Crespo: 3 agtes. municipales fueron suspendidos. Apelaron el decreto y el HCD resolverá

6
4

El viernes 17 de febrero, los concejales le dieron un primer tratamiento al Recurso de Apelación que presentaron 3 empleados municipales, en desacuerdo con la suspensión que les aplicó el Poder Ejecutivo. Si bien los expedientes ingresarán formalmente al Honorable Concejo Deliberante recién en la próxima sesión extraordinaria, los ediles prefirieron adelantarse y abordar algunas cuestiones vinculadas a los mismos, ya que después tendrán sólo 5 días para dictaminar al respecto.

Planteo y supuestos motivos de la sanción

El 6 de enero de este año, el secretario de Servicios Públicos y Medioambiente, Ing. Leandro Vacaretti, elevó una nota al subdirector de Recursos Humanos, Miguel Zapata, dando cuenta de la falta a su criterio cometida por 3 empleados municipales. En la misma manifiesta que: “el sábado 31/12/11 se averió una cañería de agua de 200 mm de diámetro, en Pesante y Estrada, provocando que el suministro se viera afectado todo el fin de semana, hasta que se logró restablecer el lunes 2/1/12. Dicha situación no fue advertida por quien estaba de guardia (en el obrador) y cobra un adicional por desempeñar dicha tarea y sí por personas anónimas que circunstancialmente circulaban por la vía aeróbica y dieron aviso a Servicios Públicos el domingo (01/01/12) a las 22.00. Tomando conocimiento en área, se comienzan con las reparaciones a primera hora del lunes 2, concluyendo las mismas a las 10.30, no pudiendo contar con todo el personal requerido por el encargado, ya que 2 empleados no pudieron ser localizados, siendo que también tenían que estar disponibles”, comunicó Vacaretti. Asimismo, el funcionario mocionó que se suspenda por 20 días al encargado y por 5 días a los empleados ausentes.

Dicha nota pasó a la Asesoría Legal y Técnica, donde se formalizaron las actuaciones, se recabó una testimonial y finalmente el Ejecutivo dictaminó la sanción disciplinaria para los 3 agentes. Mediante decreto se dispuso la suspensión por 10 días del encargado y 2 días para cada uno de los empleados.

Fundamentos de la apelación

Con el patrocinio letrado de un conocido abogado de la ciudad, los empleados hicieron uso del derecho que les asiste, presentando un recurso de apelación, con el propósito de que sean revocadas las sanciones y por ende, quitadas las constancias de sus respectivos legajos personales.

Entre los argumentos esgrimidos, los empleados expresan que: “No es cierto que hayamos sido buscados para cumplir con el servicio ni personalmente ni por vía telefónica, por lo que la afirmación sobre la imposibilidad de localización es falsa y no se cuenta con prueba alguna de búsqueda”. Asimismo, cuestionan que al reincorporarse a sus tareas habituales, ningún superior les recriminó incumplimiento o inobservancia de sus obligaciones y afirman que en ningún momento fueron citados a dar explicaciones ante el Ejecutivo. En esa misma línea interpretativa, los agentes sostienen que “se ha violentado el derecho de defensa, constitucionalmente reconocido por la máxima norma nacional y provincial”. Otro de los fundamentos es la falta de antecedentes disciplinarios, que a su criterio no fue ponderada, sobre lo cual señalaron: “La medida sancionatoria dispuesta revela la ligereza en la actuación administrativa, lo cual viola expresas garantías constitucionales”.

Además de las razones expresadas, el encargado argumentó también que la avería se había producido entre las 9.00 y las 9.30 del domingo 1 de enero y que él había tomado servicio a partir de las 18.00 de ese día, oportunidad en la que quien lo precedía le habría manifestado que ya había sido comunicada la anomalía y que sería reparada en la jornada siguiente. No obstante ello, la defensa entiende que si llegase a caber la posibilidad de que recaiga una sanción por la responsabilidad del cargo, la misma debería extenderse a todos los que se desempeñaron en la guardia de ese fin de semana y no sólo sobre uno. Capítulo aparte le dedica el recurso a los motivos con que el municipio cuenta para determinar el momento de la rotura del caño, situación sobre la que expresa: “No se desprenden fundamentos por los que se afirma categóricamente que la avería se produjo el 31/12/11 y luego se manifiesta que la misma fue comunicada ‘por personas anónimas que circunstancialmente circulaban por la vía aeróbica, el día domingo a las 22.00’. Entonces ¿de qué modo se determinó el momento de la rotura, si la misma fue advertida al día siguiente por aerobistas?”…No se expresa cuál es la conducta susceptible de ser sancionada, salvo una mención imprecisa de que la avería no fue advertida por el encargado. Ahora bien, ¿por qué debió ser advertida por el sancionado, si el día en que ocurrió el hecho hubo otros 2 agentes municipales cumpliendo turnos de guardia, que tampoco se percataron? No surge de los fundamentos del decreto que la avería se haya producido en el horario de trabajo del encargado en cuestión”, resalta la presentación legal.

El Honorable Concejo Deliberante podrá en los próximos días confirmar la sanción disciplinaria impuesta por el Poder Ejecutivo o declarar la nulidad del acto administrativo por falta de méritos o por error procedimental. Independientemente a lo que los ediles resuelven, los agentes sancionados pueden recurrir a la justicia, para que la magistratura determine si existió o no incumplimiento u omisión, en su caso, de quién o quiénes y si la suspensión impuesta correspondía o no.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here