Crespo: Afirman que tomar exámenes en el recuperatorio de febrero no sería obligatorio

0
9

A pocos días de iniciarse el período de recuperatorio de saberes en las escuelas, el programa “Somos Serios”, que conduce Nancy Varela y que se emite por Canal 2 CVC, recibió una importante cantidad de mensajes de papás, preocupados por la cantidad de temas que sus hijos de primaria deberán rendir y aprobar, para no repetir de grado.

A diferencia de las opiniones que habitualmente genera este tema en los docentes, Nora Retamar, directora de la Escuela Nº 203 “Guaraní”, sostuvo con contundencia que no deben tomarse exámenes en la instancia venidera y agregó: “En diciembre tuvimos una reunión con los papás de los chicos que debían recuperar a fin de año, donde les explicamos nuestra postura. Entendemos que si el niño no logró comprender con las estrategias de enseñanza que utilizó el docente en el aula durante el año, entonces él mismo será quien deberá preparar y acercarle al alumno otras metodologías de aprendizaje. En los días de recuperación se le debe enseñar nuevamente, porque no sería lógico que alguien se presente a rendir un examen que contenga temas que no sabe hasta ese momento. En febrero es lo mismo, pero no se toma examen. En la a mi cargo no lo hacemos y así debería ser en todas, según los propósitos del Consejo General de Educación. Se busca que el niño aprenda los conocimientos básicos de cada grado y que repita lo menos posible. Entonces lo que hacemos es evaluar las actividades que va haciendo el alumno durante los días de recuperatorio, promediar sus avances y superación intelectual, pero sin la exigencia de un examen final que sea decisivo para su avance escolar”.

La directiva comentó que poner un 4 ó un 5 es una experiencia frustrante para un niño de primaria, a quien posiblemente le cueste superarlo. Sostuvo que el sistema educativo actual exige notas, pero que las mismas pueden ser obtenidas a través de la observación de todas las actividades, la participación y desenvolvimiento en clase, el cumplimiento de las consignas, entre otras ponderaciones. “No todos aprenden de la misma manera, por lo que no se puede evaluar a todo un curso con una misma prueba. Además el momento de tener que rendir los chicos se ponen nerviosos, habitualmente hay cierta presión desde las familias que esperan un muy buen resultado y tal vez las circunstancias no ayudan a que el alumno pueda exteriorizar todo lo que sabe. Durante el año pasado un grupo de docentes estuvimos haciendo varias capacitaciones, en las que nos explicaron que hay una nueva corriente pedagógica que le está dando otro enfoque a la educación básica. La misma promueve acortar la brecha entre el maestro y el estudiante, terminar con esa idea que el chico va a clases sin saber nada y el docente es quien sabe todo, porque esa actitud de superioridad los atemoriza, los lleva al silencio y no aprenden”, dijo Retamar.

Por otra parte, la directora puso en terreno de debate qué se entiende por exigencia escolar, cuál es el concepto de las políticas educativas rigurosas y seguidamente aclaró que “no es que en la Escuela Nº 203 no le planteamos exigencias a nuestros alumnos, sino que tratamos de abordar la enseñanza del niño de otra manera. Consideramos que cada chico tiene que hacer su propia experiencia escolar, probar y equivocarse, no tener miedo a cometer errores, porque en realidad debe aprende de cada uno de ellos. Hay docentes que son más estructurados que otros y el perfil educativo depende de cada institución. Nosotros trabajamos con talleres, juegos, actividades recreativas y coordinamos días de intercambios con alumnos de otras escuelas. No creemos que salir del establecimiento sea perder horas, sino que por el contrario, aprenden cómo manejarse en la calle, las normas sociales, de qué manera deben dirigirse verbalmente a los mayores o a profesionales y eso es productivo también”, señaló Retamar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here