Crespo: Directiva aconseja no sobrecargar a los niños con actividades extraescolares durante el ciclo lectivo

0
1

A días de comenzar las clases, muchos papás comienzan a averiguar por la disponibilidad horaria de maestras particulares, para enviar a sus hijos a clases de apoyo extraescolar. Con el propósito de reforzar los nuevos conocimientos o refrescar aquellos olvidados del año anterior, algunos alumnos reciben esta ayuda paralela desde el mismo comienzo del ciclo lectivo. Cada niño habitualmente conoce cuál es su materia débil y difícil de aprobar, pero al parecer, este sistema no siempre da resultados satisfactorios. Nora Laborde, directora de la Escuela Nº 54 “Tomás Guido”, en diálogo con Canal 2 y El Observador, se manifestó en discrepancia con las clases de apoyo, sobre las cuales expresó: “Muchas veces resultan contraproducentes, porque queriendo ayudar generan más dudas o confusión en el niño, sobre todo en matemática donde el mecanismo de resolución puede variar. Hay casos donde los mismos papás se obstinan en enseñarles durante horas en la casa, pero los métodos con los que aprendimos las generaciones anteriores son distintos. El docente del aula está preparado para la nueva didáctica, por eso es importante el trabajo que pueda desarrollar un alumno durante las horas de clases, ya sea incorporando conocimientos en forma oral o escrita. Antes se les daban hojas y hojas de tarea, como sinónimo de enseñanza, pero el sistema educativo ha cambiado en busca de mejores resultados. Actualmente les damos un trabajo práctico mínimo, porque en realidad el alumno ya cumplió su momento de aprendizaje en la escuela. El niño tuvo que estar atento, aprender, aplicar esos nuevos saberes por sí mismo y finalmente el docente lo evaluó. Es un círculo que se comienza y se cierra día a día. Entonces una pequeña tarea permite reforzar el contenido, pero las actividades para la casa no deben reemplazar o ser equivalentes a una clase. Además, con los 33 años de ejercicio en la profesión, estoy convencida de que las tareas son efectivas cuando son cortas, sencillas y factibles de ser realizadas por el niño. Si un chico llega cansado a su casa y lo que importa es cumplir, seguramente interviene en la realización de la consiga la hermana mayor, la abuela, la mamá y no la hace el niño, que es quien necesita practicar”. En este sentido, la directiva orientó a los padres a que ante la detección de alguna dificultad en el niño con algún tema dado, se lo hagan saber a su docente, para que éste retome lo explicado.

En otro aspecto, Laborde destacó la importancia de respetar los tiempos de los chicos, quienes durante su corta edad deben equilibrar sus momentos de obligaciones y de distracción. “Cuando los niños además de ser buenos alumnos, comienzan a practicar distintos tipos de disciplinas deportivas, danzas, idioma, computación, entre otras actividades, a los pocos meses se sienten abrumados y empiezan a fracasar en el aprendizaje, que es su objetivo primordial. Muchos papás creen que el hecho de que su hijo esté todo el tiempo ocupado le hará bien, pero hay que ser cuidadosos con ese concepto. También necesitan unas horas para jugar, para estar con sus amiguitos, para hablar con sus papás de lo que les ocurrió en el día, lo que les preocupa y demás. Hemos tenido casos de niños que sus papás los retiraban de la escuela antes de que realizáramos el saludo de la bandera, porque sino llegaban tarde a la clase de un determinado deporte y realmente sufro con esas situaciones. Es una evidente sobre exigencia que está teniendo el chico, que literalmente no alcanza a terminar una obligación para continuar con otra”, dijo la directora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here