Crespense Facundo Gaztelú contó sobre repercusiones del Congreso Mundial CIOFF, proyectos y enseñanza de folclore en escuelas

Del 25 de octubre al 4 de noviembre se concretó en Santiago (Chile), el “49° Congreso Mundial y la Asamblea General del CIOFF” (Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y las Artes Tradicionales). El crespense Facundo Gaztelú, quien estuvo presente en el evento, contó al Cont. Fernando A. Huck, director de El Observador y conductor del programa “Grandes Reportajes” de Canal 6 ERTV, sobre las repercusiones de dichos encuentros, cómo vivió 10 días en una Chile en plena crisis y de su nueva designación en el CIOFF. También, entre otros temas, comentó sobre la propuesta nacional que impulsan para lograr la enseñanza del folclore en todas las escuelas.

– ¿Cuáles fueron las principales resoluciones de estos encuentros a nivel mundial?

– Hubo elección de cargos en las diferentes comisiones. Yo fui como candidato a representante del sector Latinoamericano y del Caribe, para el que también se postulaban un joven de Colombia y Taty Aquino de Paraguay, quien fue la elegida y en mi caso, quedé en el cargo de representante juvenil en la “Comisión de Cultura”. Tuve la oportunidad de hablar ante de todos los jóvenes presentes y contar cómo se trabaja en Argentina en el CIOFF, el prestigio que logró, por el trabajo que realiza la sección nacional y los jóvenes. Cuando uno está en los congresos y muestra lo realizado, se nota cómo impresiona y representantes de otros países se nos acercan para preguntarnos sobre cómo lo hemos hecho y de qué manera los podemos ayudar. En esta ocasión, al Congreso asistieron jóvenes de 15 países, entre ellos, Perú, Bolivia, Argentina, Chile, Colombia, Francia, Italia, Turquía, Luxemburgo, entre otros. Una diferencia que tiene este evento de los tradicionales festivales del CIOFF, es que en estos encuentros se cobra la participación, estadía en el hotel, comida, a cargo de los participantes. En cambio en los festivales es distinto, porque únicamente hay que comprar el pasaje y la organización se encarga del resto. Participamos porque nos apasiona el rescate cultural y a través del mismo, de la cultura y de la aceptación de los distintos pueblos, llegar a lograr la paz mundial, que es el objetivo central. Desde 2015 que estoy en esta actividad y no desaproveché la oportunidad, al ser el Congreso tan cerca, porque usualmente se concretan en Europa y en otros países a los cuales se hace más difícil viajar…

– El Congreso se dio en plena crisis de Chile, con incidentes y revueltas en las calles…

– Sí. Como las protestas comenzaron unos días antes del viaje, teníamos cierto temor. Estábamos preocupados y preguntábamos si las circunstancias estaban dadas para hacer el Congreso, pero desde la organización nos garantizaron que no íbamos a tener problemas y se concretó. Nos reuníamos en 2 hoteles, uno donde estaban los jóvenes y otro para los  mayores, que están en zonas alejadas a los lugares donde se solía convocar la gente para las manifestaciones. Escuchando a la gente de Chile, nos decían que esto se dio por algo acumulativo, después de muchos años de aguantar cosas. Así como se habló del aumento en el transporte público, hay muchas otras cuestiones que le molesta a la gente y lo que más sorprendió es que en general, la población estaba toda unida, pensaba de la misma forma. No había tanta polémica si había que quejarse o no, eso fue impactante. En Chile no había una oposición al gobierno actual o no tomaban el rol de insistir en que se cambiaran algunas cosas. Fue la misma gente la que se organizó para reclamar. El transporte, salud, educación, la medicina, todo es muy caro y la gente no da más…

– ¿Tuvieron oportunidad de recorrer las calles de Santiago…?

– No, porque estábamos muy ocupados con el Congreso. Todos los días desde las 9.00 hasta las 18.00 y después cenábamos en el hotel, por lo que no había demasiado tiempo. Pero por lo que se vio, también gente de clase social alta, adinerada, acompañaba y apoyaba las luchas…

– En Crespo, ¿cuántas personas participan de las actividades del CIOFF?

– En Crespo, forma parte del CIOFF, la Agrupación Lazos de Amistad, que es a la que pertenezco. En cuanto a los jóvenes, somos unos 30 y hay muchísimos mayores. En septiembre/octubre de 2020 se concretará el Festival Internacional, pero todavía no está decidido el lugar…

– ¿Qué programa tienen para el año que viene en el CIOFF?

– A nivel mundial se viene la Folcloreada, que se organiza cada cuatro años. Es no competitiva, de gran convocatoria y que en 2020 se hará en Rusia. En Entre Ríos, en febrero, durante el feriado del Carnaval, tendremos una reunión en Villaguay, donde vamos a planificar las próximas actividades. Nuestra comisión juvenil de Argentina es una de las primeras que hay en el mundo, aquí nació el movimiento juvenil del CIOFF, hace 25 años, pero que tiene un reglamento antiguo y que se está evaluando adecuarlo. Por otra parte, estamos haciendo un relevamiento en qué provincias se enseña el folclore en las escuelas y una vez que tengamos los resultados, ver cómo podemos impulsarlo en las que no se da y con qué organismos comunicarnos para poder avanzar con esta iniciativa. Es un objetivo que en las escuelas se enseñe la cultura argentina, es muy importante que los niños desde pequeños, vayan aprendiendo y sabiendo para hacer un rescate desde esa instancia…

– ¿Los jóvenes escuchan cada vez más o menos música folclórica?

– Es muy variado. Dentro de mis amistades, hay chicos que escuchan folclore, regetton, rap… Es importante que los jóvenes escuchen de todo un poco, para nutrirse mejor…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.