Eleodoro Padlog habló del cooperativismo y de sus casi 60 años en el sector

cooperativismoDesde 1923, el primer sábado de julio de cada año, se celebra el Día Internacional de la Cooperación, establecido por la Alianza Cooperativa Internacional, que consideró propicio instituir una jornada para homenajear a quienes fomentan esta actividad, estando Entre Ríos entre las pioneras en desarrollarla. En esta fecha especial, El Observador dialogó con Eleodoro Padlog, con una trayectoria de casi 60 años en el cooperativismo entrerriano, ocupando en la actualidad la presidencia de la Cooperativa de Agua y otros Servicios Públicos de Villa Domínguez. El dirigente no dudó en afirmar que “después de una dura lucha para ir superando los problemas que hemos tenido en los últimos años para el sector, con las nuevas autoridades nacionales, se abre un panorama más alentador, por lo que las perspectivas son buenas”. Reclamó que en la anterior gestión, “hubo medidas para confundir a la gente, habilitándose una enorme cantidad de cooperativas (de trabajo) que no tenían nada que ver con el cooperativismo. Y la gente, por falta de conocimiento, las puso a todas en la misma ‘bolsa’, a esas que se fueron formando con las que tienen décadas de trayectoria en sus pueblos y ciudades. Y a esos errores políticos, muchas veces los teníamos que soportar nosotros, que trabajamos como corresponde, dentro de la Ley de Cooperativas y respetando al máximo los principios y valores con los cuales nacieron estas instituciones”.

– Usted hace muchos años que viene pregonando que en la escuela primaria y secundaria debe haber una materia referida al cooperativismo…

– A fines de 2012, la Cámara de Diputados de la provincia invitó a un grupo de cooperativistas para hacernos un reconocimiento. En ese momento, pedí un micrófono y lo que propuse es crear el Profesorado en Cooperativismo, porque los docentes actuales no están capacitados para dar esta materia, porque para esto, se necesita capacitación, convicción y experiencia en el quehacer cooperativo. En cada colegio tendría que haber un profesor especializado en esto para que trabaje con los alumnos, porque si no tenemos docentes preparados para esta área, crear una materia específica es insuficiente o difícil de cumplir. Creemos que se tendría que trabajar desde el jardín de infantes hasta las carreras universitarias, buscando formar una sociedad distinta. Sé que hay docentes que tienen esa vocación y están formados en el cooperativismo, pero son casos aislados y esto tendría que generalizarse en la educación y en todos los niveles.

– ¿Tuvo algún eco ese pedido que hizo?

– De a poco se fueron dando respuestas. Se ha movilizado el Consejo General de Educación y otras organizaciones. Se han dado algunos cursos a docentes, les dan puntaje, pero muchas veces, después no los pueden llevar a la práctica. Me incorporé al cooperativismo en 1957 y toda la vida vengo luchando por esto y no han sido muchos los resultados logrados hasta el momento. He propuesto la creación de un Profesorado en Cooperativismo, con lo cual, los egresados del mismo tendrían trabajo en los colegios y les podríamos enseñar a los chicos. Entre Ríos, podría tener el honor de ser pionero en Argentina en este tema y es una posibilidad que está latente. Aclaro una vez más, es simplemente para mejorar, lo que se está haciendo es bueno, pero no alcanza.

– ¿Qué es para usted el cooperativismo…?

– En los principios cooperativos, está por sobre todo el ser humano, antes que el dinero. Apuntamos a mejorar la calidad de vida de las personas y eso se hace a través de un manejo equitativo. Nuestro movimiento es la organización más democrática que se ha conocido hasta el momento, valoramos al individuo, todos son iguales y tienen derecho a votar y a formar parte del consejo directivo en igualdad de condiciones, siempre y cuando estén cumpliendo con los estatutos de cada cooperativa y que no sean personas que tengan intereses contrarios…

– Le ha dedicado la vida al cooperativismo…

– Me inicié despachando papas en un almacén de la Cooperativa “Fondo Comunal”, que ya no existe, en la cual también fui gerente. Comencé en Las Moscas (Departamento Uruguay), luego me trasladaron a Villa Domínguez (su lugar actual de residencia), donde trabajé en la oficina de compras de esa institución, estuve al frente del almacén (casa central) y en los últimos años, que la cooperativa estaba ‘fundida’, me designaron como gerente, dejando hasta mi salud allí, jubilándome en 1992. Por otra parte, en 1968 integré la comisión fundadora de la Cooperativa de Agua Potable de Domínguez. Empecé siendo síndico, fui varias veces secretario y presidente, cargo que ocupo desde hace aproximadamente 2 décadas. Desde su nacimiento formo parte de la misma, por lo que mi actividad en el cooperativismo viene desde hace mucho tiempo…

– Muchos destacan cómo fue creciendo la Cooperativa de Villa Domínguez…

– Esta entidad es un orgullo para la localidad, porque además del agua potable que les brindamos a los vecinos, podemos decir que somos los únicos que organizamos el servicio de sepelio cooperativo. Por otra parte, para contribuir con la seguridad de la población, tenemos 67 matafuegos distribuidos en toda la localidad, al alcance de la mano para combatir cualquier principio de incendio. Tenemos el servicio de fotocopiado, que es el único que está en nuestro pueblo. Cuando hay alguna persona con problemas de fracturas o lesiones, ayudamos con la entrega de elementos ortopédicos, que de no ser por la cooperativa, los vecinos no los tendrían a disposición. Los valores cooperativos nos indican que debemos pensar siempre en la gente, no hacer negocios, sí prestar servicios, que es lo que estamos haciendo. Es el fundamento del cooperativismo…

 

Historia en Entre Ríos   

 

En la provincia, los primeros registros cooperativos datan de 1855, cuando se fundó una cooperativa de panificadores en Paraná, denominada “Panadería del Pueblo”. Desde entonces, los buenos resultados de este sistema, hicieron que se expanda a lo largo y a lo ancho de la provincia, ofreciendo productos y servicios agrícolas, bancarios, de crédito y ahorro, industriales, de seguros, pesca, vivienda, salud, servicios públicos, turismo y consumo, entre otros, aportando movimiento económico a los pueblos y ciudades y creando miles de puestos de empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.