Crespo: Advierten sobre excesos gastronómicos y pirotécnicos en las fiestas

Durante las últimas semanas de diciembre, se intensifican las reuniones con amigos, las despedidas de año laborales e institucionales, hasta la llegada de las fiestas de navidad y fin de año. En cada una de estas celebraciones, hay abundantemente comida y bebida, que no sólo se oponen a cualquier dieta de verano, sino que habitualmente producen trastornos alimenticios. Ingerir una amplia variedad de platos en cantidades desproporcionadas, sumado a que los horarios no son los habituales, suele acarrear dolores estomacales, vómitos, diarreas, cólicos e indigestión.

Canal 6 y El Observador dialogaron con el pediatra, Dr. Javier Schneider, quien brindó algunos concejos para evitar pasar un mal momento o tener que ir al médico en medio de las festividades: “Es fundamental la conservación de las comidas. Hay que tratar de no preparar la cena de navidad o año nuevo con tanta anticipación, sino tenerla lista en para el mediodía de ese mismo día. Si por algún motivo deben adelantarse los preparativos, se debe mantener la cadena de frío una vez elaborados los platos. Es recomendable sobre todo para los chicos, evitar el uso de mayonesas, fiambres y comidas compuestas. Estamos en época de gastroenteritis y todas las contaminaciones que puedan sufrir los alimentos pueden favorecer la aparición de la enfermedad. De hecho, año a año aumenta el número de consultas después de las fiestas. Los niños y ancianos son poblaciones susceptibles debido a su edad y los cuidados evitarán complicaciones”.

Por otra parte, los accidentes por pirotecnias también son comunes, pese a que recurrentemente se difunde que no sean manipuladas por niños. Al respecto, el pediatra señaló: “Considero que pequeños y adultos deberían evitar la pirotecnia. Este tipo de festejos están socialmente arraigados y parecería que es la única forma de divertirse. Lamentablemente nunca vamos a poder erradicarla totalmente, pero al menos continuaremos pidiendo que alejen a los chicos al utilizarlas. La pirotecnia abarca toda una zona, en la que improvistamente pueden provocarle quemaduras a la persona más cercana. En la explosión puede volar una esquirla y lesionar seriamente a alguien. Las heridas oculares por el descorche de botellas también son reincidentes. Sucede que el tamaño del tapón de la botella es justo el mismo que el del globo ocular y un golpe de ese tipo puede ocasionar hasta la pérdida de la visión”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.