El SP 1000 estuvo de fiesta

El Standard Potenciado 1000 Diamantino tuvo su noche de gala el último sábado en Puiggari. Con una cena de premiación, la familia fierrera de la región le bajó el telón a una temporada relevante ya que se retomó la competencia tras el olvidable 2010 y se logró la construcción de un nuevo circuito.

VOCES CORONADAS

Los campeones de la Clase A, Luis Kerps, y de la B, Yamil Dubs, conversaron con El Observador Deportivo de lo vivido por cada uno en esta temporada.

Yamil Dubs (Clase B): “Es un gusto volver a ver a la gente que nos acompañó durante todo el año, son buenos los recuerdos que uno vive en este momento. Repasando este 2011, al final se reconoce el trabajo efectuado. Desde la 1ª a la 8ª fecha, fuimos mejorando en diversos aspectos sacrificando además la parte económica para mantenernos de forma competitiva. Veníamos de otra categoría, por lo que el manejo, el circuito, la parte deportiva, etc., fueron diferentes y debimos adaptarnos. Lo bueno es que el SP 1000 es exigente, debés tener un buen auto acompañado de una correcta técnica”, manifestó.

A la hora de recordar a quienes lo acompañaron de cerca, dijo: “A don Carlos (Kerps) que me ha brindado un motor excelente desde siempre, en la parte de chasis tengo que agradecerle a mi papá que otorgó el auto en donde él corría, a Gustavo Heffel que trabajó muy duro, también a Hugo Pascualín y al pueblo que me brindó un gran respaldo, a los auspiciantes que tienen un rol significativo naturalmente, etc. Fue todo un equipo con el cual trabajamos en conjunto”.

Consultado sobre su futuro para el año venidero, no tuvo la certeza de confirmar dónde estará. Existe la posibilidad de que muestre el Nº 1 o que prepare un auto para la Clase A.

Luis Kerps (Clase A): “Es una gran noche de camaradería con colegas, pilotos, mecánicos, gente amiga, lástima que faltó el más grande de nuestro equipo, el viejo, que no pudo venir. Fue un año muy positivo, cuando comenzamos no esperábamos tener estos resultados. Cuando largamos en la primera fecha lo hicimos para sumar un auto más, se dio que pudimos ganar y eso nos incentivó a seguir adelante. Pasaron las carreras, nunca perdimos la punta del campeonato y el vehículo se comportó siempre muy bien. No se dejó nada al azar”, recordó.

Cuando debió agradecer no se quiso olvidar de nadie: “A todo el equipo, al SP 1000, a la gente que está siempre del otro lado del alambre, apoyando a la categoría, a los viejos dirigentes, a mi papá por sobre todas las cosas, a todos…”.

Pensando en el 2012, el flamante campeón no confirmó la continuidad en el automovilismo: “Al auto se lo hizo nuevo, se lo pintó, se lo armó, está sobre caballetes, tiene el ‘1’ colocado pero eso no quiere decir que el año que viene se salga a correr. Dependerá mucho de la salud de papá y esperaremos a que empiecen las categorías y después veremos qué hacemos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.