Crespenses colaboran y llevan su música para ayudar a escuelas rurales de Entre Ríos

Omar Eichhorn es un crespense, que desde hace algunos años tomó la iniciativa de recorrer escuelas rurales de la provincia. Lo hace para gestionar y conseguir ayudas, para cubrir algunas de las necesidades que tienen las comunidades educativas y también, para colaborar en la organización de eventos por fechas patrias y otras celebraciones especiales.

Esta semana, junto al músico de Crespo, Ariel Cuello y la directora de la Escuela Nº 69 “Mariquita Sánchez de Thompson” de Crucesitas 7ª, Mirta Migoni, contaron algunas historias sobre estas iniciativas al Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV.

– ¿Cómo surgió esta idea de ayudar a escuelas rurales entrerrianas?

– (Eichhorn) Cuando el tren que unía Paraná con Concepción del Uruguay todavía funcionaba, me sorprendió una localidad llamada Olegario Víctor Andrade (Departamento Tala). Fue algo novedoso para mí, pasar por una estación casi abandonada y por un pueblo perdido, por lo que un día decidí bajar allí, para ver y descubrir. Y con lo único que me encontré fue con la Escuela Nº 6 “Mariano Moreno”, porque el resto, eran todas casas abandonadas. Conocí a la maestra, a los alumnos y por el cariño y buen recibimiento que me dieron, empecé a visitarlos periódicamente. Un día me invitaron a participar de un encuentro que reunió a varias escuelas de la zona. Como cada una de esas instituciones tiene pocos alumnos, hacen festejos en conjunto para el Día de la Primavera, de la Tradición y otras. Allí, me encontré con otras docentes, quienes me invitaron a que conozca sus escuelas y así, empecé a visitarlas. Hoy llevo recorridas más de 40 instituciones escolares de campo, siempre con la idea de colaborar con las mismas en lo que pueda. Tienen necesidad de heladeras, de banderas… A partir de eso, lo que hago es gestionar en los comercios, para ver si me pueden hacer alguna rebaja para adquirir el producto y en algunos casos, compro lo que necesitan y se lo llevo a modo de colaboración. Por otra parte, con el invalorable aporte de Ariel Cuello y “El Paisano Juan”, el Coro “Sueño del Alma” (de Crespo), se lleva la música y el canto a esas zonas, que muchas veces no pueden disfrutar de estos espectáculos.

– (Cuello) Recorriendo los escenarios, un día Omar (Eichhorn), quien es una persona de corazón muy amplio, me propuso hacer como una especie de embajada, en conjunto con el Coro de Adultos Mayores de Crespo que él integra y así, empezamos a recorrer las escuelas, iniciativa a la que también se integró el asesor cultural de la provincia, poeta y músico, Roberto Romani. En mi caso, el objetivo es mostrar a los chicos lo que es nuestra música, que conozcan los ritmos de la chamarrita. En esta última ocasión, en la Escuela N° 69 como la directora y uno de sus hijos están en un ballet, se sumaron también y mostraron la danza. A veces nos toca estar en festivales importantes, pero en estas escuelitas, es especial, porque es como que nos lleva a nuestras raíces, compartiendo momentos tan lindos con los gurises, disfrutando de algo tan sano, los chicos no están con su celular, sino que disfrutan de la música, cantan, bailan.

– (Migoni) Tenemos un taller en la escuela, llamado “Danzas Golondrinas de mi Tierra”. Lo que pretendemos es que nuestras tradiciones y la danza en este caso, no se pierdan. Para el encuentro que realizamos el pasado 15 de noviembre, me puse en contacto con directores de las escuelas de Crucesitas 7ª y les expliqué sobre esta propuesta de Omar y que íbamos a contar con la presencia de Roberto Romani, quien no había estado antes en la institución. Mientras tanto, Ariel (Cuello) nos mandó las canciones, la trabajamos en los talleres con cada alumno, las practicamos y ensayamos. El acto resultó exitoso bajo todo punto de vista, ver a personas mayores volver a escuchar en vivo esta música que nos caracteriza, fue algo muy emotivo. También nos acompañó el papá de Ariel (El Paisano Juan), que nos trasmitió sobre la música litoraleña y agradecer al Ballet Nuevos Vientos de Nogoyá por su participación.

– Hay instituciones escolares de campo que tienen 1, 2 ó 3 alumnos: ¿Cómo es la realidad de la escuela que usted dirige?

– (Migoni) Nuestra escuela se fundó en 1950. En su momento llegó a tener hasta 45 chicos y varios docentes. Hoy cuenta con 5 alumnos y con personal único a cargo. Hay otras instituciones del departamento que tienen 1 ó 2 alumnos. La directora de Educación Primaria del CGE, Roxana Castro, siempre está luchando por la educación rural y por más que la escuela tenga un solo alumno, no se va a cerrar y se la va a acompañar siempre…

– ¿Hay muchas necesidades en lo edilicio, mobiliarios…?

– (Migoni) Hay que gestionar mucho, ya sea en la parte política y en la administrativa, para que las escuelas rurales puedan seguir teniendo una buena base en lo pedagógico e infraestructura. La nuestra básicamente, está en un punto medio. Hoy lo que nos falta es pintura del edificio, por lo que si alguien quiere colaborar con los materiales, esa ayuda será muy bienvenida. Los baños exteriores no funcionan, por lo que tenemos uno interno, que es de uso del docente y lo utilizan los chicos también.

– (Cuello) Hay que destacar el trabajo que se hace en las escuelas rurales, de los alumnos y sus padres y de los docentes, porque hay algunos casos que son muchos kilómetros de tierra para acceder, por lo que cuando llueve, ni siquiera salen con las 4×4, pero le ponen todo el esfuerzo para que estos chicos tengan sus clases…

– ¿La idea es seguir con estas recorridas en 2020?

– (Eichhorn) Sí, para mí es una satisfacción recorrerlas y lo seguiré haciendo. De boca a boca se fue comentando que hay una persona de Crespo que recorre las escuelas, saben quién soy y me reciben de la mejor manera. He estado en 40, pero son 800 escuelas rurales en la provincia, así que queda mucho por visitar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.