Dra. Elsässer: “Evite caer en el autodiagnóstico incorrecto con Dr. Google”

0
9

La veracidad de la información a la que se accede a través de los millones de sitios que contiene Internet, sigue siendo tema de debate en los distintos ámbitos sociales, puesto que en muchos aspectos es fidedigna y contribuye al conocimiento de los usuarios, pero en otras ocasiones confunde o los datos erróneos publicados pueden causar graves consecuencias. En el mundo de la medicina, el fenómeno conocido como“Dr. Google” se ha convertido en una preocupación, dado que la búsqueda deliberada de información acerca de diferentes temas de salud en el buscador más popular de la red, es cada vez mayor y pocos son los ciudadanos que toman recaudos a la hora de analizar lo que consumen a través de esta herramienta. Las consultas sobre medicina al doctor virtual se multiplican día a día y se ha tornado casi una práctica natural que ante cualquier síntoma, el cibernauta googlee las características del mismo, para conocer su diagnóstico y los posibles tratamientos. Acerca de los alcances de este hábito, El Observador dialogó con la Dra. Silvana Elsässer de Huck, especialista en Clínica Médica, quien explicó: “El autodiagnóstico como consecuencia del uso de Internet es frecuente e inclusive el 20% de las consultas que se hacen en la red están relacionadas con temas de salud. Sucede que si un paciente hace su propia prescripción, concluye con un resultado pesimista, porque sobredimensiona los síntomas que presenta. Cuando uno busca sobre sus propias dolencias, generalmente tiende a exagerar el problema y enseguida piensa que tiene un cáncer o una enfermedad que lo llevará a la muerte. Esto se comprobó en un estudio realizado en Hong Kong, donde se observó que cuando una persona se refiere a las afecciones de otro, es mucho más objetivo y hasta quizás el diagnóstico es más optimista. Una de las explicaciones que tiene esto, es la distancia psicológica, concepto que hace referencia a mirar las cosas desde afuera, lo cual es mucho más fácil que si uno es el protagonista. Cuando hay un problema o una enfermedad, mirar desde otra óptica siempre va a resultar más objetivo que cuando lo hace el propio involucrado. No es lo mismo hablar de la enfermedad de un pariente lejano, con el cual no se tiene contacto hace mucho, de un conocido o de alguien del barrio, que abordar la enfermedad que le aqueja a nuestro papá, mamá y ni hablar de lo que le sucede a uno mismo. Las emociones influyen en la toma de decisiones y cuánto más si se trata de la propia salud”.

La Dra. Elsässer destacó, que si bien Internet ha aportado muchos datos científicos y avances en cuanto a la difusión de investigaciones vinculadas a la salud, actualmente se podría señalar como una desventaja la sobreinformación a la que está expuesto el paciente. “Como el enfermo busca los diagnósticos más negativos, éstos le generan una ansiedad desmedida y un consecuente estado de angustia. Hay pacientes que llegan al consultorio diciendo ‘vengo porque creo que tengo un tumor’ y cuando se le pregunta ‘¿cómo es que cree que tiene un tumor?’, en su mayoría dicen que lo buscaron en Internet. La gente llega afligida y llora en el consultorio por lo que suponen que les aqueja y muchas veces no se detienen hasta no tener en sus manos el informe de un estudio que les descarte el supuesto tumor. Esta conducta, además del gasto que genera por el abuso de estudios de alta complejidad y la inversión de tiempo que requiere, ocasiona un desgaste emocional importante, tanto para el paciente como para su entorno, todo lo cual se podría haber evitado”, dijo la doctora.

La investigación realizada en Hong Kong arrojó como resultado que únicamente el 7% de los pacientes electrónicos que acceden a consultas de salud, acuden a páginas específicas y acreditadas, es decir, a sitios confiables, con artículos basados en la evidencia científica. Por otra parte, se estima que el 70% de los pacientes recurre a Internet antes o después de ir al médico y sólo el 5% de los profesionales recomiendan las páginas web especializadas en las que se pueden evacuar las dudas que hayan quedado después de un diagnóstico. Al parecer, la tendencia de buscar sobre temas de salud en Google va en aumento, por lo que la Dra. Elsässer recomendó: “Hay que tener en cuenta quién está a cargo del sitio del cual uno obtiene la información. Analizar si es del gobierno, de un hospital, de una universidad, una organización para la salud o una empresa que intenta vender un producto o tratamiento. Quién escribe o revisa esta información, si son médicos o es alguien que en forma anónima hizo una redacción. Desde un psicópata hasta un especialista puede subir un artículo a Internet, por lo que resulta imprescindible asegurarse de que lo haya difundido una persona responsable e idónea. Debido a los avances médicos, es importante chequear la fecha de actualización de la nota. En antaño se utilizaban tratamientos que hoy día ya no se practican, porque los resultados han sido superados por otros o porque se han registrado contraindicaciones riesgosas, en fin, por distintos motivos han quedado fuera de las prescripciones”.

Probablemente lo que más llamó la atención del estudio realizado acerca del fenómeno “Dr. Google”, es que el 43% de los más de 1.000 usuarios encuestados dice confiar “bastante” en la información obtenida. No obstante, al hacerse la comparación con el diagnóstico emitido por un profesional, los resultados son muy distintos, ya que los médicos concentran un 93% de credibilidad. “Es indispensable concurrir a la consulta con un especialista de confianza. Hay muchísimos médicos que aman su profesión y les interesa la salud y el bienestar de sus pacientes. En el consultorio la persona puede ver a los ojos a su médico, le puede hablar, puede expresarle sus sentimientos, sus temores, sus preocupaciones, lo que siente. Éste, debido a su preparación y experiencia, podrá evaluarlo objetivamente y sabrá identificar, si esto se trata de una enfermedad y en su caso cómo resolverla”, sostuvo Elsässer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here