Cooperativistas festejan su día: Historia y presente de un pilar de la economía de E. Ríos

0
24

Desde 1923, el primer sábado de julio de cada año, se celebra el “Día Internacional de la Cooperación”, por recomendación de la “Alianza Cooperativa Internacional”, organización no gubernamental independiente, que cuenta entre sus miembros a instituciones de casi 100 países, que representan a más de 1.000.000.000 de personas. Para este año, el lema de las celebraciones será “Cooperativas por un trabajo digno”.

Según un informe presentado días pasados por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Socialen Argentina existen 8.618 cooperativas y 3.039 mutuales registradas, que generan 227.086 puestos de trabajo directos. Además,17.818.197 de personas se encuentran asociadas a cooperativas y 10.129.547 a mutuales, siendo un sector que en 2018 tuvo un movimiento económico por casi $ 500.000.000.000. Otros datos a destacar es que en 455 departamentos/partidos de los 514 que conforman el país, hay por lo menos una cooperativa o mutual y que el 66% de los asociados de las mismas, se encuentra en localidades fuera de grandes centros urbanos, como CABA, Rosario y Córdoba.

Marcelo Collomb, presidente del Instituto, explicó que “la actualización nacional de datos de cooperativas y mutuales ha sido un proceso que nos permite contar con información cierta que contribuye a fijar políticas públicas y con un legajo electrónico de cada entidad que otorga transparencia a la gestión pública y desburocratiza en favor del desarrollo de las entidades”.

 

Historia del cooperativismo  

 

El cooperativismo se inició en el siglo 19, cuando un grupo de obreros de Rochdale (Inglaterra), creó una nueva forma de organización legal, destinada a satisfacer las necesidades alimenticias de su pueblo. Estaba formado por 28 trabajadores, que anteriormente eran tejedores, pero que tras ser despedidos por protagonizar una huelga, aportaron sus capitales a la nueva sociedad. Desde entonces, los buenos resultados de este modelo comercial, hicieron que se expanda en los distintos países, ofreciendo productos y servicios agrícolas, bancarios, de crédito y ahorro, industriales, de seguros, pesca, vivienda, salud, servicios públicos, servicios sociales, turismo y consumo, entre otros.

El 12 de agosto de 1900, un grupo de 15 colonos fundaron la Sociedad Agrícola Israelita, sentando las bases del cooperativismo agrario entrerriano y argentino, ya que años después se creó la “Lucienville”, en Basavilbaso, la primera cooperativa agrícola de la provincia y el país. En esos inicios, la entidad se encargaba del acopio de semilla, su industrialización y comercialización, sin dejar de lado, la realización de obras de carácter social.

 

La bandera y sus 7 colores 

 

La bandera de la Cooperación está formada por los colores del arco iris, “que simbolizan los ideales y objetivos de paz universal, la unidad que supera las diferencias políticas, económicas, sociales, raciales o religiosas y la esperanza de humanidad en un mundo mejor, donde reine la libertad, la dignidad personal, la justicia social y la solidaridad”.

“El rojo representa el fuego y el amor que une a las personas; el anaranjado, un amanecer glorioso; el amarillo, por el color del sol que da luz, calor y vida; el verde, que representa la esperanza de los que, unidos en el amor y en el trabajo, hacen posible el milagro de la cooperación; el azul celeste, es la ilusión; el azul marino, encarna el valor que nos impulsa a buscar nuevas rutas y nuevos surcos donde acunar la semilla de la fe y la cooperación y el violeta significa la humildad, una de las virtudes que nos acerca más a lo divino y al prójimo”.

 

El símbolo del cooperativismo 

 

El emblema cooperativo es un signo muy difundido a nivel mundial pero no tiene carácter universal. Se empezó a utilizar en 1922 y muestra “la identificación positiva de los cooperativistas y su sentido de propósito y trabajo común”.

“El árbol del pino es un antiguo símbolo de vida, de inmortalidad y de fecundidad, que representa la perennidad, la perseverancia y la solidaridad, tres de los grandes pilares sobre los cuales se asienta el movimiento cooperativo. Mientras que los dos pinos unidos, simbolizan la hermandad, la unión y la necesidad de un trabajo conjunto. El círculo tiene la calidad interminable de la eternidad, sin horizonte final. Representa además el mundo que todo lo contiene y todo lo abarca”.

 

Sus distintas formas  

 

Cooperativas Agropecuarias: Son organizadas por productores agropecuarios para abaratar sus costos y tener mejor inserción en el mercado. Así compran insumos, comparten la asistencia técnica y profesional, comercializan la producción en conjunto, aumentando el volumen y mejorando el precio.

Cooperativas de Trabajo: La forman trabajadores, que ponen en común su fuerza laboral para llevar adelante una empresa de producción tanto de bienes como de servicios.

Cooperativas de Provisión: La integran asociados que pertenecen a una profesión u oficio determinado (médicos, taxistas, comerciantes, transportistas, farmacéuticos, etc.).

Cooperativas de Servicios Públicos: Los asociados son los usuarios de los servicios que prestará. Podrán ser beneficiarios de servicios tales como provisión de energía eléctrica, agua potable, teléfono, gas, y demás.

Cooperativas de Vivienda: Los asociados serán aquellos que necesitan una vivienda, a la cual pueden acceder en forma asociada, tanto por autoconstrucción, como por administración.

Cooperativas de Consumo: Son aquellas en las que se asocian los consumidores, para conseguir mejores precios en los bienes y artículos de consumo masivo.

Cooperativas de Crédito: Otorgan préstamos a sus asociados con capital propio.

Cooperativas de Seguros: Prestan a sus asociados servicios de seguros de todo tipo.

Bancos Cooperativos: Operan financieramente con todos los servicios propios de un Banco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here