¿Cómo vivió Gilda sus últimas horas antes de morir?

0
140

El 7 de septiembre de 1996 se iba de este mundo una de las artistas más importantes de la música tropical, Gilda. O “Santa Gilda” para los más fanáticos. Viajaba hacia Entre Ríos cuando un accidente le costó la vida a ella, a su mamá, a su hija de 15 años, a tres músicos, y al conductor del micro en el que iban.

¿Cómo vivía Gilda antes de fallecer? En medio de una ola vertiginosa de shows, más shows, grabaciones, preparaciones de nuevos materiales, entrevistas, notas, giras en Buenos Aires y en el interior del país, pero también en otros países de América Latina.

Toda esta vorágines la llevó a Gilda a tener algunos problemas de salud: alergias constantes que dos por tres no la dejaban respirar. Y graves problemas de salud en los pies, por ejemplo.

Tenía severos problemas renales y un raro mal que le afectaba los pies: se llenaban de llagas y sangraban al punto de convertir en un suplicio tener que estar parada. Sin embargo en los shows nadie se enteraba de sus dificultades. Pero en el micro, entre una actuación y otra, tenía que cambiarse las medias y los zapatos para que no se notasen las manchas de sangre”, contaba la revista Ahora en noviembre de 1997.

Tantas giras, tanto estrés, tanta locura, la llevaban a extrañar mucho pero mucho su casa, su familia. Gilda vivía feliz con su éxito laboral, pero extrañaba a horrores el poder compartir más tiempo con sus seres queridos.

El público me mimó mucho, pero es terrible lo que extraño cada vez que me voy, pero laboralmente fue un boom”, contaba Gilda en su última entrevista.

Fuente: Infobae.