Coordinan acciones ante la llegada de la creciente del río Uruguay

0
1

crecidaEl gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri, recorrió este viernes toda la zona ribereña de Concordia y cercana a la represa de Salto Grande, junto al intendente Gustavo Bordet, con quien evaluó todas las medidas preventivas para evitar los efectos de la creciente del río Uruguay.

Al igual que el río Paraná, que desde hace algunas semanas viene provocando la evacuación de poblaciones ribereñas en las provincias de Misiones, Corrientes, Chaco y en la ciudad entrerriana de la Paz, el Uruguay también comenzó a incrementar su caudal a partir de las constante lluvias en la alta cuenca, disparando las primeras medidas de coordinación ante la probable emergencia.

En ese sentido, Urribarri llevó tranquilidad a la comunidad de Concordia y reveló que Nación, provincia y municipio están trabajando en forma conjunta con defensa civil, gendarmería y el ejército. “Estamos preparados para enfrentar esta situación y atenuar los efectos negativos al mínimo”, aseguró.

Las intensas precipitaciones de los últimos días en la cuenca media y alta del río Uruguay, fundamentalmente en la provincia de Misiones, norte de Corrientes y sur de Brasil, puso en alerta la junta de emergencia civil de la ciudad entrerriana de Concordia, a partir del notable incremento del caudal de los afluentes del río.

El gobernador resaltó que “ante una eventual creciente, los afectados serían mucho menos que en la anterior inundación gracias a la inversión en infraestructura que pudimos hacer con la ayuda del gobierno nacional. Hoy casi 400 familias, que durante la crecida de 2009 debieron ser evacuadas, habitan en lugares seguros”.

“Como lo hemos hecho siempre, nos quedaremos aquí presentes desde el primer minuto para que ante cualquier circunstancia que requiera la presencia del gobernador y sus funcionarios estemos acá”, añadió Urribarri, destacando la “existencia en stock de todos los elementos necesarios para atender cualquier contingencia”.

Como una medida central para disminuir al máximo los efectos de la creciente, las autoridades de la represa binacional de Salto Grande comenzaron a bajar al mínimo el nivel del embalse, lo que posibilitará amortiguar el pico de la creciente del Uruguay.