El ex intendente de Bovril asegura que las cuentas del municipio quedaron ordenadas

0
2

Refiriéndose a las declaraciones formuladas por el presidente de la bancada de diputados radicales, Agustín Federik, el ex intendente justicialista de Bovril, Carlos Daud, negó que el municipio se haya entregado “fundido”.

“He leído expresiones del diputado Federik que son erróneas, afirmando que el municipio de Bovril había quedado fundido y esto no es así, la cuentas quedaron absolutamente ordenadas”, afirmó.

Por su parte el legislador radical, Federik manifestó en Página Política que creía adecuado que el gobierno provincial reciba a intendentes de la UCR de municipios como el de Ibicuy, Mansilla o Bovril que “están desesperados” porque “no tienen como pagar los sueldos” debido a que recibieron administraciones “fundidas” de gobiernos justicialistas.

Daud afirmó que “no quedaron deudas que no fueran previsibles y lógicas” y que “la única deuda que quedó son $ 481.000 de proveedores que se compensan absolutamente con los impuestos a recaudar que se adeudan a la comuna”. En este sentido, mencionó que “de asfalto nomás tienen aproximadamente 2,5 millones de pesos” publicó Debate Abierto.

El ex intendente detalló que además dejó “430 mil pesos para una obra de ripio; hay un contrato con el gobierno provincial de restauración del hospital que también tiene un fondo a cobrar de unos 21 mil pesos; ya comenzaron una obra adjudicada en nuestra administración de 5.500 metros lineales de cordón cuneta que le va a facilitar la posibilidad de tomar mano de obra; comenzaron las 20 viviendas que estaban adjudicadas durante nuestra administración”.

Con respecto a lo laboral, indicó que “debo reconocer que sosteníamos la gran desocupación que hay en Bovril con recursos nacionales y provinciales que nos permitieron afrontar este flagelo de la falta de fuentes laborarles que tiene el norte entrerriano” destacó que “responsablemente, los concejales del justicialismo acompañaron un pedido del actual intendente para usar los fondos del ripio de 430 mil pesos para poder abonar sueldos “.

“Había dos meses de caja de jubilaciones que se adeudaba y un convenio con el Iosper que se firmó en diez meses para que tuvieran toda la facilidad del mundo para pagarlo. Al municipio le quedó por cobrar $ 25.000 de la segunda remesa de coparticipación de los tres refuerzos que se dan en el año y la tercera, que se va a abonar en enero seguramente, ascendían a más de $ 200.000, lo que cubría absolutamente las deudas que quedaban. La única deuda que quedó fue con los proveedores porque no hubo tiempo para la transferencia. Y si recaudan lo pendiente, no sólo van a equilibrar las cuentas sino que les va a quedar muchísimo dinero a favor”, concluyó.

“No se si mienten, o son conceptos erróneos, porque están tergiversando los hechos: dejamos los sueldos y las quincenas pagas, los fondos mencionados y otros como uno de $ 19.000 de un programa nacional para la compra de computadoras y otro provincial de unos $ 10.000”, acotó Daud.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here