Cómo ser el alumno más preparado para obtener las mejores oportunidades y más ganancias

0
2

Padre e hijo haciendo tareasAntiguamente el conocimiento era el bien más preciado de una persona. El saber no sólo llevaba a la superación personal, sino también a obtener un posicionamiento de relevancia dentro de la sociedad. Un sin fin de razones y sucesos hicieron que la capacidad intelectual vaya perdiendo valor, pero advirtiendo el contexto en el que vivimos y avizorando los tiempos venideros, bien vale la pena revalorizar la importancia de la educación. Faltando 24 días para que comience el ciclo lectivo 2013, es un buen momento para que padres e hijos conversen de la trascendencia que tendrá el proceso de aprendizaje de este año en el futuro. Nos guste o no, vivimos como en un mundo caracterizado por roles y jerarquías. Siendo así, la preparación intelectual permite obtener un espacio social importante, una cierta respetabilidad en el tejido de las relaciones cotidianas y fundamentalmente, es la llave de acceso a lugares de decisión o bien, la herramienta para no ser influenciado y confundido. Desde el punto de vista económico, la preparación intelectual permite elaborar un producto o brindar un servicio a cambio de una remuneración y aunque no en todo contexto más preparación equivale a más dinero, la tendencia, es que en iguales condiciones, el más preparado obtendrá las mejores oportunidades y mayores ganancias.

Los padres deben inculcar a los más pequeños el sentido de responsabilidad, que a corta edad se circunscribe a las tareas escolares. El valor de aprender radica en que la búsqueda de conocimientos a través del estudio se torne habitual, para que conjuntamente con la reflexión de las experiencias vividas, permitan tener una visión profunda y certera de la realidad. Quien tiene más elementos a su alcance para sortear las situaciones que la vida presenta continuamente en todos los ámbitos, está en mejores condiciones de abordarlos de manera eficaz, pues aprender no consiste en acumular conocimientos para ser un erudito, sino para aplicarlos y servir.

Niño estudiando felizOrientar y motivar a los chicos a estudiar debe ser la principal tarea a renovarse cada año en los hogares. En este sentido, los días previos son sumamente importantes y crear una buena expectativa ayudará a que inicien las clases con más ganas. El ritual de las compras de útiles suele ser estresante, pero una alternativa amena, es que padres e hijos confeccionen la lista y recorran los negocios. Seguramente habrá elementos que se pueden rescatar del año anterior, pero si no fuese así, las compras al por mayor son una buena opción. Cuadernos, lápices, biromes y repuestos de hojas de carpeta, entre otros, suelen tener descuentos cuando se adquieren por cantidad. No ocurre lo mismo con mochilas, cartucheras, kits de geometría y demás, pero actualmente el mercado ofrece una amplia variedad de estilos, modelos, marcas y precios. No hay que dejar de lado las oportunas ofertas y los combos escolares, que también permiten ahorrar unos pesos.

Los chicos suelen ser algo descuidados y no muy ordenados, de modo que estos días bien pueden ser aprovechados para etiquetar con nombre y apellido los cuadernos, lápices, biromes y todo útil que sea fácil de extraviarse. Se puede hacer con marcadores indelebles o con delicados adhesivos, que se consiguen en cualquier librería. También muchos optan por forrar las carpetas, cuadernos o manuales con papel fantasía o papel araña, ya que los protege del trasiego diario y del maltrato que pueden sufrir en horas de estudio.

útilesMenos días restan aún para la reincorporación de los docentes, quienes con una práctica agenda comienzan a planificar sus clases y a reorganizar sus horarios.

Otra experiencia rutinaria para los padres es la compra de guardapolvos, uniformes, ropa para la hora de educación física y calzado, para lo cual muchos comercios aceptan el pago con tarjetas o en cuotas. Lo importante es no desesperarse y comprar en exceso, ya que con el cambio de estación también deberá renovar la indumentaria.

Los primeros días son complicados para todos los miembros de la familia. Mamá y papá tienen que poder ensamblar los horarios de ingreso y egreso de los chicos con sus respectivos trabajos o quehaceres y para los pequeños llegan actividades nuevas, reencontrarse o conocer compañeritos y una maestra o profesores, entre otros cambios, que pueden desestabilizar sus emociones. Pero lo importante es que todos sepan que la educación es la encargada de la socialización primaria de cualquier persona. Comunicarse, saludar, agradecer, respetar normas, distinguir entre lo bueno y lo malo, compartir, obedecer a los adultos, entre otros hábitos básicos deben ser aprendidos en la casa y la escuela por su parte, tendrá que esforzarse por nivelar lo que la familia no pudo hacer hasta el momento. En la actualidad, muchas familias delegan en los docentes la responsabilidad absoluta de la educación de sus hijos, cuando en realidad los valores deben ser inculcados en el hogar y las clases deben ser un complemento, principalmente para aportar conocimientos intelectuales o cognitivos.

útiles escolares

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here