Consejos para cuidar la salud cardíaca en el Día Mundial del Corazón

0
2

Este sábado 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón, fecha instituida por la Organización Mundial de la Salud, para reforzar la difusión de hábitos preventivos, tendientes a disminuir las enfermedades cardiovasculares que son permanentes causales de muerte. Canal 6 Entre Ríos TV y El Observador, dialogaron con la Dra. Carolina Melgar, médica cardióloga de esta ciudad, quien comentó: “El corazón es uno de los órganos más nobles de nuestro cuerpo. La manera en que lo podemos ayudar es siempre teniendo en cuenta y controlando los factores de riesgo, para no provocar una enfermedad cardíaca. La actividad física es una excelente manera de evitar problemas, alcanzar un rendimiento cardiometabólico cada vez mejor, de disminuir los valores de colesterol y de triglicéridos altos, que se acumulan en las arterias y provocan los infartos o los accidentes cerebrovasculares. Medirse la presión también previene. Una persona puede estar caminando con una presión altísima sin darse cuenta, hasta que se produce el evento agudo y ahí tenemos la consecuencia de la hipertensión. La presión normal es 12 – 8 en una persona adulta. La óptima es menor a 12 – 8 y se tolera hasta 14 – 9. Sin embargo, las últimas guías ya consideran 14 – 9 como una pre-hipertensión”.

La especialista dijo que los pacientes hipertensos necesitan medicación para mantener estables sus valores, pero que no basta con los fármacos, sino que también hay que desarrollar alguna actividad física aeróbica durante una hora, como caminata, bicicleta o natación. Comer frutas y verduras en forma abundante. Limitar el consumo de sal y controlar la presión frecuentemente. “Si la persona se hizo un chequeo anual y estaba todo bien, no es necesario un nuevo estudio hasta el año siguiente. En los casos donde existen antecedentes familiares, como infartos, accidentes cerebrovasculares o muertes súbitas, siempre recomiendo ser responsables en los controles e incluso profundizar los exámenes de rutina. Es decir, además del tradicional electrocardiograma, adicionarle un chequeo de esfuerzo como una ergometría o el estudio que el cardiólogo indique”, dijo Melgar.

Existen síntomas puntuales a los que toda persona, sin importar la edad y el género, deben estar atentas, ya que constituyen un signo de alarma. Sobre los mismos, la médica comentó: “Hay que desmitificar que el corazón no duele, porque sí duele. Todo dolor en el pecho debe ser estudiado. Puede haber muchas causas, como problemas esofágicos, estomacales, musculares e incluso de origen ansioso, pero lo importante es descartar que se trate de un trastorno cardíaco. A veces el dolor se puede extender al brazo, antebrazo o la mandíbula. El paciente no necesariamente llega a sentir que se le paraliza un miembro, pero sí siente un dolor. También son signos a considerar la falta de aire o la agitación progresiva, que no se puede justificar por actividad física por ejemplo y las palpitaciones, que son latidos anormales más rápidos, a los que llamamos arritmias. Por último, podría especificar el desmayo o el síncope”.

La vorágine de estos tiempos incide negativamente en la salud cardíaca, por lo que la cardióloga recomendó tomarse las cosas con más calma y disminuir la presión de las obligaciones. “El estrés tiene mucho que ver en el desarrollo de enfermedades cardíacas y en su detección. Más a esta altura del año, donde las exigencias aumentan. Siempre recomiendo a mis pacientes que no traten de tener todo bajo control. Las personas que se autoexigen demasiado, sufren de contractura muscular, migrañas, dermatitis o palpitaciones. Por algo al estrés se lo llama ‘el gran simulador’. Va a afectar a gran parte del cuerpo sin que lo percibamos y a diferencia de otros órganos, el corazón es sumamente delicado. Es muy saludable salir al aire libre, pasar tiempo con la familia y realizar actividades que la persona disfrute, orientadas a desestrezarse”, explicó Melgar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here