Crespo: Familias que luchan y siguen adelante. Esta semana, la historia de Jorge Sosa

0
10

1415 Jorge SosaEn esta sección especial de historias de vida que El Observador viene publicando desde hace varios años, esta semana contamos el caso de Jorge Alberto “Beto” Sosa (54 años, comerciante, ex fotógrafo), conocido en el ambiente deportivo local, ya que estuvo ligado, en las décadas del 80 y 90 a equipos de rugby, de los que fue entrenador. El mes pasado sufrió 2 ACV, que le dejaron inmovilizadas algunas partes de su cuerpo y para su recuperación, necesita de un costoso tratamiento, que sus familiares, con el apoyo de la comunidad, están solventando. 

Su hermana, Gabriela Sosa, comentó a este medio que “después del fallecimiento de nuestro padre, a mi mamá y a mí y posteriormente a ‘Beto’, se nos diagnosticó que teníamos diabetes. Es una enfermedad con la que hay que aprender a convivir, porque no se siente y si no se le da la atención que corresponde, puede provocar un gran susto. Pese a este inconveniente, Jorge venía llevando una vida normal, hasta que días pasados, se sintió mal, se hizo atender en una clínica local, a la que ingresó caminando, pero lamentablemente con el transcurrir de las horas, su estado fue desmejorando. El médico me informó que había tenido 2 ACV, uno en la parte superior izquierda y una en la zona inferior derecha del cerebro, quedando toda su parte izquierda inmovilizada. Hoy está internado en el CENER de Galarza y en estas semanas, ha tenido una pequeña evolución. Es un centro especializado que no descuidan detalles y lo que percibimos, es que él tiene muchas ganas de recuperarse, pero sabemos que es un proceso que será lento. Nuestro único objetivo es que se pueda valer por sí mismo. Fue siempre un hombre independiente, que le gustó el deporte, que interactuó mucho con los chicos y de un momento a otro, quedarse como parado en medio de la nada, no debe ser fácil”. Añadió que “actualmente tiene su brazo izquierdo con muy poca movilidad y sólo reflejos en su pierna, pero no cuenta con la capacidad de manejarla y si bien no se le deformó, se nota un pequeño problema en el rostro y en el ojo”.

Sosa explicó que “si bien tiene la obra social OSECAC, le reconocen solamente un mes de internación en dicho lugar, cuando no sabemos qué cantidad de tiempo de atención puede necesitar. Hay gente que se repuso en 15 días, otra que estuvo un mes y otras, necesitaron de años. Sus hermanos no somos personas pudientes, igual cada uno puso sus ahorros y buenos amigos que tenemos, nos permitieron entre todos, juntar el dinero para empezar el tratamiento. Precisamente para devolver ese dinero que pedimos y para lo que se necesitará próximamente, se lanzó un bono solidario de $ 30, que sortea el 21 de junio y quiero agradecer en ese marco a Panadería La Ideal de Crespo, que automáticamente puso a disposición los premios, que son el 1º, una mesa dulce para 50 personas; el 2º, un lechón y un vino; el 3°, una mesa dulce para 25 personas y el 4°, pollos. Los números se pueden conseguir con algunos de sus familiares, también en el mencionado comercio y a través de muchos amigos que Jorge logró en la vida, como Gustavo Ulrich, Igor Paúl, Lautaro Sosa, Gloria (una vecina)… Hay gente que nos ayuda, como mis compañeros empleados municipales, que sin necesidad de ofrecerles, han venido y me compraron números… Más allá del dolor que uno atraviesa por esta delicada situación, lo más importante que tenemos hoy, es que ‘Beto’ está bien, se está recuperando y quiere salir adelante”.