Crespo – Alejandro S. Fontana: “Al enterarme de la verdad me volví a formar como persona”

1
1

En el marco de las jornadas alusivas por la Semana de la Argentinidad, organizadas por el municipio local, Alejandro Pedro Sandoval Fontana, nieto recuperado Nº 84, estuvo brindando charlas abiertas a la comunidad y dirigidas fundamentalmente a estudiantes secundarios, donde contó su experiencia de vida y cómo el proceso militar marcó no sólo su identidad sino también su realidad durante muchos años, al punto que expresó: “Al enterarme de la verdad me volví a formar como persona. Al principio lo tomé con incertidumbre, porque no sabía que era lo que iba a encontrar enfrente y tampoco sabía mi historia personal, como quiénes eran mis parientes. No sabía si me iban a querer o si me odiaban. Me encontré con una familia espléndida, con muchas virtudes y que supieron respetar mis tiempos. Eso fue fundamental para lograr adaptarme tan rápido, porque las dudas de mi pasado estaban pero es muy fuerte enterarse de ciertas cosas de la noche a la mañana”. Con un mensaje claro y contundente, cargado de emotividad que afloran los malos recuerdos de varias generaciones, Sandoval Fontana destacó la labor desarrollada por las Abuelas de Plaza de Mayo, sobre las cuales comentó: “En plena dictadura se las trataban como si fueran locas por lo que reclamaban, incluso las autoridades les decían que a los chicos no los robaron, que eran niños adoptados. Hoy gracias a la insistencia y a la fuerza de voluntad que han tenido esas abuelas por contar la verdad, sabemos y se ha demostrado que eran ciertas sus acusaciones. Muchos niños como yo no fuimos adoptados sino robados y me llena de satisfacción que mi abuela siga participando de la organización por las que todavía no encontraron a sus nietos. Estas maniobras se están contando en el juicio e indigna que Videla esté ahí sentado durmiéndose, sin importarle nada. Por suerte, todos los testimonios y evidencias se están grabando, porque el INCA TV y la Justicia firmaron un convenio, para que cuando el proceso judicial termine y se encuentren firmes las sentencias, el material sea emitido como documental. Los más jóvenes entenderán entonces nuestra lucha y por qué hay que tener memoria. Es una historia terrible, que el día que los argentinos la olviden, acá todo vuelve a pasar”.

Su pasado doloroso se repite en un centenar de nietos que fueron recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo, quienes con mayor o menor apoyo político hicieron lo imposible por devolverle a muchachos como Alejandro, su identidad y certezas respecto de su origen. Por esa razón, señaló que “sin dudas el período de gobierno kirchnerista ha sido el cual en este aspecto impulsó que se haga justicia”. El joven remarcó en cada escuela crespense donde estuvo, su admiración por aquellas mujeres que se sobrepusieron a las atrocidades que les hicieron durante la dictadura. “Pude conocer una de las chicas que había desaparecido y realmente me quedé asombrado de su fuerza de voluntad. El varón está preparado para situaciones difíciles, ‘ponerle el lomo o el cuerpo’ a la cruda realidad, pero es admirable que una mujer que estuvo en un centro clandestino tenga la entereza que ella y otras tienen. Ahí es cuando me pongo orgulloso de mi mamá, que tenía 20 años, dos meses de embarazo y fue torturada durante más de un mes. Fue hacinada en las peores condiciones que puede vivir una persona, maltratada constantemente y pese a todo se ‘bancó’ el embarazo. Los primeros meses pudo ser acompañada por mi papá, pero después la dejaron sola, porque la llevaron a la ESMA y un día antes de mi nacimiento a Campo de Mayo. La ESMA es emblemáticamente uno de los centros clandestinos más importantes y Campo de Mayo era un lugar de tortura y básicamente donde las mujeres daban a luz a sus hijos en condiciones precarias e inhumanas. Allí les quitaban a sus bebés y a ellas las hacían desaparecer, se cree que la mayoría fueron a parar al muro de la muerte y de otras ni siquiera se tienen rastros. Mi mamá tuvo trabajo de parto el 28 de diciembre de 1977, estuve con ella 4 meses, hasta el 4 de abril. En esa fecha mis apropiadores me llevan a su casa y me anotan legalmente el 5 de abril de ese año, que era justo el día en que cumplía 14 años el que yo creía que era mi hermano. En su malicia fui una especie de regalo de cumpleaños. La verdad es horrible, pero gracias a que la supe me siento orgulloso de mi mamá. Todos sabemos que cuando una mujer está embarazada se le dan pastillas, vitaminas, se le hacen chequeos, se controla el crecimiento del bebé y yo recopilando e investigando pude ver que mi mamá era muy chiquita, estaba muy delgadita y desnutrida cuando nací. La habían tirado en un cuartito y así y todo, sacó fuerzas de donde no tuvo para darme a luz. Se lo voy a agradecer toda una vida”, dijo Sandoval Fontana envuelto de emoción.

El joven destacó que las instituciones escolares destinen tiempo de sus currículas para abordar este tema e instó a los alumnos a que sean conscientes y se informen de la que pasó, para que no vuelva a ocurrir. Lo relacionó con lo acaecido en la Noche de los Lápices, para que reflexionen que no hace tantas décadas, alumnos como ellos fueron desaparecidos por reclamar por sus derechos y en ese contexto celebró que el país haya vuelto a la democracia.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here