Crespo: Historias y recuerdos por el “Día del Fotógrafo”

0
97

El 21 de septiembre se conmemora en Argentina y otros países de Latinoamérica, el “Día del Fotógrafo”. Si bien internacionalmente se lo celebra el 19 de agosto de cada año, en alusión a la primera presentación del daguerrotipo (considerada la primera técnica que hizo posible tomar una fotografía), en nuestro país se optó por recordarlo en la fecha anteriormente mencionada, en conmemoración a cuándo fue traída esta técnica desde Europa y aplicada por primera vez en estos lares.

A lo largo de la historia, los fotógrafos han tenido siempre un rol protagónico, no solamente en los ámbitos sociales, donde despliegan un amplio abanico de técnicas, sino también en el “mundo del periodismo” y en otras áreas. El Observador visitó a Máximo Domingo Márquez (84 años), quien durante más de medio siglo se dedicó a esta actividad en Crespo y la zona. Recuperándose de un problema de salud, esta semana nos recibió, acompañado por su esposa Marta Ladner y su hijo Carlos (64), quienes fueron sus más cercanos colaboradores, en tiempos muy diferentes a los actuales en cuanto a tecnología, comunicación y comercialización. “Le ayudaba en el revelado, en cortar las fotos y hasta a repartirlas, en bicicleta, casa por casa” rememoró Marta, quien recordó que “tuvimos la casa de fotografía durante muchos años en calle 3 de Febrero (frente al hoy playón del ICC). Después nos mudamos a calle Ramírez, hasta que dejamos de trabajar en la fotografía”.

Carlos, además de acompañar a su papá durante muchos años, también trabajó en una reconocida empresa de revelados que Crespo tuvo en los años ’80, con ventas a todo el país, por lo que desde siempre estuvo relacionado con la fotografía. “Yo era chico, pero siempre ayudaba o por lo menos acompañaba, así que fui conociendo cada uno de los secretos y procesos. Para tener una foto en aquel tiempo, llevaba su tiempo. Mi papá tenía lo que llamábamos el ‘cuarto oscuro’, donde revelábamos todas las fotos que se hacían. En ese tiempo también trabajaba en el rubro Don Manuel Schmunck, quien fue otro gran fotógrafo que tuvo la ciudad”.

Domingo Márquez siempre fue un agradecido a “Don Barreto”, uno de los primeros en desarrollar esta actividad en Crespo, que le enseño este oficio. Muy lejos de las cámaras digitales actuales, los profesionales de aquellos tiempos, usaban las llamadas “cámaras de placas”, todo un clásico de la fotografía antigua. Las mismas tenían forma de caja e incorporaban un trípode y un fuelle con el objetivo al final. “También se usaban las cámaras de fotos que llamábamos a explosión. Había un dispositivo en la parte superior, que hacía precisamente una explosión y que cumplía el trabajo del flash” cuentan los Márquez con mucha nostalgia.

La evolución de las cámaras siguió con las de rollo de película, diseñadas por George Eastman (creador de Kodak), las que convivieron con las de placas durante algunas décadas. “El revelado siempre se hacía de noche. Había que tener mucho cuidado en la apertura de la máquina al sacar el rollo y que no se exponga a la luz, porque se velaba y quedaba inutilizada la película. Una de las etapas finales era pasar la foto por una ‘brillantadora’, que le daba un toque especial y después venía el proceso de cortado. Toda esa maquinaria estaba en nuestra casa y teníamos un reloj que daba el tiempo exacto de cada etapa, no se podía pasar ni un minuto” detallaron.

“Entre sacar el rollo y tener la foto, eran 6 horas de trabajo aproximadamente. Y en esos tiempos, cuando solamente existía la foto en blanco y negro, con una pintura especial y con pinceles muy chiquitos, se las coloreaba. Era una atracción para la época” resaltaron.

Los casamientos en el campo, cumpleaños, fiestas populares, comuniones, eran los eventos por las que más se solicitaba el servicio. “A veces había hasta 3 casamientos por noche. Primero en un antiguo Chevrolet y después en un Issard, íbamos de una punta a otra y había que cumplir con los 3. A algunos les adelantábamos el corte de la torta, porque sino, no llegábamos” nos dijo Márquez en una charla anterior con El Observador. La imagen de la llegada del presidente Arturo Illia a Crespo, para una edición de la Fiesta de la Avicultura es una de las fotos más recordadas por la familia, contaron.

Este 21 de septiembre, los fotógrafos estarán de celebración y con Domingo Márquez homenajeamos y recordamos a quienes con una cámara, hasta en los más pequeños detalles, hicieron o hacen historia cada día…