Crespo: La Asoc. por una Nueva Familia invita a sumarse a la “Campaña del Lazo Blanco”

1
1

Con motivo de acercarse el Día Internacional de la Mujer, la Asociación por una Nueva Familia (APUNF) plantea e invita a la comunidad, a adherirse a la “Campaña del lazo blanco: hombre contra la violencia hacia las mujeres”, que se estará llevando a cabo a nivel internacional, en manifestación de repudio al maltrato de género en cualquiera de sus formas. Una de las profesionales de la institución, Lic. Ivana Tonutti, señaló que “es paradójico este desafío, ya que en el día de la mujer se transmitirá un mensaje que va dirigido a los hombres”. La convocatoria es para el próximo jueves 8 de marzo, en Plaza Sarmiento, donde se estarán repartiendo lazos de cinta blanca de 9.00 a 10.30, para que cada crespense la porte como símbolo de sensibilización.

La Licenciada en Trabajo Social comunicó que esta campaña tiene como objetivo estratégico conseguir un cambio en el modelo de relación social y agregó: “Urge modificar el modo en que se vinculan hombres y mujeres, fundamentalmente en el ámbito afectivo, para poder avanzar en la consolidación del derecho de ciudadanía de las mujeres. Apuntamos a generar una nueva actitud frente a la violencia de género y para lograr esto, se apela a la concientización a través del uso del lazo blanco. Es un compromiso y casi una promesa personal de quien la lleva, de que nunca cometerá, condonará o se quedará callado ante episodios de violencia contra las mujeres y las niñas”.

Campaña Internacional del Lazo Blanco

La Campaña del Lazo Blanco es el esfuerzo de hombres en el mundo trabajando para terminar con la violencia contra las mujeres. Comenzó en Canadá, producto de un suceso ocurrido allí a fines de los 80, conmocionó a todos: el 6 de diciembre de 1989 habían sido asesinadas 14 adolescentes por el solo hecho de cursar una carrera destinada a hombres: el asesino, al grito de “feministas”, se introdujo en la facultad y las mató. A partir de esa fecha un grupo de varones pensaron que tenían la responsabilidad de implicarse e implicar a otros hombres en hacer algo para que cosas así no sucedieran más, y lo primero era dejar de permanecer en silencio. En 1991 inauguraron la primera campaña del lazo blanco, símbolo de la paz, coincidiendo con la semana del 6 de diciembre. La campaña hoy se desarrolla en más de 90 países del planeta incluida la Argentina.

Hemos decidido llevar adelante esta campaña, ya que el problema de la violencia contra las mujeres es, un problema grave, amplio y de enorme complejidad, al ser un hecho frecuente en el trabajo, dentro del ámbito familiar, en la escuela y en la sociedad en general.

Y en este sentido hay violencia cuando se utiliza un lenguaje sexista que no nombra a las mujeres, cuando deben callar haciéndoles creer que su opinión no es importante, cuando no se reconoce ni valora el trabajo realizado, cuando en igualdad de méritos o incluso superiores ocupan puestos de trabajo de categoría inferior, cuando deben soportar mensajes publicitarios o expresiones que las tratan como objetos sexuales,…

La violencia contra las mujeres es muestra de la relación de desigualdad entre hombres y mujeres. Los significados que tradicionalmente se han dado a lo masculino y a lo femenino han hecho que muchos hombres se hayan sentido superiores a las mujeres.

Los hombres no son naturalmente violentos. Han existido sociedades sin violencia o casi sin violencia. Estudios del siglo pasado han encontrado que casi la mitad de las sociedades tribales estudiadas prácticamente carecían de violencia en contra de la mujer, de los niños o entre los hombres. La violencia es algo que algunos hombres aprenden; es el resultado de la manera en que los hombres aprenden a expresar su masculinidad en sus relaciones con las mujeres, los niños y otros hombres.

Muchos hombres aprenden a pensar en el poder como la habilidad para dominar y controlar a la gente y al mundo que les rodea. Esa forma de pensar hace que el uso de la violencia sea aceptable.

La mayoría de los actos individuales de violencia son un intento por ejercer control sobre las mujeres, los niños y otros hombres. Paradójicamente, son un signo de debilidad, inseguridad y falta de auto-estima combinada con una capacidad para la dominación física o verbal y con un sentimiento de que ellos deberían ser superiores y estar en control.

El alcohol no ocasiona violencia. Los genes no causan la violencia. En última instancia es el intento de algunos hombres por dominar a las mujeres, el intento de los adultos por dominar a los niños y el intento de algunos hombres por dominar a otros hombres o a grupos de hombres. La violencia es una forma de ejercer poder, privilegio y control.

El cambio ocurrirá si cada uno acepta su responsabilidad personal de asegurar que esto no suceda. Los hombres deben tomar la responsabilidad en asegurar que las mujeres vivan libres del temor a la violencia.

Cada año, hombres alrededor del mundo están usando un lazo blanco como promesa personal de nunca cometer violencia en contra de la mujer.

Es una promesa de no permanecer en silencio. Es una promesa de retar a los hombres alrededor del mundo para actuar y terminar con la violencia.

Usar un lazo blanco provoca discusión, debate y el buscar la parte buena de otros hombres a nuestro alrededor. El lazo es un disparador para la discusión. Es catalizador para el cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here