Crespo: Padre Schmidt respondió sobre el cobro de una obra de pavimento a la Parroquia del Rosario

0
5

Padre RubénAnte la opinión de un concejal crespense, publicada en este sitio digital, haciendo referencia al cobro de obras de pavimento a instituciones locales, el Padre Rubén Schmidt, sacerdote de la Parroquia Ntra. Sra. del Rosario envió una nota a El Observador en la que expresa que “en relación a la obra que se llevara a cabo sobre calle Rocamora, entre Independencia y Mitre, donde se afectan 30 metros lineales de frente de un inmueble del Arzobispado de Paraná, por constituir una institución sin fines de lucro, no persiguiendo la plusvalía del bien inmueble afectado, se solicitó la exención a dicho pago. La Parroquia, a través de su Consejo de Asuntos Económicos, favoreció la conformidad del consorcio de la cuadra de pavimento, para no perjudicar a los vecinos en primer lugar y a la comunidad en su conjunto, previa consulta con las autoridades municipales sobre la modalidad que vienen adoptando los gobiernos locales sobre el recupero de obra de mejoras, es decir, el no cobro a las instituciones sin fines de lucro. Lamentablemente, el comentario de una autoridad local, hace que tengamos que responder y dejar aclarado ciertos aspectos para que la comunidad en su totalidad conozca, ya que no estamos hablando de poner unos pesitos más por parte de los feligreses para no embarrarse los pies cuando se va a misa. ‘Un cristiano sin memoria, no es un verdadero cristiano: es un hombre o una mujer prisionero del momento, que no sabe atesorar su historia, no sabe leerla y vivirla como historia de salvación. En cambio, con la ayuda del Espíritu Santo, podemos interpretar las inspiraciones interiores y los acontecimientos de la vida a la luz de las palabras de Jesús’. Son palabras de la homilía del Santo Padre Francisco, en la Misa que presidió el 6 de agosto pasado, en la solemnidad de Pentecostés, en la Basílica Vaticana. La Iglesia, como otras instituciones religiosas, deportivas, culturales, recreativas, que están trabajando para la comunidad, conteniéndola, dándole un lugar para aprender, desarrollarse, integrarse, incluirse, ser parte de un todo, no persigue beneficios propios, sino el bien común. A la inversa, debería ser el Estado el que tendría que abonarle un canon mensual en reconocimiento al trabajo diario desarrollado, en este caso, por una comunidad religiosa. El fundamento del recupero por mejoras, según ordenanzas vigentes, es la plusvalía (aumento del valor del inmueble), cuestión que no se da en estas entidades, pues justamente lo que se pretende es brindar un servicio a la comunidad, ocupar el lugar donde el Estado no llega a la sociedad. El frente del inmueble en cuestión, no tiene actualmente un ingreso para que los feligreses entren a Misa o a las aulas donde se dicta catequesis. Por el contrario, el predio en su conjunto, está destinado a actividades de niños y jóvenes, que ingresan por calle Mitre. Además, a futuro, se prevé seguir con la construcción de estructuras con fines religiosos y sociales para el barrio”.

El sacerdote recordó que unos 1.000 niños y jóvenes pasan actualmente por la parroquia por semana, recibiendo la catequesis para su formación en la Fe o formando parte de los grupos scouts y otros juveniles, “todos orientados a la formación del carácter de las personas, inculcándoles el cumplimiento de sus deberes religiosos, patrióticos y cívicos, así como principios de disciplina, lealtad y ayuda al prójimo, capacitándolos incluso para bastarse de sí mismos, ayudándolos a desarrollarse física, mental y espiritualmente. Los miembros de la comunidad de Crespo, no sólo de la parroquia, gozan y se ven beneficiados por todo esto y ellos mismos, pagando sus impuestos, ya están contribuyendo a dicha obra, sin que se vea la necesidad de reclamarles desde la parroquia un aporte extra destinado a tal fin… Invito a la comunidad a participar durante la semana, sobre todo los sábados, para conocer desde adentro y ver con sus propios ojos el bien social realizado y luego que nos manifiesten si debemos afrontar el pago de tasas, contribuciones y pago por mejoras”.