Dar a luz y separarse: ¿Qué pasa en la pareja con el nacimiento de un hijo?

0
0

0008065639A partir del caso Cinthia Fernández, el psicólogo Santiago Gómez analizó que sucede en la mujer y en el hombre con la llegada de un bebé y la importancia de la fortaleza y los cimientos de la pareja.

El director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva, el licenciado Santiago Gómez (Matrícula 15.159), se refirió al caso de Cinthia Fernández, quien anunció el nacimiento de su tercera hija y al mismo tiempo la separación de su pareja Matías Defederico, y dijo que es un “proceso psicológico que se da en la mayoría de las mujeres”.

“En el caso de Cinthia, hay un párrafo en que habla de lo que le pasa a muchas mujeres: ´El sentir´ a nivel de la pareja se ha terminado. No está el sentir y no quieren estar por compromiso ni obligación. Por otro lado, la llegada de un hijo en la mujer es el estado de máxima completitud. El hijo viene a colmarla, a completarla y en una relación de pareja en que las cosas vienen mal y se perdió el enamoramiento, se siente más la diferencia. Entonces, deciden dedicarse a full a la maternidad y terminar la pareja en buenos términos”, explicó Gómez.

En este sentido, subrayó que la separación “no es porque el hijo nació sino que es algo que viene estando mal”: “A la mujer el nacimiento de un hijo le da fuerzas para cumplir el rol de mamá. No es porque con la pareja se lleven tan mal o surjan más peleas, no está el sentir”.

Según el psicólogo, en el varón, en cambio, la crisis se da post nacimiento del hijo. “En el varón, la crisis viene después del nacimiento del hijo por la relación dual de la mamá con el bebé. El varón se siente dejado de lado, vacío, no es del todo importante, no es mirado. Al varón le afecta después mientras que en la mujer se trata de una situación anterior y con el parto se toma la decisión. Es algo que venía gestándose de una manera racional, sin emociones negativas: un duelo elaborado”, reprodujo Minutouno.

De esta forma, el nacimiento de un hijo se configura como una etapa crítica en la pareja aunque no desencadene necesariamente en una separación. “De acuerdo a las fortalezas y cimientos de la pareja va a ser como atraviesen ese momento, que es hermoso, pero que pone en juego una crisis, que no necesariamente tiene que terminar en separación. Tiene que ver con cómo se adaptan. Es lo mismo que pasa en el interior con los matrimonios cuyos hijos se van a estudiar a otro lado. Depende cómo sea la construcción de la pareja la ida de los hijos puede terminar en separación, una nueva luna de miel o que todo siga igual. No es porque los hijos se fueron sino que la situación conlleva una crisis”.