Crespo: Advierten que monotributistas tienden a desaparecer

2
6

Este viernes 20 de enero vence el plazo para la recategorización anual del monotributo, estado tributario en el que se encuentran muchos comerciantes, empleadores y prestadores de servicios de la ciudad, aunque algunos entendidos en la materia señalan que dicha condición tiende a desaparecer con el paso de los años, dado que la economía argentina ajusta las ganancias. El Observador dialogó con la Cont. Claudia Hollmann acerca de esta disposición, quien explicó: “La recategorización de monotributistas procede cada 4 meses, es decir, en enero, mayo y septiembre de cada año. La particularidad del primero de estos vencimientos, es que se analiza la facturación que se efectuó desde enero hasta diciembre de 2011. Si el contribuyente manifiesta mediante este trámite que se han incrementado o disminuido sus ingresos brutos, subirá o bajará de categoría respectivamente. Los montos topes son $ 200.000 de facturación bruta anual para quienes hacen prestación de locación de servicios y $ 300.000 para aquellos que se dedican a la venta de cosas muebles. Quienes hayan excedido dichos importes, dejan de ser monotributistas y pasan al régimen general de responsable inscripto”. Los contribuyentes se encuentran subdivididos en categorías que llevan el nombre de letras, de este modo la facturación bruta anual de quienes se dedican a la venta de cosas muebles no debe superar los $ 24.000 para la B, $ 36.000 para la C, $ 48.000 para la D, $ 72.000 para la E, $ 96.000 para la F, $ 120.000 para la G, $ 144.000 para la H, $ 200.000 para la I, $ 235.000 para la J, $ 270.000 para la K y $ 300.000 para la L. Iguales montos límites presentan quienes prestan servicios, los cuales son categorizados de la B a la I.

La profesional destacó que con cada recategorización, se advierte que los monotributistas de esta ciudad van aumentando de categoría, hecho que en líneas generales coincide con lo que pasa en casi gran parte del país. En tal sentido, Hollmann comentó que “si bien está previsto bajar de categoría, se da en muy pocos casos. Sucede que el parámetro es la facturación bruta, que no es igual a la ganancia neta que se obtuvo de los clientes, sino el importe total que se facturó. Quienes tienen un pequeño negocio o mercado, afrontan altos gastos de alquiler, energía eléctrica, impuestos provinciales y municipales, reparación de insumos y demás, que en este sistema no son contemplados. Las facturas no reflejan lo que realmente le quedó al contribuyente, pero lo ubica en una categoría superior, por la que deberá abonar más mensualmente. Con los índices de inflación que tiene el país y el aumento de precios casi constante, de continuar esta situación en la que cada vez se avanza más de categoría, se vislumbra que los monotributistas van a tender a desaparecer. Además muchos optan por salirse de este sistema, ya que actualmente con la implementación de la factura electrónica y otra información extra que deben elevar, se los está controlando casi de la misma manera que a quienes integran el régimen de responsables inscriptos”, dijo la contadora.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here