Diputado Fuad Sosa (UCR) habló del Impuesto a la Herencia y de los aumentos en el Inmobiliario

0
1

SosaEl diputado provincial por la UCR, Fuad Sosa, se manifestó en varios medios, por la mayor carga impositiva que recaerá sobre los contribuyentes entrerrianos este año. Esta semana habló con FM Libertad 98.3, donde dijo que “estamos completamente de acuerdo en la idea de solucionar el problema habitacional con la construcción de las 6000 viviendas, pero de ninguna manera coincidimos en que se haga con semejante presión tributaria. Va a ser oneroso para la espalda de cualquier contribuyente entrerriano, pero lamentablemente está aprobado desde enero. Primero, el ‘Impuesto a la Herencia’, que arranca con un mínimo de $5.000 para una sucesión tasada en un valor de $250.000. Dicen que apunta a los que más tienen, pero eso no es así. Por ejemplo, un hijo que no tiene casa y la recibe como herencia del padre, ¿qué vivienda hoy no supera los $250.000? De ese impuesto no se salva nadie, nos toca a todos por igual y por lo tanto no protegemos al que menos tiene. Me parece una barbaridad que pague la gente que no tiene ni la rentabilidad, ni tampoco los ingresos suficientes como para hacerlo. Es lamentable que se destine tanto dinero, al momento de desprenderse de un bien que seguramente es una herencia de generaciones, de muchos años y que tanto sacrificio les demandó conseguir. Nosotros marcamos varios puntos a corregir dentro de ese proyecto, pero no fuimos oídos y esto nos parece un despropósito. Creemos en una legislación tributaria justa y progresista, no en la vieja receta del ajuste sobre ajuste, que después nadie quiere hacerse cargo. Una certeza en este tema, es que la opinión pública no tomó ciertamente la dimensión del impuesto y en consecuencia de lo que deberá aportar. Además, ¿qué funcionario habló sobre ello para explicar las dudas? La gente no va a reaccionar hasta que no se le toque el bolsillo. Cuando tengan que pagar semejante presión tributaria, se empezará a hablar. Segundo, el aumento del Impuesto Inmobiliario Provincial 2013. Recibí, por ejemplo, un reclamo, entre tantos, de una señora de Nogoyá, que pagaba el año pasado anticipos de $252 y ahora le llegó una boleta por $6.995. Estamos hablando de un terreno de 16.000 metros, una hectárea y media. Es incomprensible. Hay otros que van a tener que pagar aumentos de más del 10.000% sólo en este año, sin saber que ajustes se van a aplicar el próximos año. Francamente no se puede trasladar de un año para el otro, una semejante presión tributaria, cuando no hay rentabilidad en ningún rubro que lo pueda producir. Cada vez que pedimos informes sobre determinados temas, no recibimos respuestas. Resulta complejo trabajar de esa manera sin que el gobierno aclare lo que está haciendo. Podemos conocer la razón de la carga impositiva en base a los anuncios efectuados. Hablan de la posibilidad de edificar 6.000 viviendas con lo recaudado. Ahora bien, si uno analiza en el presupuesto entrerriano, vemos que cada $10 que ingresan a la provincia, solamente $2,78 surgen de nuestro territorio, el resto proviene de la Nación. Entonces la conclusión que se puede sacar, es que somos una provincia netamente dependiente, mientras no se discuta la nueva ley de coparticipación federal. La provincia parece no tener otra capacidad de generar recursos que no fuera la de crear o aumentar impuestos. Hoy cuando le llegan las boletas, se están desayunando de semejante aumento que tienen las partidas. Uno si toma, por ejemplo, los subrurales ha habido aumentos escandalosos. Tengo una boleta donde el año pasado en una hectárea y media, pagaba $1200 y este año casi $32.000. Estamos hablando de una hectárea y media y para tener semejante rentabilidad tiene que ser una mina de oro. Imposible que esa porción de tierra produzca una rentabilidad tan alta. Sumado a esto hay que contemplar los casos de cómo se tienen esos terrenos, porque a veces son de años, son de herencia, casualmente este es de un jubilado docente, imposible que pague, porque tiene un sueldo de $3000 como hace para juntar $32.000. Indudablemente que el gobierno en muchas instancias pareciera que están obligando a vender. La gente se va a ir dando cuenta, porque los argentinos reaccionamos cuando nos tocan el bolsillo. Si a esto le sumamos semejante presión tributaria, donde no hay rentabilidad en lo poco que se está trabajando, si a eso le sumamos la inflación, es complicado. ¿A dónde se van a quejar? ¿A Rentas? Ahí le van a decir que está todo bien. Cuando se llegan a estas cosas que están pasando, también empiezan a surgir otras, cómo estamos en salud, educación y seguridad. Y ahí aparecen las falencias, porque si uno ve como han aumentado los impuestos, el porcentaje de aumentos no se traduce en una mejor calidad de educación, salud y seguridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here