Crespo: Ariel Gieco y Luis Besler contaron en “Grandes Reportajes” sobre el pasado, presente y futuro de la fotografía

0
29

Visitaron esta semana el “Centro Periodístico de Entre Ríos”, los fotógrafos Ariel Gieco Luis Besler, quienes en diálogo con el Cont. Fernando A. Huck,director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, contaron sobre esta profesión, los pro y contra, referentes y cómo el avance de la tecnología fue impactando en la misma. 

– ¿Cómo impactaron los avances tecnológicos en la fotografía?

– (Besler) Cambió por completo, inimaginable años atrás. Hemos pasado por diferentes etapas y fueron notorios los avances tecnológicos que se fueron dando. Recuerdo que a finales de los años ‘90 comenzó a aparecer una cámara Reflex, con un disquete para computadora. Se colocaba detrás del respaldo y ya grababa la foto en el mismo. Eso fue lo primero electrónico que recuerdo… 

– (Gieco) Pero pocos megas habrá tenido la foto, para que entren en un disquete, siendo que hoy una pesa 7 megas y esos disquetes tenían 2 o 4 como mucho para cargar… Hubo un tiempo donde las lentes eran manuales. Después vino el autofocus. Hace 20 años que estoy en esta actividad y en mis comienzos ya empezaba a aparecer toda esa tecnología, que sin dudas ayudó muchísimo. Anteriormente trabajé en una empresa relacionada, como lo fue Colorama (empresa de revelados), que tenía sucursales en todo el país, en Bariloche, Salta, Santiago del Estero, cuyos fundadores fueron Tino Yung, Fernando Lell, Gerardo Engel y Agustín Paúl…

– (Besler) Yo arranqué en 1986 trabajando como fotógrafo, pero previamente también trabajé en la misma empresa (Colorama) en la que estuvo Ariel. Mi función era revelar el “negativo”. Llegaba el material al laboratorio, se ponía un número en el rollo y en el sobre, de ahí pasábamos a un cuarto totalmente oscuro, para no velar las películas y con la máquina en marcha, teníamos un lapso de revelado, ya que cada químico tenía su tiempo…

– (Gieco) Recuerdo que cuando arranqué en la fotografía le consulté a Luis sobre qué equipo comprar y mi primera cámara fue una Minolta, porque él usaba esa marca, que en aquella época estaba entre las mejores. Una de las cosas que tiene nuestro oficio, es que somos muy solidarios entre nosotros. En aquella época había más problemas con nuestras herramientas, por ahí se trababan las cámaras y si pasaba algún desperfecto en un evento, el otro te sacaba las fotos y luego te las pasaba. Era todo cortesía. Y hasta el día de hoy con los colegas seguimos de la misma manera…

– ¿Tuvieron algún fotógrafo como referente?

– (Besler) Sí, un fotógrafo de Villaguay, Pedro Raota, he visto grandes trabajos de él, muy bien compaginados. En la década del ‘80 estuve en Paraná, en una exposición tridimensional. Eran fotos en un plano. Lo que más me llamó la atención fue la de microscopio, de donde se mirara, se podía ver, pero era algo plano, un papel… Puse el ojo en la mirilla del microscopio y estaban analizando un insecto, quedé maravillado, eso es posible gracias a impresiones de horas y hasta de días, hasta que se logra hacer ese trabajo. En aquella época ya había una visión distinta de lo que se venía…

– ¿Cuáles son los eventos por los cuales más se convoca a los fotógrafos?

– (Besler) En mi caso cubrí casi todos los ámbitos, casamientos, bautismos, comuniones, recepciones, sepelios y hasta trabajé un tiempo para la comisaría…

– Un reclamo histórico que tenían los fotógrafos de antes, es que invertían mucho tiempo y dinero en sacar fotos y después los protagonistas no las retiraban, con el consiguiente gasto, ¿sigue pasando?

– (Gieco) Al día de hoy, eso no pasa, porque los trabajos se cobran antes de hacerlos. Así como evolucionó la fotografía, evolucionó la economía… 

– Luis, ¿por qué dejó la profesión?

– (Besler) Me cansé, fue una etapa que cumplí y me inicié en otra actividad…

– (Gieco) Hay una parte ingrata en esta profesión, porque uno durante la semana hace el horario de comercio y los sábados a la noche tiene una fiesta y los domingos por la mañana, algún bautismo. Es muy sacrificado, pero lo bueno que tiene esta actividad, es el conocer tanta gente, el de relacionarse. Yo vivo de la fotografía, tengo mi negocio familiar, es una buena salida laboral, más allá de que al principio no fue fácil. Y tiene futuro. Para los eventos sociales, la mayoría quiere tener su recuerdo, aunque sea en imágenes digitales, en la computadora y nos siguen contratando.

– ¿Es compatible ser fotógrafo y filmar?

– (Gieco) Tengo mi percepción particular, yo saco fotos y el que filma, tiene otra visión, sabe lo que hace. No es lo mismo. En un evento, no se pueden hacer las dos cosas a la vez… 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here