Crespo: Proyectos y propuestas en marcha en la Escuela Secundaria para Adultos Nº 33

0
128

La directora de la Escuela Secundaria de Adultos Nº 33 (ex BAPA y ex ESJA) de Crespo, Mirta Hildermann; el preceptor de la institución, Pablo Fontana y la docente Carina Fass (profesora de Ciencias Jurídicas y Contables), visitaron esta semana el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, donde en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV contaron sobre cómo esta entidad, formada hace casi 20 años, se transformó en una opción para las personas mayores de 18 años de obtener el título secundario.

– ¿Hay igualmente jóvenes menores de 18 años como alumnos en la institución?

– (Hildermann) La escuela es para alumnos que tengan 18 años o más. Hay algunos menores a esa edad que cursan con autorización de Supervisión, pero en casos especiales. Por ejemplo, se le permitió a una chica de 17 años que estaba embarazada y que necesitaba ir a la noche…

– (Fass) En la actualidad contamos con unos 120 alumnos aproximadamente, que concurren a clases, de 19.15 a 23.00. Son 3 años de cursado. El 1º de nuestra escuela, sería como el 1º y 2º juntos del diurno; el 2º, es el 3º y 4º y el tercero nuestro, el 5º y 6º de las otras instituciones. Tenemos que seleccionar mucho el contenido, ya que se reduce a 3 años…

– (Fontana) Por resolución se nos marca el contenido básico que debemos dar por materia, para hacerlo de una forma más acelerada, lo cual es un desafío para los profesores y también para los alumnos, para poder llegar con los mismos resultados…

– Se cumplirán en 2020, los 20 años de esta institución, que sigue creciendo: ¿Qué están preparando para dicho aniversario?

– (Hildermann) Esta escuela comenzó en 2000, como BAPA (Bachiller Acelerado Para Adultos) y funcionaba por la noche, en el edificio de la Escuela Nº 54. Posteriormente nos mudamos a la Escuela Nº 187, hasta que en 2011, llegamos a la Escuela Nº 60. En 2010, pasamos a ser Escuela Secundaria de Jóvenes y Adultos (ESJA) y ahora, Escuela Secundaria de Adultos (ESA). Como cumplimos los 20 años, en mayo de 2020, queremos tener una cooperadora, precisamente para colaborar en la preparación de los festejos. Para esta semana, se organizó una reunión con ex docentes, ex alumnos y quienes formamos parte de la institución, para conformarla. Si bien hubo una en su momento, la misma dejó de estar activa. Con la de este año, van a ser 17 promociones con 25 egresados por cada una, por lo que han sido muchos los que han pasado por la institución. Días pasados me encontré con un ex alumno, que fue quien terminó con mayor edad, a los 70 años…

– ¿Hay muchos casos de deserción escolar?

– (Hildermann) Hay casos, generalmente cuando cambian de trabajo y tienen otros horarios. Hay muchos chicos que eran albañiles y después, consiguieron un trabajo a la tarde y ya se les complica para ir a la escuela y dejan y al tiempo vuelven.

– En su momento se había implementado una guardería para que las alumnas con hijos pequeños puedan estudiar y sus chicos estar cuidados…

– (Fontana) Se empezó en 2009, para lo cual, la municipalidad nos cedía una jardinera. Llegamos a tener 9 chicos, de diferentes edades, pero no fue fácil solventarlo y continuarlo…

– (Hildermann) Es una pena no poder contar con ese proyecto, porque a veces hay padres que tienen que dejar de estudiar, porque no tienen con quien dejar a sus hijos. Igualmente hay muchas madres que los llevan y los chicos están en las aulas y se portan muy bien.

– (Fontana) Es normal por ejemplo, ver a los profesores dando clases con un chico en brazos. Es muy valorable lo que hacen los alumnos y desde la institución siempre se los apoya y motiva. Y vemos también el cambio que la escuela logró en ellos, que quizás algunos entraron con una historia de fracaso, que tuvieron que abandonar o fueron expulsados de otras instituciones escolares y con nosotros lograron un cambio tremendo, lo que nos llena de satisfacción.

– ¿Algún proyecto a desarrollar para este año?

– (Hildermann) En el marco del Proyecto para la Inclusión Institucional, los alumnos están concurriendo al NIDO, donde ocupan la sala de informática. Como en la escuela no contamos con computadoras, la municipalidad nos cedió ese lugar, al que concurren 2 veces por mes, lo que es un avance importante. Por otra parte, seguimos trabajando con los proyectos que cada una de las áreas tiene, como la muestra de la comercialización a fin de año; en producción, los chicos cocinan en la escuela para ver el proceso productivo. Hacemos tipo fogón y cada uno con su olla prepara su menú…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here