Crespo: “Grupo Venus” explica el fenómeno “Wachiturros”

Desde hace ya casi una década, la cumbia dejó de ser vinculada sólo a sectores excluidos, marginados o empobrecidos de la sociedad, para pasar a adquirir una popularidad que se mantiene en el tiempo. El “Grupo Venus”, integrado por jóvenes de entre 21 y 28 años de esta ciudad, interpreta desde hace 7 años los más variados temas de este género musical, atrayendo la atención de grandes y chicos. La banda integrada por Rodrigo “Goyco” Guiraldi (voz), Ariel “Tato” Schepens (percusión), Nélson Romero (teclados), Guillermo Gareis (bajo) y Dante Steinle (güiro), estuvo en la redacción de El Observador, y manifestó que: “La cumbia es la madre de los ritmos que con el tiempo han ido surgiendo, como la cumbia villera o base, la cumbia mezclada con regeatton que ha empezado a escucharse en algunos boliches y Los Guachiturros”. Sobre este último fenómeno que ha dado la movida tropical, sostuvieron que “influyen mucho las productoras, que consiguen imponerlos en todas las emisoras nacionales y desde ahí se extiende a las provincias. Hay una fuerte inversión en difusión, por eso hasta estuvieron en el programa de Susana Giménez. Eso hace crecer la popularidad, más allá de que hay que reconocerles que ‘pegaron’. La movida tiene ciclos, donde van apareciendo éxitos sin demasiadas explicaciones, sencillamente porque son un cambio y gusta a los seguidores. Están en todos lados porque la gente los escucha y los impulsó a la fama”. A modo de crítica, señalaron que “Guachiturros” hizo perder la imagen de grupo, ya que aparecen en el escenario 5 chicos bailando, pero no está a la vista el soporte musical.

En cuanto al repertorio que brinda Venus en su show, explicaron que “depende del lugar y del tipo de evento se eligen los temas. Si quienes asisten son más bien adultos, tocamos cumbia santafesina o temas clásicos de los ‘90. En un cumpleaños de 15, boliches o fiestas juveniles hacemos más temas de cumbia villera y los de moda del momento”.

Es una opinión generalizada entre los grupos musicales la dificultad que representa grabar un CD. “Lleva mucho tiempo y los costos hay que juntarlos a pulmón. Al no tener una discográfica ni manager o productores, para grabar hay que ir a un estudio de grabación, donde las tarifas son por hora. Para lograr un material bueno, como para sacarlo a la venta, se necesitan unos $7.000 por hora de grabación y a ese monto hay que sumarle los gastos por cantidad de copias, que incluyen gráfica, fotografía, presentación y demás”, dijeron los músicos.

Reparten sus tiempos de ensayo entre el trabajo de algunos y el estudio de otros. “Ir a tocar a un espectáculo es sencillo, porque los fines de semana tenemos disponibilidad horaria, pero en días hábiles se torna difícil encontrar los espacios para este hobby que tenemos”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.