo tuviéramos que comparar con números de hoy, estaríamos hablando de una deuda de $ 380.000.000. Esa deuda, que en algunos casos era de 20 meses de aportes, hace más de 7 años que está saldada. Hoy quedan solamente de algunas instituciones educativas que son de gestión privada, que están instaladas en sectores críticos de distintas localidades, abarcando poblaciones con bajos recursos y que de alguna medida, el Estado debe asistirlas. Por otro lado, tenemos la menor tasa de litigiosidad de todo el país en materia previsional, que es un buen indicador y que se da porque en primer lugar, resolvemos con buen criterio y no haciendo lugar a todo lo que nos piden. Con esto, no estamos generando deudas a futuro o situaciones inciertas. Tenemos un sistema estable y previsible, porque no tiene nichos, donde se podrían encontrar, dentro de 2 ó 3 años, juicios que nos cuesten millones de pesos. Los que hoy tiene, son de baja cuantía e indudablemente esto transparenta la administración de cara al futuro. Un aspecto que destaco, fueron las herramientas tecnológicas que logramos conseguir, ya que cuando ingresamos, teníamos apenas 50 máquinas para 200 empleados y hoy cada uno tiene su propia PC y con nuestros propios sistemas operativos, los que fueron desarrollados a un bajísimo costo. Desde hace más de 7 años, contamos con un boletín estadístico informático de los costos que pagamos en materia prestacional y a partir del 1 de octubre, entrará en vigencia y on line, la base de datos de los aportantes, que era un viejo anhelo. Definitivamente, a partir de ese mes, cambiará drásticamente la gestión del trámite jubilatorio, porque el trabajador tenía que ir con sus papelitos y la certificación de donde estaba trabajando y ahora, será identificado en un padrón informatizado. Será un gran beneficio para el trabajador, porque de alguna manera cada uno va a poder verificar sus aportes, a través de la ANSES, por medio de un link… Esto que suena novedoso, lo tendríamos que haber tenido años antes. Nos costó mucho tiempo desarrollarlo y fundamentalmente de la manera que lo hemos hecho y a muy bajo costo.

– ¿Permitirá agilizar los trámites?

– Del 2012 a 2013 hubo un gran crecimiento en la presentación de trámites, estamos por encima del 40% de incremento. En breve, estaremos en condiciones de descongestionar este volumen desorbitante que se generó entre 2012 y 2013 y el 2015, será un año con absoluta normalidad y donde el ciudadano verá claramente que los trámites van a tener más agilidad. En octubre inauguraremos el “Data Center”, donde estarán alojados los equipos y servidores con la información y herramientas informáticas del organismo. Será la conectividad con fibra óptica, logrando la transmisión de datos a una importante velocidad. Algún lector quizás se preguntará, pero… “¿Por qué entonces mi trámite está en despacho hace 4 o 5 meses? A ellos les digo que esto no quiere decir que vamos a resolver las solicitudes de un día para el otro, pero se irán viendo los resultados positivos.

– ¿Qué pasará con el sistema de jubilaciones de amas de casa?

– Tenemos cerca de 11.000 beneficiarias. Siempre me cuidé de hablar de jubilación, sino que es una prestación no contributiva asistencial. De las casi 11.000, el 85% cobra también la prestación nacional, es decir, además de los $ 600, que es un valor que está anclado, tienen el complemento de los casi $ 3000 que van a cobrar hoy con el último aumento dispuesto por la Nación.

Era un sistema que estaba encapsulado, que no tenía nuevas afiliadas y en mi gestión decidimos no incorporar nuevas. Al principio se nos criticó cuando yo mismo dije que no quería nuevas afiliaciones y dije algo claro: las reformas que se venían dando en el sistema nacional, estaban mostrando que para la ama de casa, había otras opciones más interesantes, que daban mejor expectativa de prestación, cobertura y de hecho se dio así. Las reformas al régimen del servicio doméstico, el monotributo social, las moratorias y toda esa artillería de propuestas que tuvo el gobierno nacional para incluir a una sociedad que estaba excluida del sistema previsional, fueron superadoras al régimen que estamos haciendo referencia, que tenía una relación de 10 beneficiarias con una aportante. Hemos logrado una gestión en este sentido exitosa y no embarcamos a nuevas afiliadas para hoy tener que pagarle una prestación muy baja.

– El año pasado el organismo habilitó un servicio para resolver los trámites a personas con incapacidad ambulatoria: ¿qué resultados dejó?

– Un resultado largamente positivo, porque más allá del número, lo más significativo fue la experiencia que deja en cada uno de los casos. Se trata de personas que quieren iniciar el trámite o son jubilados, que tienen alguna consulta con el sistema previsional y que están postrados en su hogar y no pueden trasladarse. Llaman a al 0343- 4207173 y nos piden la asistencia de un equipo móvil de la Caja. En menos de 48 horas, en cualquier punto de la provincia, les mandamos el vehículo y a la persona que llama le decimos quién lo visitará. Algunas veces los acompaño y la sensación que deja es que el Estado le cumplió. Esta atención personalizada, me animo a decir que es de las experiencias más gratas que tenemos en materia laboral. El Estado tiene que tener cara, nombre y apellido…

– ¿Está preparando un equipo para pelear en las PASO la intendencia de Paraná?

– Sí. Me siento capacitado, junto a un grupo importante de dirigentes de Paraná, de llevarla adelante y con la convicción de que tenemos que ir por todo lo que nos falta. Nosotros nos identificamos con el proyecto nacional que se ha construido en estos últimos 10 años, con luces y sombras, aciertos y seguramente con acciones que deberán mejorarse. Pero no me caben dudas que este modelo es el más cercano a lo que el peronismo viene pregonando. Fue mucho lo realizado, como la Asignación Universal por hijo o el “Conectar Igualdad”, que permitió que millones de argentinos tengan su netbook. Es probable que quede mucho más del camino por recorrer que el realizado, pero adhiero a este modelo que en la provincia ha tenido un fiel expositor, que es el gobernador Sergio Urribarri, a quien vamos a acompañar y legítimamente reconocemos su capacidad y actitud para recorrer el camino que quiera transitar, hasta llegar a los máximos lugares en el país. Urribarri ha transformado esta provincia y fue la bisagra para una nueva forma de gestionar la política, emparentando lo público con lo privado y a través de la obra pública, logró colocarnos en un lugar donde nos merecíamos estar y de donde no podemos bajar. Desde esta posición estoy decidido a formar un equipo de trabajo, que hoy ya integran unos 50 profesionales, que nos reunimos todos los lunes en el ámbito de una fundación que presido, para estudiar, formarnos, identificar los problemas más importantes que tiene Paraná… Tengo 30 años de militancia política, creo haber llegado a un momento de mi vida donde me puedo proponer ser parte de una conducción municipal, pero con un mensaje positivo, cargado de propuestas y no de críticas, con visiones positivas y no de tanta agresión que muchas veces se desata en una campaña política. Paraná necesita de alguna manera reconstruir su trama social. Están pasando algunas cosas y esto no es culpa de alguien en particular, sino que es producto de la evolución social que tuvo la ciudad. Me preparo estudiando. No se puede improvisar cuando uno llega al gobierno y estamos más preocupados en cómo gobernar que en la campaña en sí misma. Cuando llegue ese tiempo, con estrategias sanas, vamos a salir a la sociedad a proponer lo que hay que hacer…